Skip to main content
Vida Catòlica mayo 8, 2023

10 ofertas que generan conversiones

Jesús nos amó tanto que se sacrificó voluntariamente al morir en la cruz por nosotros. Jesús no sólo sufrió y derramó cada gota de Su Preciosísima Sangre por la salvación de toda la humanidad, sino que sufrió todos esos dolores insoportables por vosotros y por mí.

Los santos señalan que si fueras la única persona que vive en el mundo, Jesús habría sufrido todos los dolores más espantosos y horribles de Su Dolorosa Pasión solo por ti. Como nos recuerda San Pablo en su Carta a los Gálatas: “Jesús sufrió y se entregó por mí”. (Gálatas 2:20)

En el Diario La Divina Misericordia en Mi Alma, la Secretaria de la Divina Misericordia, Santa Faustina afirma que podemos comprender verdaderamente el significado del amor por la disposición de uno a sufrir por el ser amado. Jesús nos ama tanto que hubiera querido sufrir Su Pasión no una, sino muchas veces, por cada uno de nosotros. Él era el Cordero inocente que sufría por los pecadores culpables. ¿Qué tan grande es el amor de Jesús por ti y por mí?

A nivel humano y natural, todos sabemos cuánto sufrimiento experimentamos cuando manifestamos un gran amor por alguien y esa persona es fría e indiferente con nosotros, posiblemente incluso nos ignora. se nos rompe el corazon!!!

Así es con respecto a nuestra relación con el más grande de todos los amantes: el Señor Jesucristo. Él nos ama con fuego ardiente en Su Sagrado Corazón. Jesús dijo: “Fuego he venido a echar sobre la tierra, y no estoy en paz hasta que ese fuego se encienda”. (Lc 12,49) La conflagración de fuego en el Corazón de Jesús por ti y por mí apenas se puede contener, pero ¿cómo respondemos a este horno de amor?

Jesús se quejó a santa Margarita María Alacoque mientras mostraba su Sagrado Corazón rodeado de espinas con fuego que brotaba: “He aquí este Corazón que ha amado tanto y sólo ha recibido a cambio frialdad, ingratitud e indiferencia. Consolad mi Corazón.”

Una de las formas en que podemos consolar al Sagrado Corazón de Jesús, Corazón rebosante de amor y misericordia, es amar lo que Él ama, ofreciendo sacrificios, aunque sean pequeños, por la conversión y salvación de los pobres pecadores. Jesús no mira tanto la grandeza de la acción, sino la intensidad del amor en la acción. Recuerde la historia bíblica del óbolo de la viuda.

De hecho, las almas inmortales pueden salvarse de los fuegos del infierno y alcanzar la salvación eterna si, como los niños de Fátima, podemos adquirir el hábito de ofrecer pequeños sacrificios a los Corazones de Jesús y María con pureza de intención y gran amor. ¡El Papa San Juan Pablo II llamó a Jacinta, “Una Pequeña Alma Víctima” porque ella hizo precisamente eso!

Por eso, nos gustaría ofrecerte una lista de pequeños sacrificios que puedes realizar y compartir con tu familia. Cada pequeño sacrificio es una manifestación concreta de vuestro amor por Jesús y lo que Jesús más ama: ¡la conversión y salvación de los pobres pecadores por toda la eternidad!

Sacrificios ofrecidos con amor a Jesús para la salvación de las almas

  1. Minuto Heroico (Momento)
    Promovida por San Josemaría Escrivá, Fundador del Opus Dei. Tan pronto como escuches el despertador, ponte de pie y haz tu ofrenda de la mañana para el día. El Cura de Ars decía que quien empieza bien el día, tiene más posibilidades de vivir bien el día, ¡y de terminarlo bien!
  2. Dominar la lengua
    Todos deberíamos leer Santiago 3, ¡el mejor capítulo sobre los pecados de la lengua! Un gran sacrificio que podemos hacer, especialmente cuando nos encontramos frustrados y enojados, es seguir el consejo de Santiago: “Debemos ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarnos”. (Santiago 1:10)
  3. Palabras amables y alentadoras
    Nunca permitas que pase un día en el que dejes de decir Gracias a Dios, así como de decir Gracias a los demás. Tanto decir por favor como gracias son condimentos que dan especial sazón a la vida doméstica. (Lea el libro llamado El Poder Oculto de la Bondad por el Padre Lovasik)
  4. Sonríe incluso cuando no tengas ganas
    Un dolor de cabeza persistente, un resfriado persistente, dolores de estómago, todos los experimentamos. A menudo, los pregonamos y publicitamos. ¡Qué difícil (pero qué agradable a Dios sería) si cuando no nos sentimos bien físicamente, le sonreímos a nuestro esposo o esposa u otro miembro de la familia! La tristeza y el ceño fruncido son contagiosos; pero la sonrisa y la alegría también se contagian. ¡Una sonrisa sincera y radiante es uno de los signos más claros de ser un seguidor de Cristo!
  5. Elimina los malos pensamientos de inmediato
    Pensamientos indecentes y malos, ¡todos los tenemos! Sin embargo, la pregunta es, ¿qué hacemos con ellos? Una vez, un sacerdote le preguntó a un hombre si tenía malos pensamientos. El hombre respondió: “¡No, Padre, me entretuvieron!”. Tan pronto como nos demos cuenta de cualquier pensamiento malo, impuro, indecente o pecaminoso, debemos rechazar inmediatamente y con fuerza ese pensamiento en nuestra voluntad e invocar la gracia de Dios y la ayuda de María purísima.
  6. Corte en la autopista: ore y no maldiga
    Todos nosotros hemos experimentado a través de años de manejar en la Autopista o calles residenciales, personas que se cruzan frente a nosotros y nos cortan el paso. Y si somos honestos, a veces hacemos lo mismo. ¡Nuestra reacción inmediata es maldecirlos o maldecirlos! Sin embargo, el Señor Jesús preferiría que oráramos por ellos. Jesús dice que tenemos que amar a nuestros enemigos y orar por los que nos persiguen. La próxima vez que un conductor se te cruce, reza un Ave María por él para que pueda tener un viaje seguro ahora y llegar sano y salvo al Cielo más tarde. ¡Qué duro es eso, la carne retrocede, pero qué agradable a Dios cuando vencemos nuestra resistencia!
  7. Ora incluso cuando no tengas ganas
    Desafortunadamente, muchas personas siguen sus sentimientos más de lo que siguen la fe y la razón. Los santos oraron a menudo, incluso cuando no tenían ganas de orar. Jesús experimentó una profunda desolación y tristeza en el Huerto de los Olivos, pero oró con más fervor. ¡Que Jesús sea nuestro sublime ejemplo, especialmente en la oración!
  8. Lea un capítulo de la Biblia todos los días o todas las noches antes de acostarse
    La disciplina mental/espiritual de la lectura, especialmente el mejor de los libros, puede ser un verdadero sacrificio para muchos. Comience con los Evangelios y lea un capítulo cada noche. Si haces esto, comenzarás a conocer, amar y desear seguir a Jesús más de cerca en tu vida. Es imposible amar a alguien que no conocemos muy bien. Llegamos a conocer a Jesús leyendo y meditando en la Biblia, la Palabra de Dios.
  9. Haz tu tarea actual, tu trabajo diario, mejor
    A todos nosotros se nos asigna por Dios un trabajo o trabajo para realizar cada día. Puede ser para estudiar si somos estudiantes, o realizamos el trabajo de ama de casa, trabajadora de fábrica u oficina, maestra, enfermera o médico, etc. Si somos honestos con nosotros mismos, todos sabemos que podemos mejorar en nuestro trabajo. ¡principio moral! Qué fácil es llegar tarde, tomar atajos y hacer el trabajo a medias. Como dice el refrán: “Si vale la pena hacer un trabajo, entonces vale la pena hacerlo bien”. San Pablo nos recuerda: “Ya sea que coman o beban, háganlo todo para el honor y la gloria de Dios”. (1 Corintios 10:31)
  10. Toma el último lugar y la porción más pequeña
    Debido al orgullo, la vanidad y la glotonería, naturalmente preferimos el lugar de honor. Además, preferimos las mejores y más grandes porciones. ¿Por qué no adquirir el hábito de buscar el lugar más bajo y la porción más pequeña? Jesús nos recuerda la verdadera grandeza: “Dios derriba a los soberbios, pero exalta a los humildes”. (Lc 1,52)

Conclusión

Hemos ofrecido una lista de diez formas concretas en las que podemos hacer pequeños sacrificios en nuestra vida diaria. Quizás elija uno o dos al día y sea fiel a su propuesta. No olvides nunca que el amor se manifiesta por la disposición a sufrir por el ser amado. Cuánto nos ama Jesús y cuánto sufrió por nosotros. ¡¡¡Qué estamos dispuestos a sacrificar y sufrir por Jesús, el Más Grande de todos los Amantes!!!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Etiquetas

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,10-16):

La salvación fue el tema que investigaron y escrutaron los profetas, los que predecían la...


Sal 97,1.2-3ab.3c-4

R/. El Señor da a conocer su victoria Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,28-31):

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo...

Leer todas las lecturas