Skip to main content
Vida Catòlica junio 19, 2024

Cinco Características del Gnosticismo

Si pasas suficiente tiempo en círculos católicos, eventualmente te encontrarás con el término “gnóstico”. Generalmente se usa en un sentido despectivo, análogo a elitista, específicamente un elitista que cree tener conocimiento especial o interno no disponible para otros. A veces, la frase denota la creencia de que el conocimiento específico hace a uno un mejor creyente, una especie de “salvación por conocimiento interno”. En este contexto, gnóstico se equipara a conocimiento secreto, con la implicación de que es gnóstico reclamar poseer o actuar en base a dicho conocimiento.

Si bien estas definiciones populares tienen cierto valor, en última instancia, no nos brindan una comprensión integral de lo que realmente era el gnosticismo y corren el riesgo de convertirlo en un término peyorativo vago, sin fundamento en la historia o la teología. Después de todo, el gnosticismo fue una herejía histórica que floreció entre los siglos I y III d.C., y había mucho más en él que “conocimiento secreto”. En este artículo examinaremos cinco características del gnosticismo histórico para obtener una mejor comprensión de lo que realmente significa este término.

1. Dios Crea a Través de Emanaciones

El gnosticismo era un sistema de pensamiento complicado y multifacético que incorporaba ideas de varias tradiciones, lo que lo hacía un desafío para explicar. Pero, en el corazón de todos los sistemas gnósticos está la idea de la creación como una serie de emanaciones de Dios. Este es el eje alrededor del cual giran los diversos sistemas gnósticos. En el gnosticismo, Dios crea por medio de emanaciones; estas emanaciones son como ondas que proceden del ser de Dios y traen otras cosas a la existencia. Debido a que estas emanaciones son de la esencia misma de Dios, siempre hay un sabor panteísta en el pensamiento gnóstico. Dios no crea de la nada; Él emana, similar a como los cristianos imaginan al Espíritu Santo “procediendo” del Padre y del Hijo. La creación misma es una especie de procesión desde la divinidad; algunos de los gnósticos más crudos incluso la explicaban como una “secreción” de Dios, como se quejaba San Ireneo en Adversus Haereses. Entonces, el primer principio del gnosticismo es la creación como una emanación.

2. La Sub-Emanación de los Eones

El segundo punto es un orden jerárquico de estas emanaciones, con cada emanación produciendo su propia “sub-emanación” sucesiva. Por ejemplo, la emanación primordial de Dios da lugar a otras realidades espirituales; a veces estas realidades son inteligencias, semejantes a ángeles, mientras que en otras ocasiones son abstracciones puramente racionales pertenecientes al mundo nouménico (por ejemplo, “mente”, “pensamiento”, “silencio”, “profundidad”, etc.). Estas emanaciones tienen varios nombres: Teleos, Bythos, Charis, Ennoea, y así sucesivamente. A veces, incluso se agrupan en pares masculino-femenino llamados sizigias. Podemos perdernos en un agujero de conejo verdaderamente extraño discutiendo los nombres de las funciones de las diversas emanaciones, pero eso nos llevaría demasiado lejos. Basta con señalar que colectivamente las emanaciones se conocen simplemente como Eones. Estos Eones se dan a luz entre sí en un arreglo complejo de emanaciones, produciendo jerarquías intrincadas. Esta “familia” de Dios y sus emanaciones y sub-emanaciones sucesivas se llama el Pleroma, el mundo de lo supra-sensible.

3. La Corrupción del Mundo Material

El tercer principio del gnosticismo es la creación del mundo físico como una desviación de la pureza del Pleroma. Los mitos gnósticos varían según la fuente que leamos, pero todos coinciden en que en algún momento uno de los Eones emanó algo que no reflejaba la pureza encontrada en el Pleroma. Algunos dicen que fue un defecto, otros una pasión o pecado de uno de los Eones. Sea lo que sea, esta desviación fue la creación de la materialidad, el universo material. Hay desacuerdos sobre qué Eón o Eones fueron responsables de esto; en el gnosticismo cristiano, esto sería obra de Satanás o (como en el marcionismo) el Dios del Antiguo Testamento, quien es una emanación inferior y rebelde del Uno. Los gnósticos típicamente se referían a este ser como el Demiurgo, o a veces el Gran Arconte. De cualquier manera, el punto es que el mundo material representa una corrupción de la pureza espiritual concebida por el Uno.

4. El Ascenso Humano al Pleroma

La materialidad siendo emanada, posteriores sub-emanaciones crearon seres físicos, y así en el mundo material vienen los seres humanos. Como seres en la secuencia de emanaciones divinas, los humanos verdaderamente tienen la vida divina dentro de ellos; son “parte de Dios” en un sentido literal. Sin embargo, se encuentran materializados en la naturaleza corrupta de la existencia corporal, atrapados en una existencia corpórea. La salvación humana se entiende, entonces, como el ascenso de regreso a través de los Eones hasta que alcanzamos el Pleroma. La salvación es un retorno a una existencia Plerómica que se concibe como puramente espiritual. El regreso al Pleroma a través del ascenso Eónico es esencialmente un regreso a nuestro hogar. Es una especie de concepción platónica del mundo, una visión de la iluminación espiritual como una repudia de la corporeidad a medida que ascendemos gradualmente de nuevo a una existencia puramente espiritual en armonía con el Uno en el Pleroma. ¿Cómo, entonces, ascendemos de nuevo a través de los Eones? A través de una combinación de ritual, conocimiento y ascetismo que se encuentran dentro de los grados jerárquicos de la comunidad gnóstica.

5. Revelación Gradual a Través del Mito

Finalmente, llegamos al quinto principio del gnosticismo, la revelación gradual de la verdad a través del lenguaje mítico. El ascenso a través de los Eones de regreso al Pleroma es un movimiento de lo corpóreo a lo espiritual, implicando una purificación del intelecto. Un principiante no puede contemplar las verdades sublimes de la misma manera que puede un iniciado experimentado; su mente está demasiado oscurecida por su materialidad cruda. Por lo tanto, los maestros gnósticos utilizaban un lenguaje mítico para explicar su sistema a los novatos y a los inexpertos. Hemos visto cómo los Eones podrían ser personificados, antropomorfizados y dados nombres; las emanaciones de los Eones se explicarían entonces en términos corpóreos (por ejemplo, el mundo se forma por las lágrimas del Eón Sofía, o por el semen del Demiurgo).

Más tarde, a medida que el iniciado avanza a través de la jerarquía de la comunidad gnóstica, se le explican los significados filosóficos y místicos de estos mitos. Este lenguaje mítico es la razón por la que San Agustín, cuando tuvo la oportunidad de entrevistar al maestro gnóstico maniqueo Fausto, se sintió decepcionado por el hombre, cuyas explicaciones de la doctrina gnóstica estaban “llenas de fábulas prolijas, del cielo, y estrellas, y sol, y luna, y ya no pensaba que él pudiera decidir satisfactoriamente lo que mucho deseaba [saber]” (San Agustín, Confesiones, Libro V). Tertuliano también se quejaba de estas fábulas, que el iniciado “tan pronto como encuentra tantos nombres de eones, tantos matrimonios, tantos descendientes, tantas salidas, tantos problemas, felicidades e infelicidades de una deidad dispersa y mutilada, ¿dudará ese hombre en pronunciar de inmediato que estas son las ‘fábulas y genealogías interminables’ que el apóstol inspirado por anticipación condenó, mientras estas semillas de herejía ya entonces estaban brotando?” (Tertuliano, Contra los Valentinos, Cap. 3).

Conclusión

Es interesante que el erudito historiador San John Henry Newman, al resumir el gnosticismo, omita cualquier mención de la “doctrina secreta”. Al hablar de la esencia de la creencia gnóstica, dice: “El gnosticismo es… la doctrina de dos principios, el de la emanación, la intrínseca malignidad de la materia, la inculpabilidad del indulgencia sensual, o la culpa de todo placer sentido” (Ensayo sobre el Desarrollo de la Doctrina Cristiana, Cap. 1, Sec. 1, §1). Newman identifica correctamente la emanación y la corrupción del mundo como ideas gnósticas fundamentales, pero no coloca las afirmaciones de conocimiento secreto entre los principios fundamentales de los gnósticos. ¿De dónde, entonces, tenemos esta idea?

Parece que la práctica de comenzar con lenguaje mítico para los simples y luego agregar significados más complejos a las fábulas a medida que el iniciado progresa es lo que dio lugar al concepto de gnosticismo como consistiendo en “conocimiento secreto”. Como puedes ver, esto era solo una pequeña parte del sistema gnóstico, y no era exclusivo del gnosticismo tampoco. Los cultos misteriosos paganos, como los cultos de Isis

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas