Skip to main content
Vida Catòlica marzo 4, 2024

Cada 4 de marzo se celebra a San Giovanni Antonio Farina, el obispo con “olor a oveja”

Cada 4 de marzo, la Iglesia Católica celebra la vida y el legado de San Giovanni Antonio Farina, un hombre cuya dedicación al servicio pastoral y su amor por los más necesitados lo han convertido en un ejemplo inspirador para muchos.

Nacido el 11 de enero de 1803 en Gambellara, Vicenza, Italia, Giovanni Antonio Farina dedicó su vida al servicio de Dios y su prójimo desde una edad temprana. Después de ser ordenado sacerdote en 1827, demostró un profundo compromiso con la educación y el bienestar de los demás. Fundó varias escuelas y se dedicó a la formación de maestros, reconociendo la importancia de la educación en el desarrollo humano y espiritual.

En 1850, Farina fue nombrado obispo de la diócesis de Treviso, donde dejó una marca indeleble con su estilo de vida pastoral único. Se le atribuye la famosa expresión «olor a oveja», que simboliza su cercanía a su rebaño y su comprensión de sus necesidades. Farina era conocido por su humildad, su compasión y su disposición para servir a los demás, cualidades que lo convirtieron en un líder espiritual querido y respetado.

Durante su episcopado, Farina trabajó incansablemente por la promoción de la educación cristiana y el bienestar espiritual de su diócesis. Fundó el Instituto de las Hermanas Maestras de Santa Dorotea, una orden religiosa dedicada a la educación de la juventud y el cuidado de los necesitados. Su compromiso con los más vulnerables y su devoción a la causa de la justicia social lo convirtieron en un defensor incansable de los pobres y los marginados.

San Giovanni Antonio Farina falleció el 4 de marzo de 1888 en Treviso, Italia, dejando un legado perdurable de servicio desinteresado y amor al prójimo. Fue canonizado por el Papa Juan Pablo II el 23 de noviembre de 1986, en reconocimiento a su santidad y ejemplo de vida cristiana.

En este día, recordamos con gratitud y admiración a San Giovanni Antonio Farina, cuya vida nos inspira a seguir su ejemplo de humildad, compasión y servicio a los demás. Que su legado continúe inspirando y guiando a personas de todas las edades y culturas en su búsqueda de una vida de fe y servicio cristiano.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XVI Semana del Tiempo Ordinario.


Comienzo del profeta Jeremías (1,1.4-10):

Palabras de Jeremías, hijo de Helcías, de los sacerdotes residentes en Anatot, territorio de Benjamín....


Sal 70

R/. Mi boca contará tu salvación, Señor A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9):

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a...

Leer todas las lecturas