Skip to main content
Vida Catòlica febrero 16, 2024

5 pasajes de la Biblia para vivir mejor la Cuaresma

La Biblia ofrece una riqueza de pasajes que iluminan el camino de los cristianos durante la Cuaresma. Estos versículos nos guían y nos inspiran en nuestra preparación para la Semana Santa y la Pascua. Aquí están algunas referencias bíblicas clave para este tiempo sagrado:

Jesús es tentado en el desierto (Mateo 4,1-11)
Durante la Cuaresma, reflexionamos sobre la experiencia de Jesús en el desierto, donde ayunó durante 40 días y fue tentado por el diablo. San Juan Crisóstomo nos enseña que, al igual que Jesús, debemos permanecer firmes ante las tentaciones después de nuestro Bautismo. San Agustín nos recuerda que Jesús se ofreció como mediador para vencer las tentaciones, no solo con su ayuda, sino también con su ejemplo. Siguiendo el Catecismo de la Iglesia Católica, nos unimos al misterio de Jesús en el desierto durante la Cuaresma.

El Señor da instrucciones sobre el ayuno (Mateo 6,16-18)
El ayuno es una práctica importante durante la Cuaresma, especialmente los viernes, Miércoles de Ceniza y Viernes Santo. Jesús nos enseña que no debemos ayunar para impresionar a otros, sino como una expresión genuina de nuestra relación con Dios. San León Magno nos recuerda que los ayunos sin sinceridad no son buenos ante Dios.

Arrepiéntete y cree en el Evangelio (Marcos 1,15)
Al comenzar la Cuaresma, recordamos el llamado de Jesús al arrepentimiento y a creer en el Evangelio. La Iglesia nos invita a aprovechar este tiempo para acercarnos al sacramento de la Penitencia, que es un proceso de conversión y reparación personal y comunitaria.

Pues polvo eres y en polvo te convertirás (Génesis 3,19)
Durante la imposición de la ceniza en el Miércoles de Ceniza, recordamos estas palabras del Génesis que nos recuerdan nuestra mortalidad y la necesidad de prepararnos para la vida eterna.

Que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha (Mateo 6,3)
En este pasaje, Jesús nos exhorta a hacer el bien sin buscar reconocimiento externo. San Juan Crisóstomo nos anima a recordar que Dios es testigo de nuestras acciones, incluso cuando no son vistas por otros.

Estos pasajes bíblicos nos ofrecen guía y fortaleza durante la Cuaresma, invitándonos a una mayor conversión, arrepentimiento y compromiso con Dios y con los demás. Que este tiempo nos lleve a un encuentro más profundo con el amor redentor de Cristo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas