Skip to main content
Vida Catòlica junio 16, 2024

Beata María Teresa Scherer: Una Vida Dedicada al Servicio y a la Caridad

Hoy recordamos y celebramos la vida y legado de la Beata María Teresa Scherer, una mujer cuya vida fue un testimonio de fe, dedicación y servicio a los más necesitados.

Infancia y Llamado a la Vida Religiosa

María Teresa Scherer nació el 31 de octubre de 1825 en Meggen, Suiza, y fue bautizada como Ana María Catalina. Desde temprana edad, su vida estuvo marcada por la devoción y el servicio. Quedó huérfana de padre a los siete años y fue criada por parientes que le inculcaron una fuerte educación cristiana. A los 16 años, ingresó en el hospital cantonal de Lucerna para completar su formación doméstica y comenzó a atender a los pobres y enfermos.

Su vocación religiosa se manifestó claramente durante una peregrinación a Einsiedeln, donde sintió el llamado a la vida religiosa. Ingresó en el Instituto de las Religiosas Enseñantes el 1 de marzo de 1845, fundado por el capuchino P. Teodosio Florentini. Al año siguiente, hizo sus primeros votos y comenzó a desempeñar roles de profesora y superiora en diversas comunidades.

Servicio y Liderazgo

En 1850, P. Teodosio le pidió que guiara el hospicio de los pobres y huérfanos en Näfels, y luego dirigió un pequeño hospital en Coira. Su liderazgo y dedicación fueron fundamentales para el desarrollo de estas instituciones.

En 1857, María Teresa fue elegida superiora general de las «Religiosas al servicio de la escuela y de los pobres». Junto a P. Teodosio, guió el Instituto de las Religiosas de la Caridad de la Santa Cruz, que creció rápidamente en respuesta a las numerosas peticiones para atender a los pobres, huérfanos y enfermos.

Desafíos y Perseverancia

La vida de María Teresa no estuvo exenta de desafíos. Sufrió por la separación de las Religiosas Enseñantes del fundador y enfrentó tensiones debido a diferencias en la administración de las obras caritativas. Sin embargo, su convicción en el carisma del P. Teodosio la mantuvo firme. Tras la muerte de P. Teodosio en 1865, María Teresa asumió tanto la herencia espiritual como material del fundador, trabajando arduamente para saldar las deudas contraídas en el apostolado social.

A pesar de las calumnias y sufrimientos físicos en los últimos años de su vida, María Teresa continuó animando a sus hermanas y guiándolas según el espíritu del fundador. Falleció el 16 de junio de 1888 en el convento de Ingenbohl, dejando un instituto que contaba ya con 1,689 religiosas dedicadas al servicio de los demás.

Legado y Beatificación

El legado de la Beata María Teresa Scherer es uno de devoción, sacrificio y un profundo compromiso con las obras de misericordia. Su vida ejemplar fue reconocida por la Iglesia, y fue beatificada como un modelo de fe y servicio cristiano.

Que su ejemplo nos inspire a vivir con la misma dedicación y amor hacia los más necesitados, y a encontrar en nuestras vidas la manera de servir con humildad y entrega.


#BeataMaríaTeresaScherer #VidaReligiosa #Servicio #Caridad #InspiraciónCristiana

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas