Skip to main content
Vida Catòlica septiembre 1, 2023

Apártate de mí, Satanás: ¿Por qué Jesús reprende a Pedro?

En el Evangelio del domingo pasado, Jesús llamó a Pedro «la roca». Hoy lo llama “Satanás”. ¿Qué pasó?

Evangelio (Leer Mt 16,21-27)

En los versículos que preceden al pasaje de hoy, Jesús y Pedro tuvieron un intercambio notable. Pedro identificó a Jesús como el Cristo, el Hijo de Dios; Jesús anunció que Dios le había revelado esta verdad. Sobre esa base, Jesús cambió su nombre y lo nombró cabeza de la Iglesia que debía construir. Hizo la promesa de preservar esa Iglesia, dándonos cierta confianza de que no estaba cometiendo un error terrible. Sin embargo, en la lectura de hoy, esa confianza se pone a prueba.

Encontramos que “Jesús comenzó a mostrar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén y sufrir mucho… ser asesinado y… resucitar”. Pedro, la recién nombrada Roca de la Iglesia, está horrorizado. La traducción inglesa del griego no da toda la fuerza de la reacción instantánea y violenta de Pedro ante la predicción de Jesús sobre la Cruz. En griego, el verbo traducido como “tomó a un lado” se traduce mejor como “tomó posesión”. La escena probablemente fue una en la que Pedro agarró a Jesús por la fuerza hacia sí mismo, por Su túnica, y literalmente se adelantó a Él, bloqueando el camino a Jerusalén. Hemos visto la impetuosidad de Pedro antes en este Evangelio, y la veremos nuevamente. Estos versículos lo demuestran gráficamente. Pedro escuchó a Jesús sólo el tiempo suficiente para oír «sufrir mucho» y «ser matado». Sin embargo, cuando Jesús pronunció estas palabras, describieron acciones que conducían a algo más: la Resurrección. Peter nunca llegó tan lejos. La idea de que Jesús sufriera ese tipo de crueldad era demasiado para él: “¡Dios no lo permita, Señor! ¡Nunca te sucederá tal cosa!”

Todos entendemos esta reacción porque es muy humana. Aún así, nos perturba verlo en el hombre sobre quien Jesús pretende construir Su Iglesia. ¿Es este tipo confiable? Si nuestra confianza en él comienza a tambalearse, las siguientes palabras de Jesús podrían golpearla hasta sus cimientos: “Apártate de mí, Satanás”. ¿Que está pasando aqui?

Debemos entender por qué Jesús llama duramente a Pedro con este temible nombre. Claramente, la intención de Pedro aquí es radicalmente diferente de la tentación de Jesús por parte de Satanás, el enemigo de Dios. Como sabemos por los cuarenta días en el desierto, Satanás consciente e intencionalmente quiso subvertir el plan de Dios para salvar al mundo mediante la humildad y obediencia de Su Hijo de carne y hueso. Anteriormente en el Evangelio de San Mateo, vemos a Satanás “llevando a Jesús” aparte, primero al pináculo del Templo (Mt 4:5), luego a “un monte muy alto” (Mt 4:8). Su objetivo siempre fue tentar a Jesús para que repudiara el camino que Dios le había ordenado: en su debilidad humana, a través de su propia abnegación, se levantaría victorioso sobre la muerte y el diablo. Después de la tercera tentación, Jesús le dice a Satanás: «¡Vete!» (Mt 4,10), presagiando la desaparición definitiva de su presencia y poder entre los hombres.

Note la diferencia en la respuesta de Jesús a Pedro: “Apártate de mí, Satanás”. Ésta es una diferencia que marca la diferencia. Aquí Jesús se refiere a Pedro como Satanás de manera metafórica, como un “adversario” (el significado literal de “satanás”) quien, por pensar como lo hace un hombre (nunca creemos que el sufrimiento sea el plan de Dios), se convierte temporalmente en un hombre. obstáculo para Jesús. El mandamiento de “ponerse detrás de mí” sugiere que el problema de Pedro era que quería adelantarse a Jesús. ¡Quizás pensó que su nombramiento como cabeza de la Iglesia significaba que podía guiar incluso a Jesús! La dura reprimenda lo devuelve a la realidad. Jesús dirige; los discípulos, incluso (y especialmente) Pedro, le siguen. ¿Este lapso anula el papel de Pedro en la Iglesia? De nada. Si así fuera, seguramente Jesús se habría retractado. Sin embargo, sí demuestra que Pedro todavía tenía mucho que aprender acerca de pensar “como Dios”. Él y los demás apóstoles tendrían que vivir la Pasión para comprender cuán diferente es el camino de Dios del camino del hombre. Para prepararlos, Jesús habla del misterio del camino de Dios.

“Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por causa de Mí y del Evangelio, la salvará”. Ésta es la lección que los apóstoles y todos los seguidores de Jesús tendrían que aprender. Cuando nos aferramos firmemente a la vida y la comodidad en este mundo, corremos el riesgo de perder la vida real que Dios desea darnos. Pedro, por amor equivocado, propuso exactamente eso. Jesús tuvo que corregirlo, por amor verdadero, y llamarlo a volver a aliarse al camino de Dios. Como pronto aprenderían los apóstoles, el camino hacia la gloria, para Jesús y para nosotros, no puede evitar la Cruz. Sin embargo, el sufrimiento nunca es el final de la historia para quienes están detrás de Jesús.

Posible respuesta: Señor Jesús, necesito Tu ayuda para creer realmente que cuando pierdo la vida, la encuentro.

Primera lectura (Leer Jer 20,7-9)

Deberíamos saber algo sobre el profeta Jeremías, si queremos entender esta lectura y por qué se lee antes de nuestro Evangelio. Aquí hay una descripción útil:

“Durante la Semana Santa, la Iglesia entra en un período dedicado principalmente a la conmemoración de la bendita Pasión de nuestro Señor. Ella ha designado al profeta Jeremías para ser leído en este tiempo, porque en su mensaje es el más ardiente predicador de penitencia para su pueblo, un valiente y mordaz denunciante de su pecado. En su vida, es la imagen más fiel de Cristo sufriente que existe en el Antiguo Testamento”. (Caminos en las Escrituras, Damasus Winzen, página 235)

Dios llamó a Jeremías para advertir a Judá que el castigo por la infidelidad de su pacto era ineludible. Como resultado de su impopular predicación, sufrió graves sufrimientos. En la lectura de hoy, clama descaradamente al Señor que había sido “engañado” para ser profeta, aunque admite: “Me dejé engañar”. Aquí no describe el engaño o la deshonestidad de Dios; más bien, cree que cuando Dios lo llamó como profeta, no hubo una revelación exactamente completa sobre cuánto le costaría personalmente su obediencia a ese llamado. Jeremías llegó a ser un marginado entre su pueblo por decirles lo que Dios quería que supieran: “Todo el día soy motivo de risa; todos se burlan de mí”. Mientras continúa derramando su alma, admite que consideró guardarse las palabras de Dios para sí mismo, salvándose del sufrimiento en el que seguramente incurriría: “Pero luego viene como fuego en mi corazón ardiente, aprisionado en mis huesos; Me canso de aguantarlo, no puedo soportarlo”. Tratar de evitar el sufrimiento de un profeta le causaría a Jeremías aún más sufrimiento. En esto, presagia a Jesús, particularmente en el fragor de su respuesta al cambio del plan de Dios propuesto por Pedro. Un fuego ardía en Su corazón para cumplir la misión para la que fue enviado. No podía “soportar” ninguna desviación, ni siquiera cuando se la sugería un amigo que lo amaba.

Posible respuesta: Padre Celestial, deseo el valor de Jeremías para seguir Tu llamado sin importar el costo.

Salmo (Lea Sal 63:2-6, 8-9)

El salmista describe su deseo de Dios como una “sed” inquieta, un anhelo que penetra tanto en su “carne” como en su “alma”. Su observación más relevante, sin embargo, es que la bondad de Dios “es un bien mayor que la vida”. Jesús dice precisamente eso en el Evangelio, al igual que Jeremías en el derramamiento de su alma agonizante. Ambos hombres entendieron, como lo hizo el salmista, que la vida fuera de hacer la voluntad de Dios no es vida real. Jeremías sabía que explotaría si no obedecía el llamado de Dios. Jesús sabía que fracasaría en su obra si escuchaba la voz de Pedro en lugar de la de Dios. El salmista expresa este conocimiento en la poesía de su oración: “Mi alma se aferra a ti; Tu diestra me sostiene”. Aunque el salmista admite que anhelar a Dios en esta vida puede hacer que un hombre se sienta dolorosamente incómodo, haciéndole sentir “como la tierra, reseca, sin vida y sin agua”, aún así mira hacia Dios en Su santuario “para ver tu poder y tu poder”. Tu gloria”. Junto con Jeremías, Jesús y el salmista, podemos enfocar nuestro corazón en una obediencia resuelta a Dios, sin importar el costo, en las palabras de nuestro responsorial: “Mi alma tiene sed de ti, oh Señor, Dios mío”.

Posible respuesta: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léelo nuevamente para hacerlo tuyo en oración.

Segunda Lectura (Leer Rom 12:1-2)

San Pablo nos resume todas las lecturas en la exhortación de la epístola de hoy. Él traduce en palabras que podamos entender la acción que debemos realizar como resultado de lo que hemos leído: “Ofreceded vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, vuestro culto espiritual”. Jeremías, el salmista y Jesús estaban dispuestos a hacer esto en su obediencia, aunque eso les llevara al sufrimiento. En el Evangelio, Pedro era un ejemplo de alguien que todavía no había comenzado seriamente a resistirse a ser conformado a la forma de pensar del hombre. Con el tiempo, por supuesto, Pedro sería “transformado por la renovación de [su] mente”, capaz de discernir “cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto”. ¡Nunca debemos subestimar cuán necesitada está nuestra mente de esta renovación! Escuchemos atentamente el “instancia” de San Pablo y nunca olvidemos que esta entrega de nosotros mismos a Dios viene enteramente “por las misericordias de Dios”. Es la pérdida de uno mismo lo que, afortunadamente, conduce a la vida verdadera.

Posible respuesta: Señor Jesús, mi impulso de autoconservación y de evitar el sufrimiento es muy fuerte. Por favor, ayúdame a renovar mi mente para que elija ofrecerme, no negarme, a Tu servicio.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas miércoles de la IX Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la segunda carta del san Pablo a Timoteo (1,1-3.6-12):

Pablo, apóstol de Cristo Jesús por designio de Dios, llamado a anunciar la promesa de...


Sal 122

R/. A ti, Señor, levanto mis ojos A ti levanto mis ojos, a ti que habitas...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,18-27):

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, de los que dicen que no...

Leer todas las lecturas