Skip to main content
Vida Catòlica mayo 2, 2024

Aprovechando el Día a la Manera Cristiana

¿»Aprovechar el día» es la solución a nuestras dolencias modernas, a las ansiedades que sentimos? Podemos ver que hay una forma de estar atentos al momento presente, de llevar a cabo la tarea precisa que se nos demanda en todo momento, lo cual es parte del camino hacia la santidad. Sin embargo, tal forma está muy lejos de la locura contemporánea por «vivir el ahora», o por cualquier otro medio de comer, beber y divertirse, viviendo en un brillante resplandor del presente para olvidar que moriremos. Entonces, ¿cómo encontramos un equilibrio?

Una vida de indulgencia y distracción constante no es escritural en ningún sentido holístico, ni es cristiana, en la medida en que tomamos la vida del cristiano como modelada en la de Cristo. La Biblia, aunque constantemente interpreta el tiempo a la luz de la eternidad, es quizás de todas las grandes obras de literatura la que más se preocupa por el tiempo. Génesis nos da el comienzo del tiempo. Apocalipsis nos muestra el fin del tiempo. Se nos dice el número de años de Adán y los años del cautiverio de Israel en Egipto. El libro de los Reyes suministra su delineación rítmica de cada reinado de los reyes. La Escritura se detiene infinitamente en los ciclos del tiempo, desde el trabajo de la Creación de siete días hasta las secuencias epifánicas de tres días en Sinaí, la boda en Caná y la Resurrección. Los Evangelios están llenos de frases como «al tercer día», «al día siguiente», «entonces era cerca del mediodía», «desde la sexta hora hasta la novena hora» y «inmediatamente».

Mientras que las grandes epopeyas homéricas existen en una especie de brillante eternidad siempre centrada en el momento temporal presente, el eterno resplandor de las figuras en urnas griegas al borde de la batalla o del amor, las Escrituras hebreas y cristianas presentan el momento presente y sus extensiones contra el oscuro y sombrío trasfondo de la eternidad. Una figura como Odiseo es el verdadero rey de aprovechar el momento, de tomar lo que sea que el tiempo le presente, ya sea una comida en la cueva de un cíclope o un año en la cama de Circe. El trasfondo de Penélope y Telémaco, de Laertes y Atenea, se desvanece mientras él se aventura por el Mediterráneo. Para una figura como Abraham, por otro lado, es el trasfondo eterno de Dios el que en cada momento informa sus acciones temporales.

Para los autores bíblicos, entonces, la vida no es una cuestión de aprovechar el momento, sino de elevar cada momento a la eternidad. La ansiedad que experimentamos como resultado del tiempo puede, bajo este marco, convertirse en un medio de ser estirados con Cristo en la Cruz hacia el límite eterno del tiempo. Es decir, cuanto más bíblica sea nuestra perspectiva, más se expandirá nuestra conciencia hacia el principio y el fin para abrazar todo lo que hay entre ellos como un regalo de Dios y como un sacrificio que el Hijo ofrece en su propio cuerpo al Padre. Sin embargo, la distensión temporal que todos los hombres experimentan como una causa principal de ansiedad no se limita a aquellos de nosotros que pecamos. Vemos a lo largo de los Evangelios que Jesús no reduce su ministerio a una especie de supremo vivir en el momento. Al contrario, Él está profundamente preocupado por el tiempo, específicamente por Su hora. Le recuerda esto a María durante la boda en Caná. Profetiza tres veces que sufrirá y morirá y al tercer día resucitará. En el Huerto de Getsemaní, mira hacia adelante a Su Pasión con tal agonía que la sangre brota de Sus poros.

Esto no quiere decir que Jesús no preste la máxima atención al trabajo de cada momento. Aunque en cierto sentido siempre está atento a la hora de ser levantado en la Cruz, también atiende a la manada enferma y pecadora que se encuentra en su camino. Somos testigos de un supremo ejemplo de la manera en que Jesús atiende al presente a través de lo eterno en la historia de la curación de la hija de Jairo y la mujer con hemorragias (Lucas 8:40–56). Es una obra maestra de narración. Jairo acude a Jesús, le informa que su hija está enferma y le pide que vaya y la cure. Mientras el Señor pasa por la multitud, una mujer que ha sufrido durante doce años con una hemorragia toca el borde de su manto y es curada, de tal manera que Jesús siente el poder salir de él y se detiene para preguntar quién fue la que lo tocó.

Es un momento de la más excruciable ansiedad temporal. Podemos sentir la confusión de los apóstoles mientras señalan la gran presión de la multitud y preguntan cómo podrían saber quién lo tocó. Podemos sentir la angustia de Jairo, esperando allí mientras su hija muere, el tiempo se desliza inexorablemente mientras Jesús permanece allí, dejando que la crisis se prolongue.

Y luego llega la noticia: ya no molesten a Jesús. La niña ha muerto. El tiempo para salvarla ha desaparecido en el pasado. Jesús tranquiliza a Jairo, y a nosotros, que la niña no está muerta sino dormida. Procede a despertarla, y nosotros suspiramos aliviados con el asombrado padre.

No es simplemente que Jesús sepa que puede curar a la niña. Más bien, como nos dice, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob no es Dios de los muertos sino de los vivos (Marcos 12:27). En la eternidad, la niña siempre está viva. Cristo, en medio de su humanidad, mira no obstante con la visión eterna del Padre. Es esta atención al Padre lo que permite a Cristo mantener su hora siempre en mente incluso cuando realiza el trabajo que cada momento le presenta. Ser cristiano es, en gran parte, desarrollar la atención de Cristo hacia la eternidad y así equiparnos para el trabajo del presente. Sobre todo, es el Día del Señor el que nos equipa de esta manera, enseñándonos a recoger todo el tiempo que se nos da, y todo el tiempo dado a la creación, a elevarlo todo al Padre, y así participar en la ofrenda eterna de amor entre las Personas de la Trinidad.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas