Skip to main content
Vida Catòlica junio 1, 2024

Celebración del Beato Juan Bautista Scalabrini

El 1 de junio recordamos con alegría al Beato Juan Bautista Scalabrini, un verdadero apóstol de la caridad y defensor de los emigrantes. Nacido el 8 de julio de 1839 en Fino Monasco (Como, Italia), fue el tercero de ocho hijos en una familia profundamente religiosa.

Después de sus estudios de filosofía y teología en el seminario diocesano, Scalabrini fue ordenado sacerdote el 30 de mayo de 1863. Su trayectoria eclesiástica lo llevó a ser nombrado obispo de Piacenza en 1876 por el Papa Pío IX. Durante su episcopado, demostró un incansable compromiso pastoral y social, visitando todas las parroquias de su diócesis, reorganizando los seminarios y promoviendo el culto eucarístico.

Obra y Legado

Scalabrini fue un pionero en muchos aspectos:

  • Apostolado Catequístico: Conocido como el «apóstol del catecismo», promovió la enseñanza catequística en todas las parroquias y fundó el primer periódico catequístico italiano.
  • Asistencia a los Emigrantes: Preocupado por la situación de los emigrantes italianos, fundó la Congregación de los Misioneros de San Carlos (Escalabrinianos) en 1887 para proporcionar apoyo espiritual y social a los emigrantes. También impulsó a Santa Francesca Xavier Cabrini a América para ayudar a los emigrantes italianos.
  • Caridad y Servicio: Fundó instituciones como un instituto para sordomudas, asociaciones obreras y cooperativas. Practicó la caridad de manera heroica, asistiendo a enfermos y pobres, y ofreciendo su propia riqueza para socorrer a los necesitados.

Espiritualidad y Devoción

Su vida espiritual fue profundamente marcada por una devoción ferviente a la Eucaristía y a la Virgen María. Pasaba horas en adoración frente al Santísimo Sacramento y tenía una gran pasión por la cruz y la devoción mariana, evidenciada en sus homilías y peregrinaciones.

Últimos Años y Beatificación

Scalabrini falleció el 1 de junio de 1905, pronunciando sus últimas palabras: “¡Señor, estoy listo. Vamos!”. Su vida de servicio y dedicación a la Iglesia y a los más vulnerables sigue siendo una inspiración.

Este 1 de junio, celebramos su legado con misas especiales, oraciones y actos de caridad, recordando su ejemplo de amor y servicio incansable. Que su vida nos inspire a vivir nuestra fe con la misma dedicación y caridad hacia los demás.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas