Skip to main content
Vida Catòlica julio 20, 2023

Combate la tentación de rendirte

Is 55, 10-11; Rom 8, 18-23; Mateo 13:1-23

«Se acabo.»

Este es el mensaje debilitante que percibimos en nuestros compromisos cuando enfrentamos tiempos difíciles y difíciles y el futuro parece tan sombrío y sin esperanza. No tenemos idea de cómo vamos a superar la situación actual y seguir adelante en la vida. Sentimos que las cosas nunca pueden cambiar y que estamos condenados a una vida de miedo y desesperación. Tenemos ganas de rendirnos en nuestras relaciones.

Lamentablemente, difícilmente nos detenemos a reflexionar sobre el origen de este mensaje negativo. Difícilmente enfrentamos y reprochamos este mensaje, pero permitimos que permanezca en nuestros corazones y mentes hasta el punto de que nuestras emociones nos superan. Así, comenzamos a vacilar y sucumbir en nuestros compromisos con Dios y con los demás.

También olvidamos la verdad de que la palabra de Dios siempre es efectiva en nuestras vidas: “Así serán mis palabras que salen de mi boca; mi palabra no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad, logrando el fin para el cual la envío.” (Is 55:10-11) Nunca termina cuando se trata de las palabras de Dios porque Su propósito se cumplirá en nosotros si no lo resistimos. Sus palabras que nos llaman a hacer su voluntad ya comprometernos con Él y con los demás no pueden perder su eficacia ni pasar, “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mt 24,35).

Hablando de dar fruto en Mt 13:1-23, Jesús enumera tres cosas que pueden impedir que Su semilla dé fruto en nuestras vidas. Estas tres cosas también pueden ser fuentes para ese mensaje de «Todo ha terminado». Así, para que demos fruto en nuestros compromisos, debemos cultivar constantemente ciertas virtudes que nos ayuden a lidiar con estas fuentes de mensajes negativos.

En primer lugar, el diablo puede tentarnos a pensar que todo ha terminado al impedirnos escuchar, comprender y aplicar la palabra de Dios a nuestras vidas: “La semilla sembrada en el camino es el que oye la palabra del reino sin entenderla, y viene el maligno y roba lo que se siembra en su corazón”.

El diablo destaca nuestros fracasos pasados y las acciones escandalosas de otros para convencernos de que es inútil que meditemos profundamente la palabra de Dios. Nos muestra la rebelión universal contra Dios y sus palabras en nuestros tiempos para matar cualquier deseo que tengamos de ser fieles a las palabras de Dios. Resaltará los desafíos que vienen con la fidelidad a las palabras de Dios para disuadirnos de siquiera intentar hacer la voluntad de Dios. El diablo nos hará ver solo los defectos de aquellos con los que estamos comprometidos y no sus fortalezas y bondades.

Podemos contrarrestar las mentiras y los engaños del diablo cultivando un espíritu de vigilancia en oración. Jesús pidió esto en Getsemaní cuando los discípulos sintieron que todo estaba perdido: “Velad y orad para que no seáis tentados” (Mt 26,41). En la vigilia orante, podemos captar la verdad de las palabras de Dios y recibir la gracia para rechazar las mentiras del diablo y guardar la palabra de Dios.

En segundo lugar, el mensaje de “todo ha terminado” puede provenir de nuestras pruebas y dificultades presentes: “La semilla sembrada en terreno pedregoso es el que oye la palabra y la recibe de inmediato con gozo. Pero no tiene raíces y dura sólo un tiempo. Cuando viene alguna tribulación o persecución a causa de la palabra, inmediatamente se aparta”.

Contrarrestamos el mensaje negativo de nuestras pruebas cultivando la perseverancia y el coraje. Dejemos que las palabras de San Pablo a los Romanos resuenen en lo profundo de nuestros corazones: “Hermanos y hermanas: considero los sufrimientos de este presente como nada comparado con la gloria que se nos revelará”. San Pablo nos llama a perseverar a través de las pruebas presentes hacia el gozo y la gloria divinamente garantizados. Contrariamente al mensaje descorazonador, nuestro sufrimiento y dolor presentes no significan que nuestro compromiso haya terminado o sea inútil; no son más que preludios de un gozo glorioso y pleno si perseveramos.

Nuestro compromiso con Jesús y sus palabras nunca puede terminar porque ahora tenemos el Espíritu de Dios en nosotros. Él nos guía y nos ayuda a perseverar en el momento presente de gemir: “Nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, también gemimos dentro de nosotros mismos esperando la adopción, la redención de nuestros cuerpos” (Rm 8, 18-23). Además de ser hijos de Dios por el Espíritu de adopción, también debemos perseverar en dar fruto en nuestro compromiso y no desistir por ningún motivo.

Por último, el mensaje desalentador puede provenir de nuestros pensamientos ansiosos: “La semilla sembrada entre espinos es el que oye la palabra, pero la ansiedad del mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y no lleva fruto”. Estos pensamientos ansiosos, cuando no se controlan, apagan la vida de la semilla de las palabras de Dios.

Contrarrestamos esta fuente de negatividad mortificando nuestra imaginación. A veces imaginamos cosas que son improbables y luego las creemos completamente. Podemos imaginarnos una situación sombría hasta el punto de perder toda esperanza en nuestro futuro. Una persona con una imaginación descontrolada seguramente se tragará la mentira de que su compromiso con el Señor ha terminado y nunca podrá ser renovado ni profundizado.

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo, muchos han comprado la mentira de que sus compromisos con Jesús y con los demás en el matrimonio, el sacerdocio, la vida religiosa, el ministerio, etc., han terminado. Quizás están pasando por momentos difíciles, o simplemente no ven resultados visibles en estos compromisos. Muchos están atormentados por los fracasos y errores del pasado o incluso por el miedo a lo que pueda traer el futuro. Cuando compran esta mentira, por la razón que sea, dejan de dar fruto en el reino de Dios y, por lo tanto, no pueden experimentar el gozo que pertenece a este reino de Dios.

La buena noticia es que Jesús nunca se da por vencido con nosotros. Él nunca se retracta o quita de Su compromiso con nosotros. Él viene a nosotros en cada Eucaristía para unirse a nosotros y darnos todas las gracias que necesitamos. Nos pide que permanezcamos en Él como Él permanece en nosotros porque “separados de Él nada podemos hacer” (Jn 15,5). Él nunca deja de plantar en nosotros sus semillas siempre eficaces. También comparte con nosotros su propia actitud cuando somos tentados a desistir de nuestros compromisos.

Por Él, con Él y en Él, nuestros compromisos con Él y con los demás pueden y deben perdurar.

¡Gloria a Jesús! ¡Honor a María!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10):

EL Señor dirigió la palabra a Jonás: «Ponte en marcha y ve a la gran...


Sal 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias V/. Misericordia, Dios mío,...


Lectura del santo evangelio segun san Lucas (11,29-32):

EN aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a...

Leer todas las lecturas