Skip to main content
Vida Catòlica junio 23, 2024

Agradece a tu Sacerdote Este Día del Padre

«Él los hizo, los vicarios de su amor.» – San Ambrosio

¿Cuántas veces la mayoría de nosotros expresamos gratitud hacia nuestros devotos sacerdotes por sus oraciones, los Sacramentos y, en última instancia, su autosacrificio? No lo hacemos con suficiente frecuencia. Es imperativo que tomemos el tiempo para transmitir genuinamente nuestro agradecimiento a nuestros sacerdotes y hacerles saber que nos importan. Debemos reconocer y valorar todo lo que hacen por nosotros. Nuestra gratitud debe manifestarse tanto en nuestras acciones como en nuestras palabras, demostrando cuánto valoramos su cuidado por nuestro bienestar espiritual.

Es el sacerdote, empoderado por el Espíritu Santo durante el Santo Sacrificio de la Misa, quien efectúa el cambio del pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Sin acceso a la Carne y la Sangre de Cristo, estaríamos espiritualmente a la deriva, privados de este invaluable don de la vida eterna: el verdadero Pan del Cielo, Jesucristo. La Eucaristía es la “fuente y cumbre” de la vida cristiana, proporcionándonos el sustento espiritual necesario para navegar nuestra existencia en este mundo cada día de nuestras vidas. Sin el sacerdote, no hay Eucaristía, y sin la Eucaristía, no hay Iglesia.

A continuación, presento un poema que escribí titulado «Sacerdote Amado» de mi libro autopublicado «Perteneciendo a Cristo – Un Libro de Poesía Católica» que capta la belleza del sacerdocio:


Mientras el amanecer lentamente se eleva

hasta que la oscura noche desciende,

él marca las horas

con la oración que santifica el día. Con un corazón celoso

encendido con la palabra,

abre la verdad

a los que tienen sed.

Actúa como el Esposo en la Cena del Cordero.

Ante el altar se encuentra

en la persona de Cristo la Cabeza.

Transubstanciación,

el dulce sabor del cielo en la tierra,

el Reino está ante nosotros,

un regalo precioso de valor incalculable.

Con la efusión del Espíritu

sus manos nos absuelven de nuestro pecado.

Recibimos el perdón, y

el Cuerpo se hace de nuevo entero.

Como Cristo el Médico,

el poder de la gracia se manifiesta.

Por la sagrada unción

los enfermos reciben paz, valor,

sanación y fuerza.

El amado sacerdote de Dios

es de un valor incalculable.

Porque sin su vocación

no tenemos nada.

Debemos expresar gratitud y aprecio por el don de la paternidad espiritual que nos otorgan nuestros sacerdotes. Especialmente en ocasiones como el Día del Padre, es esencial recordar agradecer a nuestros sacerdotes por su inquebrantable dedicación a servir a Dios y a Su Iglesia.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas