Skip to main content
Vida Catòlica abril 21, 2023

¿Buscando la Paz Interior? ¡Prueba la confesión!

Un fenómeno muy interesante: observar a una persona pasar de un estado de tensión interior manifestado por tensión exterior a un estado de paz y tranquilidad! Muy a menudo, este es el caso de un penitente que está en la fila y se prepara para recibir el Sacramento de la Confesión, donde se experimenta tensión. Sin embargo, al salir del Confesionario, después de haber confesado y recibido la absolución, la paz interior irradia incluso desde el mismo semblante de la persona.

Hace unos 35 años, Mary Ann Budnik escribió un libro breve pero maravilloso sobre el sacramento de la confesión con el título “¿Buscando la paz? ¡Prueba la confesión!” Esta madre alentó la recepción frecuente del Sacramento de la Confesión para la paz y santificación de los miembros de la familia.

¡Budnik hizo esta astuta observación! Cuando aumentaba la tensión, la presión, así como el aumento de los desacuerdos y peleas entre los miembros de la familia, la conclusión fue muy clara: era hora de que los miembros de la familia (y esto significa todos los miembros de la familia) se dirigieran al confesionario.

Sin duda, después de que todos y cada uno de los miembros de la familia hicieran una buena confesión, reinaría la paz entre los miembros de la familia. Esta madre notó este interesante suceso.

Teológicamente esto se sostiene y se sostiene a la razón. Por esta sencilla razón: entre los varios efectos que produce el pecado se encuentran la tensión, la confusión, el egoísmo, el orgullo, el amor propio y las peleas. Una buena confesión sacramental milita contra todos los frutos negativos del pecado mencionados anteriormente.

Dicho esto, una excelente propuesta para fortalecer la santidad, la armonía, el amor, la paz y la alegría en la familia, también conocida como “Iglesia Doméstica”, debe ser la práctica de las confesiones familiares mensuales. Desde el Papá hasta el miembro más joven que pueda ir a confesarse, todos deben hacer su Confesión Sacramental mensual. Recuerde el título del libro de Budnik: “¿Buscando la paz? ¡Prueba la confesión!” ¡Intentalo! ¡Funciona! ¡Por qué no hoy, sacerdote de la familia – el Padre, decida un día y una hora cada mes e inculque la confesión mensual como un hábito para toda su familia!

Las cuatro C para hacer una buena confesión sacramental mensual

San Josemaría Escrivá Balaguer, acuñó un acrónimo pegadizo de cuatro palabras para ayudarnos a hacer una buena confesión sacramental. Hagamos una lista de los cuatro y luego podemos explicarlos; aún más importante, ¡vamos a implementarlos! He aquí las cuatro C para hacer una buena Confesión: 1) Clara, 2) Concisa, 3) Concreta y 4) Completa. Vamos a explicarlos uno a la vez.

  1. CLARO. En el Diario de Santa Faustina, “La Divina Misericordia en Mi Alma”, Jesús precisó a la Santa que el punto de partida para una recepción eficaz de la Confesión es la cualidad indispensable de la TRANSPARENCIA. Otra palabra para transparencia es la de claridad, o si se quiere, ser claro. Mientras que, por el contrario, la confusión, la oscuridad, la borrosidad, la ambigüedad son todos signos del enemigo de nuestra alma, el mismo diablo. Mientras que los signos del Buen Espíritu son el de la claridad y la transparencia. Por eso, cuando habléis al sacerdote en el Confesionario, que representa a Jesucristo, el Médico Divino, hablad despacio, claro, moderado, sincero y con gran franqueza. El efecto principal del Sacramento de la Confesión es la curación de las heridas que contraemos a causa del pecado. El pecado nos hiere; Jesús, el Médico Divino, nos sana. Un Médico no podrá curar al paciente enfermo a menos que el paciente revele sus enfermedades corporales con transparencia y claridad. Cuanto mayor sea la claridad de la enfermedad, mejores serán las aplicaciones del remedio.
  2. CONCISO. Quizás el santo y confesor más renombrado de la Iglesia Católica fue San Juan María Vianney, también conocido como el Cura de Ars. Una vez que superó los muchos obstáculos que encontró cuando llegó por primera vez a la parroquia, gente de todas partes inundó su confesionario. Se calcula que escuchó confesiones de 13 a 18 horas todos los días durante cerca de cuarenta años. Su magnetismo como sacerdote, confesor y santo viviente llegó a tal punto que la gente esperaba a veces durante días para entrar en su confesionario. Sus biógrafos señalaron que, por regla general, no pasaba mucho tiempo con cada penitente. Por lo general, aunque no siempre porque siempre existen circunstancias atenuantes, una confesión tomaría unos tres minutos. Conciso significa que el penitente debe estar bien preparado para su confesión. Lo que podría ser muy útil es que el penitente escriba sus pecados antes de entrar al confesionario. Además, incluso antes de encontrarse con el sacerdote, el penitente ya debería haberse esforzado en hacer un Acto de Contrición perfecto. En una palabra, el 95% de hacer una buena confesión es lo que se ha hecho antes de que el penitente entre al confesionario. En el Programa de TV Dragnet con Joe Friday, se encuentra la clásica e inolvidable declaración que haría antes de entrar en el caso: “SOLO LOS HECHOS SEÑORA, SOLO LOS HECHOS…”. En sentido paralelo, el penitente debe entrar al confesionario con este fin primordial: “SOLO LOS PECADOS SEÑORA; SOLO LOS PECADOS…” Los elementos que son extraños a la Confesión deben dejarse de lado. Para ser absolutamente claro: la sustancia primaria y el contenido de cualquier buena confesión es la confesión sincera, transparente y concisa de los propios pecados personales. Dicho esto, su confesión no debe ser la confesión de su esposo o esposa, hijo, hija o suegra, sino sus propios pecados personales. A veces, puede ser que hablemos demasiado porque estamos eludiendo el problema real de nuestros propios pecados. Conciso significa breve y al punto; no prolijo y andarse por las ramas!
  3. HORMIGÓN. Otra cualidad esencial para hacer una buena Confesión Sacramental es la importancia de ser concretos al expresar nuestros pecados. Deben evitarse tales expresiones abstractas: “No soy lo suficientemente bueno… Podría ser una mejor persona… No soy perfecto… Rompí los mandamientos… Soy un pecador muy malo… Le fallé a Dios… Mis palabras podrían ser mejores… Soy como la masa de la humanidad: un pecador… Mis pecados son como los de todos los demás”. Todas las anteriores son abstractas, abstrusas, nebulosas, intangibles, extremadamente genéricas y carentes de expresión concreta. Ejemplos concretos serían los siguientes: “Me perdí la misa dominical porque soy flojo… Vi videos pornográficos tres veces durante media hora cada vez… Robé dinero de mi empresa porque soy codicioso… Me emborraché intencionalmente tres veces en el fin de semana con mis amigos alcohólicos.” ¡Estas últimas confesiones son todas concretas y expresivas de la causa raíz! ¡Excelente!
  4. COMPLETO. El Sacramento de la Confesión tiene que ser completo. El Catecismo de la Iglesia Católica, así como el Código de Derecho Canónico, especifica que para que una Confesión sea completa, el penitente debe confesar tanto el número de pecados mortales como la especie, es decir, el tipo de pecado que se cometió. . Un ejemplo de esto sería el siguiente, una pareja antes de casarse quizás no se ha confesado en mucho tiempo, quizás un año. Si este futuro esposo no ha ido a Misa en un año y cayó en relaciones prematrimoniales o abusó de las drogas, entonces una Confesión completa podría ser la siguiente: “Bendíceme, Padre, porque he pecado, mi última Confesión fue hace un año y estos son mis pecados…. Abusé de las drogas 10 veces; faltó a misa 52 veces y tuvo relaciones prematrimoniales 15 veces”. Su Confesión fue perfectamente confesada: tanto el número específico de veces, como el tipo/especie de pecado. Entonces escucha estas maravillosas palabras: “… os absuelvo de vuestros pecados en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.»

Ahora bien, si estas Cuatro C se aplican en el Sacramento de la Confesión: clara, concisa, concreta y completa, entonces la gracia sacramental de sanación de Dios descenderá sobre nuestras almas y saldremos del confesionario con una paz que sobrepasa todo entendimiento. ¿Buscas la verdadera paz del alma? ¿Por qué no intentas hacer una buena Confesión Sacramental, tú y toda tu familia?

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas