Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 1, 2023

Apague las redes sociales y el ciclo de noticias de 24 horas este Adviento

Estamos rodeados de ruido. Gran parte de ese ruido es de nuestra elección y creación. Gracias a los teléfonos inteligentes, estamos conectados a un constante murmullo y conversación. Estamos tan acostumbrados que instintivamente agarramos nuestros teléfonos, encendemos la televisión o abrimos la computadora cuando nos damos cuenta de que todo ha caído en silencio. Es un impulso que nos dice que debemos estar conectados al conocimiento y que debemos comentar sobre cada artículo de noticias o publicación. Es un temor desordenado a perderse algo y la necesidad de compartir nuestra opinión sobre todo. Está impulsado por el enemigo de nuestras almas, no por el Señor. Es una mentira diabólica que quiere alejarnos de una comunión profunda con el Señor a través del chisme, el orgullo, la división, la distracción y el ruido constante.

Nunca he sido un gran admirador de Twitter, que ahora se conoce como X. Cuando estaba haciendo prácticas en The Heritage Foundation en Washington, DC, en el invierno de 2009, se suponía que debíamos usar plataformas de redes sociales para compartir artículos y blogs escritos por los analistas de políticas. Había sido usuario de Facebook durante un tiempo, pero Twitter siempre me pareció más como una cámara de eco cacofónica donde todos simplemente se gritan unos a otros en un número limitado de caracteres. Desde entonces, lo he usado de vez en cuando, pero siempre ha sido de corta duración.

Ocasionalmente, buscaré en X artículos de noticias, pero durante las veces que he navegado por publicaciones relacionadas con noticias católicas, me encuentro despojado de paz. Eliminé mi cuenta de Facebook hace tres años y no la extraño. Al mirar noticias y publicaciones en X en estos días, me vino a la mente un pensamiento que no he considerado lo suficiente en la oración. ¿Cuánto de lo que estoy leyendo es realmente chisme? ¿Con qué frecuencia estamos pecando en las redes sociales bajo el disfraz de la comunicación?

Las redes sociales y la comunicación constante son usos socialmente aceptables de nuestro tiempo. De hecho, hay innumerables organizaciones que están haciendo todo lo posible para asegurarse de que estemos completamente adictos al uso de redes sociales y plataformas de noticias. Todos saben que los algoritmos están diseñados de manera que nos mantengan desplazándonos interminablemente durante horas. Se supone que deben generar indignación en nosotros, para que nos subamos al último carro.

Lo que es angustiante acerca de las redes sociales católicas es que es verdaderamente viciosa cuando se supone que debemos ser discípulos de Jesucristo. Deberíamos lucir diferentes de aquellos que no conocen a Cristo, pero de alguna manera, parecemos peores. Independientemente de mis propios problemas con la jerarquía extremadamente burocrática de nuestro tiempo y las heridas que llevo de dicha jerarquía, la forma en que estamos respondiendo en las redes sociales es verdaderamente pecaminosa y escandalosa. Esto se da en todos los lados del espectro ideológico.

El Señor me abrió los ojos a esta realidad cuando intentaba entender las recientes noticias sobre el Cardenal Burke, que fueron muy confusas cuando salieron a la luz a principios de esta semana. Hay algunas cosas que tener en cuenta aquí. En primer lugar, me horrorizó tanto la forma en que ambos lados informaron sobre esto, y oraba para que lo que se decía no fuera cierto. En segundo lugar, el Señor pinchó mi conciencia al preguntarme si realmente necesito saber estas cosas. ¿Realmente necesitamos saber todos los detalles de lo que está sucediendo en la Iglesia y las disputas internas?

La respuesta es un rotundo no. Permanecer constantemente conectados y observar la disfunción nos roba la paz, el tiempo y el enfoque de las vidas que tenemos frente a nosotros. No puedo arreglar lo que está sucediendo en los niveles superiores de la Iglesia. Ni siquiera puedo arreglar la disfunción en mi propia diócesis. Mi enfoque debe estar en ayudar a mi familia a crecer en santidad, buscando primero crecer en santidad yo mismo. Parte de crecer en santidad es desconectar y podar aquellas cosas que no me ayudan a crecer.

¿Realmente podemos decir honestamente que pasar horas en las redes sociales discutiendo los escándalos dentro de la Iglesia nos ayuda a crecer en santidad? ¿Realmente podemos entrar profundamente en la temporada de Adviento y preparar nuestros corazones y almas para recibir a nuestro recién nacido Rey si constantemente estamos llenos de ira, venganza y una mente distraída por innumerables cosas fuera de nuestro control? El maligno y sus secuaces quieren que nos mantengamos distraídos y enojados. Quieren robarnos la paz y la alegría.

La división es siempre una señal del enemigo y una de las fuerzas impulsoras de la división es el chisme. La mayoría de nosotros hemos tenido relaciones en nuestras vidas o nuestra reputación arruinada en algún momento debido al chisme de los demás. ¿Por qué necesitamos comentar y chismear sobre todo lo que sucede dentro de la Iglesia? ¿Por qué pasamos incontables horas haciéndolo? ¿Consideramos cómo nos vemos ante el resto del mundo?

Nuestro Señor, en la Última Cena en Juan 13:34-35, nos dice lo siguiente a cada uno de nosotros:

«Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto todos reconocerán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros».

El chisme es la antítesis del amor. Es una violación del quinto mandamiento, no matarás. Podemos dañar reputaciones. También podemos matar la fe incipiente en los corazones de otras personas cuando ven cuán viciosos somos entre nosotros en plataformas públicas.

Este Adviento deberíamos pedirle al Señor que nos muestre si nuestro constante enganche en las redes sociales y el ciclo de noticias de 24 horas nos está acercando a Él o nos está alejando de Él. El chisme no tiene que hacerse en persona. Se puede hacer fácilmente detrás de una pantalla. De hecho, es mucho más fácil decir cosas horribles sobre los demás, incluido nuestro Santo Padre o cualesquiera prelados que no nos gusten, porque hemos reducido nuestra Fe a la ideología y la política en lugar de la comunión constante con la Santísima Trinidad.

Si te encuentras incapaz de desconectar para esperar en silencio y en oración más profunda por Cristo en Navidad y al final de los tiempos, entonces es hora de rogar al Señor que te libere de esta adicción y te convierta lejos del chisme y la necesidad de saber cosas que en última instancia no son asuntos nuestros. Sé que necesito una conversión más profunda en esta área. En su lugar, dediquemos tiempo a orar con esta cita de San Máximo el Confesor:

«No escuches chismes a expensas de tu prójimo, y no pases tiempo hablando con aquellos que aman encontrar faltas en los demás, de lo contrario, te alejarás del amor de Dios y te encontrarás alienado de la vida eterna». San Máximo el Confesor

El chisme es un pecado fácil de cometer. He caído en él más veces de las que puedo contar. Todos nosotros somos profundamente defectuosos y pecadores. Cuando llegamos a ver verdaderamente nuestras debilidades, comenzamos a comprender que no tenemos derecho a chismear ni a enfocarnos en las faltas de los demás.

El camino para cambiar la corrupción en la Iglesia es convertirnos en santos nosotros mismos. Es doloroso anhelar líderes santos y ver lo que parece ser una escasez. En lugar de centrarnos en donde estamos siendo traicionados, rechazados o abandonados, necesitamos buscar ver dónde fallamos en nuestras propias vidas y pedirle al Señor que sane las heridas que llevamos.

Adviento es el momento perfecto para apagar el ruido, dejar de enfocarnos en los pecados de los demás y caer de rodillas rogando al Señor que nos haga santos. El Señor anhela estar con nosotros, pero no nos obligará a dejar el teléfono y cerrar la computadora. Tenemos que decidir que lo amamos más que nuestra propia opinión y alejarnos del ruido hacia Él.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XI Semana del Tiempo Ordinario.


Lectura del segundo libro de las Crónicas (24,17-25):

Cuando murió Yehoyadá, las autoridades de Judá fueron a rendir homenaje al rey, y éste...


Sal 88,4-5.29-30.31-32.33-34

R/. Le mantendré eternamente mi favor Sellé una alianza con mi elegido, jurando a David, mi...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,24-34):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos...

Leer todas las lecturas