Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 21, 2023

Buscando al Niño Ardiente que Enciende Nuestros Corazones

Todos somos peregrinos buscando encontrar el amor para el cual hemos sido creados. La Navidad es un recordatorio de que aquel que es Amor ya nos está buscando. Él vino desde las alturas de Su gloria desde toda la eternidad para habitar en la absoluta pobreza de una fría cueva y el fango de este mundo caído. Se vació a sí mismo para que pudiéramos encontrarlo. No necesitamos buscar alturas elevadas. Para encontrarlo, a menudo necesitamos los lugares más pequeños, como una hostia consagrada que se ha convertido en Su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Debemos estar dispuestos a alejarnos de las cosas de este mundo para caminar hacia la cueva donde yacía.

El Señor ama más los lugares ocultos e inesperados del mundo. Nosotros apreciamos la pompa, el prestigio y el poder, pero Él nos busca en los lugares humildes. Él sabe que nuestros ojos deben apartarse de esas tendencias, para que podamos encontrar Su mirada amorosa. Quiere encender nuestros corazones con Su amor, pero con frecuencia buscamos llenar nuestros corazones con las cosas de este mundo. Todos lo hacemos, por eso la conversión es un proceso momento a momento. Todos herimos Su Sagrado Corazón con nuestros pecados.

San Robert Southwell escribió un hermoso poema sobre el ardiente amor de Cristo que vale la pena leer junto a la hoguera familiar mientras celebramos la Navidad, conmemorando el nacimiento de Nuestro Salvador. San Robert vivió de 1561 a 1595 durante la Reforma Protestante en Inglaterra. Se exilió para estudiar como sacerdote jesuita. Fue arrestado en 1592, tras lo cual fue encarcelado. Soportó tres años de torturas brutales y finalmente fue juzgado y condenado como sacerdote. Fue condenado a muerte. El 21 de febrero de 1595 fue ahorcado, arrastrado y descuartizado en Tyburn, donde obtuvo la corona del mártir a la santa edad de 33 años. El papa Pablo VI canonizó a San Robert Southwell junto a los Cuarenta Mártires de Inglaterra y Gales en 1970.

Encontré el poema navideño de San Robert Southwell «The Burning Babe» en la antología de Joseph Pearce «Poems Every Catholic Should Know». Parece adecuado para los tiempos que vivimos. En esta época de confusión, división, guerra y oscuridad, podemos sentir como si estuviéramos tiritando en la nieve con muy poco calor. El mundo se vuelve cada vez más hostil a Cristo día a día, incluso en algunos sectores de la Iglesia. El poema es un recordatorio del Niño que arde de amor por cada uno de nosotros.

El nacimiento de Cristo nos recuerda que Nuestro Salvador ha llegado a las profundidades de la noche y a la oscuridad del pecado humano para darnos corazones de carne que ardan por amor a Él. Tal vez nuestros corazones se hayan cansado de todo. El Señor simplemente nos pide que vengamos a Él. Él es nuestro descanso. Solo pide que le demos todo lo que tenemos, incluso si nos parece muy poco. Quiere nuestros corazones dados libremente. Él es quien los encenderá.

Uno de los mayores peligros de nuestro tiempo es que no nos acercamos al Señor tal como es. Demasiados lo han hecho a Su imagen, incluso dentro de la Iglesia. A menudo no queremos las verdaderas exigencias del amor, que es la Cruz. Preferimos imitaciones o versiones sentimentales del amor que nos cuestan muy poco, excepto que bien podría costarnos nuestras almas al final.

El Señor arde con un fuego inextinguible. Desea llenarnos con Su ardiente amor sacrificial. Nos pide que vengamos a Él en Sus términos, no en los nuestros. Para renunciar a las cosas mundanas a las que estamos apegados, incluso a las relaciones que interfieren con Él. Quiere metanoia, no permitir el pecado. El amor no hace ruido, algo que vivimos en lo oculto y en la pequeñez de los gestos cotidianos, en la atención que sabemos intercambiar.

Esto es lo que les deseo: que estén atentos, en sus casas y en sus familias, a las pequeñas cosas de cada día, a los pequeños gestos de gratitud, a la consideración del cuidado.

Por último, invitó a contemplar el pesebre, e imitar «la atención y la ternura de María y José por el Niño que nace».

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas