Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 5, 2023

Buscando las gracias que serán derramadas sobre el mundo


En julio de 1830, la Santísima Madre se apareció a Catalina Labouré, una novicia de las Hijas de la Caridad, que vivía en la casa madre de la comunidad en París, en la Rue de Bac. En esta primera aparición, Nuestra Señora le dijo a la joven Catalina: «El mundo entero será trastornado por desgracias de todo tipo». Continuó: «Habrá víctimas… Hija mía, la Cruz será menospreciada. Será arrojada al suelo y pisoteada. La sangre fluirá… Se abrirá de nuevo el costado de Nuestro Salvador… Hija mía, todo el mundo será sumido en la oscuridad».

En esta primera aparición y en una segunda aparición durante noviembre del mismo año, María habló de una solución para la grave situación que había descrito meses antes. Le dijo a Catalina: «Pero ven al pie de este altar. Allí, se derramarán gracias sobre todos aquellos, pequeños o grandes, que las pidan con confianza y fervor». La promesa era que el Evangelio de Jesucristo, con la ayuda de la intercesión de Nuestra Señora, fortalecería a los cristianos contra el presagio que se cernía sobre Francia y toda Europa.

En la segunda aparición, la Santísima Madre hizo una solicitud adicional. Dirigió a la joven novicia a hacer acuñar una medalla como recordatorio de este mensaje importante, y luego reveló el diseño de ambos lados de la Medalla Milagrosa. Nuestra Señora describió el significado de la imagen, señalando específicamente el simbolismo de los rayos de luz que emanaban de sus dedos. Su declaración pretendía recordar a la Hermana Catalina, y recordarnos a nosotros, que podemos estar constantemente intercediendo por el mundo y que nunca podemos agotar las gracias disponibles.

Con la acuñación de la medalla y la difusión de la devoción, llegó una promesa: «Todos los que la lleven recibirán grandes gracias… Abundarán las gracias para las personas que la lleven con confianza». Así nació la devoción a la Medalla Milagrosa y, desde 1832, los Vicentinos y las Hijas de la Caridad han sido constantes en sus esfuerzos por difundir esta devoción, a través de la cual María ofrece un mensaje de esperanza al mundo. Esa es la razón de ser del Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, que se encuentra en Perryville, Misuri, a solo ochenta millas al sur de San Luis.

La comunidad vicentina había llegado a San Luis en 1818, antes de las apariciones de María en París. Inicialmente, el lugar solo contenía una iglesia parroquial, llamada Santa María de los Baldíos, junto con el seminario vicentino. El lugar fue el centro de obras de misericordia y educación en la región, que aún estaba poco habitada después de la Compra de Luisiana en 1803. La parroquia mantiene el recuerdo de sus orígenes vicentinos, ya que la tumba del primer superior de la comunidad en los Estados Unidos, el Padre Félix DeAndreis, reside dentro de la iglesia.

La iglesia que actualmente se encuentra en el lugar fue consagrada en 1837 por el Obispo de San Luis, también un vicentino. La estructura es una réplica a escala de un tercio de la casa madre de la comunidad en Roma. En el interior de la iglesia, hay arte hermoso e inspirador, que incluye altares de mármol, estatuas y pinturas. Todo el arte reúne la historia de la comunidad vicentina y sus devociones significativas, incluida la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Entre las figuras prominentes se encuentran San Vicente de Paul, Santa Luisa de Marillac, Santa Margarita María de Alacoque, Santa Catalina Labouré y el Padre Alfonso Ratisbonne, cuya conversión del judaísmo fue iniciada por la Medalla Milagrosa.

Además de las pinturas y los exquisitos altares de mármol, en un rincón apartado de la iglesia, hay una capilla tranquila que contiene una estatua de Nuestra Señora de la Gracia como punto focal. La habitación está llena de luz emitida por velas votivas y está teñida por vidrieras azules. Recuerda a los peregrinos que nuestras vidas deben estar llenas de la luz de Jesucristo y también coloreadas por la vida y devoción de la Santísima Madre.

Las partes del santuario fuera del edificio de la iglesia también ofrecen a los peregrinos la posibilidad de profundizar su devoción al mensaje. Estas oportunidades se presentan a lo largo de la caminata del Rosario de media milla que comienza a poca distancia de la entrada principal de la iglesia. Este camino, abierto todos los días del año, incita a los peregrinos a buscar la intercesión de María por nuestro mundo contemporáneo, pidiendo esas gracias que ella prometió en Rue de Bac.

A lo largo del paseo del Rosario, hay algunos sitios especiales que un peregrino debería ver. En primer lugar, hay dos pequeñas grutas que conmemoran cada una de las apariciones en París en 1830. Cada una incluye una hermosa escultura correspondiente a las apariciones de julio y noviembre. Luego, aproximadamente a mitad de camino por el paseo del Rosario, está el sitio que el santuario llama su joya de la corona. Es una gruta construida a mano por seminaristas vicentinos, completada en 1918. Durante más de un siglo, ha sido un lugar de oración, procesión y peregrinación. Cada una de estas grutas ofrece la oportunidad de reflexionar sobre elementos particulares del mensaje.

Los grupos turísticos y las familias que viajan por la Interestatal 55 o que visitan San Luis deberían agregar este santuario a su itinerario. Santuarios como este permiten que los viajes por carretera y las vacaciones ordinarias se transformen en peregrinaciones, viajes imbuidos de fe que tienen el potencial de ser puntos de inflexión en nuestras vidas. Convertir un viaje común en una peregrinación nos recuerda que toda nuestra vida es una peregrinación y que necesitamos permitir que la gracia de Dios, mediada a través de la Santísima Madre, ilumine y penetre nuestras vidas. Eso, después de todo, es el mensaje que nuestra Santísima Madre ha anunciado consistentemente durante cada una de sus apariciones en la era moderna, incluida Rue de Bac.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 2ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10):

¡AY, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con...


Sal 78,8.9.11.13

R/. Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados V/. No recuerdes contra nosotros las culpas...


Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,36-38):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso;...

Leer todas las lecturas