Skip to main content
Vida Catòlica abril 4, 2024

5 razones para rezar la coronilla de la Divina Misericordia

La celebración de la Divina Misericordia tiene lugar el segundo domingo de Pascua y está estrechamente ligada al rezo de la coronilla, una práctica devocional transmitida por Santa María Faustina Kowalska, quien la recibió de Jesús mismo y que ha alcanzado gran difusión en todo el mundo.

En relación con esta devoción, Inés Mery, voluntaria de la Fundación Santuario de la Divina Misericordia en Chile, explicó cinco razones principales por las cuales realizar este acto de piedad:

  1. Es una expresión de confianza Cuando Jesús se apareció a Santa Faustina en 1935, le encomendó difundir Su Misericordia a través de la imagen con la inscripción «Jesús, en Ti confío», así como a través de la celebración de la fiesta de la Divina Misericordia y del rezo de la coronilla. Rezar esta coronilla implica ofrecer a Dios Padre el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesucristo como propiciación por los pecados propios, los de la familia y los del mundo entero, confiando plenamente en Su Misericordia.
  2. Se obtienen gracias extraordinarias Jesús prometió a Santa Faustina que aquellos que recen la coronilla obtendrán todo lo que pidan, siempre que esté de acuerdo con Su voluntad. Su misericordia envolverá a quienes la recen, especialmente en el momento de la muerte, y les concederá la gracia de la conversión y una muerte serena.
  3. Es una oración tanto personal como comunitaria La coronilla puede rezarse tanto en comunidad como individualmente, y al hacerlo, nos unimos al sacrificio de Cristo en la cruz. Es un acto de amor sacrificial en el cual pedimos misericordia no solo para nosotros, sino para todo el mundo, tanto vivos como difuntos.
  4. Es breve y toma solo 5 minutos El rezo de la coronilla de la Divina Misericordia se realiza con un rosario y toma solo unos minutos. Comienza con la señal de la Cruz, seguida de la recitación del Padre Nuestro, el Ave María y el Credo. Luego se recita la oración específica de la coronilla en cada decena, seguida de la invocación «Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero». Al finalizar, se recitan tres veces la invocación «Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero», junto con otras oraciones adicionales.
  5. Se puede rezar en cualquier momento A diferencia de la creencia popular, la coronilla no necesita rezarse específicamente a las tres de la tarde, aunque este sea el momento de la Gran Misericordia. Puede rezarse en cualquier momento del día, ya que lo importante es dirigirse al Padre a través de las heridas de Jesús y confiar en Su gran bondad y misericordia.

En resumen, la coronilla de la Divina Misericordia es una poderosa expresión de confianza en la misericordia de Dios, que puede ser rezada por cualquier persona en cualquier momento y lugar, obteniendo así abundantes gracias y bendiciones.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas