Skip to main content
Vida Catòlica octubre 10, 2023

Ángeles: Nuestros Mensajeros y Guardianes

El argumento a favor de la existencia de los ángeles es muy sólido, por no decir hermético. La Biblia asegura no solo que son reales, sino que también están involucrados en los asuntos humanos. El hecho de que relativamente pocas personas los hayan visto no es suficiente para refutar su existencia. Algunos santos han sido bendecidos con la capacidad de ver a sus ángeles guardianes y conversar con ellos.

Un distinguido caballero británico llamado Cecil Humphrey Smith resultó gravemente herido en un accidente automovilístico. Un amigo suyo, al encontrarlo en tan mal estado, corrió a una oficina de correos para enviar un telegrama al Padre Pío pidiendo sus oraciones por Cecil. Cuando presentó el telegrama en el mostrador, el empleado le entregó un telegrama del Padre Pío asegurando sus oraciones. Varios meses después, después de que Cecil se recuperó, él y su amigo viajaron a San Giovanni Rotondo y agradecieron al fraile, ahora canonizado, por sus oraciones. Pero, con curiosidad, le preguntaron cómo pudo enterarse de inmediato sobre el accidente y enviar un telegrama tan rápido. Con su peculiar sentido del humor, el Padre Pío dijo: «¿Creen que los ángeles van tan despacio como los aviones?» Dios le había dado al Padre Pío la luz para presenciar el accidente y envió a su Ángel Guardián para asegurar sus oraciones y protección.

En la Anunciación, María no parecía sorprenderse en absoluto al conversar con un ángel, el Arcángel Gabriel. Lo que la sorprendió fue la extraordinaria invitación que el Ángel le entregó. Los santos no cuestionan la realidad de los ángeles. Ellos están familiarizados con ellos.

Michael O’Brien, un artista cristiano y exitoso novelista, tenía dificultades para representar «La Asunción de María al Cielo». Estaba falto de ideas y pensó en omitirla de sus representaciones de los quince misterios del Rosario. En esta hora de frustración, ocurrió que leyó un pasaje de los escritos de Santo Tomás de Aquino en el que afirmaba que Dios puede enviar un ángel para ayudar a las personas a completar una obra que glorifica a Dios. Inspirado por este pasaje, O’Brien oró a su ángel custodio y luego todo encajó. «Lo que iba a ser mi pintura más difícil», escribió, «fue la más fácil que pinté en mi vida».

En su largo viaje de Nueva Orleans a Houston, Margaret Lathrop pasaría por áreas donde no había recepción de radio. Por lo tanto, decidió usar cintas de audio. Cuando reprodujo el Mesías de Handel, apareció un grupo de hermosos ángeles. En casa, la misma grabación convocaría a ángeles para aparecer tan vívidos y realistas, que ella podía dibujarlos. La invitaron a mostrarlos en cámara para EWTN, pero la iluminación no era adecuada y los extraordinarios dibujos de Margaret no se pudieron mostrar. No obstante, se los mostró a este escritor que los encontró andróginos y excepcionalmente hermosos.

Nuestros instintos nos dicen que los ángeles existen. Las referencias a los ángeles se han convertido en parte del habla (Sé un ángel y haz esto por mí), grandes obras de arte (La Divina Comedia de Dante, El Paraíso Perdido de Milton), innumerables pinturas (Rafael, Miguel Ángel, Murillo), títulos de películas (Ángeles en el Campo), en canciones populares (¿Cómo hablas con un ángel?), y en los nombres de equipos de béisbol (los Ángeles de Los Ángeles).

Los villancicos navideños están llenos de referencias a los ángeles. Shakespeare tiene a Horacio despidiendo a Hamlet diciendo: «Buenas noches, dulce príncipe: y coros de ángeles te cantan a tu descanso». Muchos padres han dicho buenas noches a sus hijos pequeños cantando: «Duerme, mi niño, y que la paz te acompañe, toda la noche. Los ángeles guardianes que Dios te enviará, toda la noche». La Biblia contiene innumerables referencias a los ángeles. La gente ha adoptado «ángel» como su primer nombre. Los ángeles tienen un lugar importante y honroso en la enseñanza hebrea, cristiana y musulmana.

Si los ángeles no existen, ciertamente deberían existir. Santo Tomás de Aquino declara que «el universo estaría incompleto sin ellos». Etienne Gilson señala que el plan general de la creación mostraría una brecha manifiesta si no hubiera ángeles. El segundo presidente de Estados Unidos, John Adams, afirmó que «la Naturaleza» ha «establecido una cadena de ser y un orden universal en el universo, que desciende desde los ángeles hasta los animálculos microscópicos…». Los ángeles llenan un vacío creativo. Parece contradecir el sentido común que, en el orden de la creación de Dios, Él no hizo nada entre Él mismo y el hombre, mientras que creó millones de especies entre el hombre y la ameba unicelular.

Mozart, dada su prodigiosa habilidad, no habría limitado sus energías creativas a encantar minutos mientras evitaba óperas, sinfonías y conciertos. Einstein no habría estado contento limitándose a la aritmética, ni Galileo habría dirigido su telescopio solo hacia la casa del vecino de al lado.

Clarence Odbody, interpretado de manera convincente por Henry Travers en la película de 1946 «¡Qué bello es vivir!», es un ángel guardián enviado para salvar a George Bailey. Su papel fue fácilmente aceptado por la audiencia. Hay momentos en los que cualquiera de nosotros podría usar algo de ayuda espiritual desde más allá.

No necesitamos detenernos en los ángeles caídos. John Milton hace que Lucifer proclame que es mejor reinar en el Infierno que servir en el Cielo. Pero él todavía está en el Infierno y está privado de donde debería estar. Contentémonos con decir unas palabras sobre aquellos que traen mensajes importantes al mundo y aquellos que funcionan como ángeles guardianes. Satanás cayó por la fuerza de la gravedad, pero los buenos ángeles, como dijo G. K. Chesterton, pueden volar porque «se toman a sí mismos con ligereza».

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario. San Agustín de Canterbury, obispo


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,3-9):

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, por la...


Sal 110,1-2.5-6.9ab.10c

R/. El Señor recuerda siempre su alianza Doy gracias al Señor de todo corazón, en compañía...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,17-27):

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló...

Leer todas las lecturas