Skip to main content
Vida Catòlica julio 6, 2023

10 datos poco conocidos sobre Santa María Goretti, víctima de un intento de violación

Cada año, el 6 de julio, se celebra la conmemoración de Santa María Goretti, una niña de 11 años que perdió la vida defendiendo su virginidad frente a un intento de violación. Su historia tiene un mensaje significativo para los católicos en la actualidad.

Santa María Goretti, conocida como la «dulce mártir de la pureza» y canonizada por el Papa Pío XII, fue destacada no solo por su defensa de la castidad, sino también por otras virtudes, como su amor por la Eucaristía y su devoción a la Virgen María.

En honor a su memoria, compartimos 10 datos menos conocidos sobre la vida de esta santa, los cuales pueden ayudar a los fieles a fortalecer su fe desde la infancia.

  1. Desde pequeña trabajó arduamente

María nació el 16 de octubre de 1890 en Italia, en una familia pobre que se trasladó a Ferriere di Conca, en la provincia de Lazio, para trabajar en los campos del conde Mazzoleni. Según cuenta Vatican News, desde temprana edad, María se dedicó a vender huevos, cocinar para los campesinos, remendar ropa y cuidar de sus hermanos menores.

  1. Fue una hija ejemplar

Después de la muerte de su padre, Luigi Goretti, María apoyó a su madre Assunta en las tareas del hogar y cuidando de sus cinco hermanos. Según Vatican News, María prefería comer las sobras de comida para asegurarse de que los demás estuvieran bien alimentados.

La niña infundía esperanza en su madre, quien sufría debido al mal comportamiento y la actitud desafiante de la familia Serenelli, con la que se habían asociado por dificultades económicas. María le decía a su madre: «Ánimo, mamá, no tengas miedo, estamos creciendo. Si tenemos buena salud, la Providencia nos ayudará. ¡Lucharemos y seguiremos luchando!».

  1. Prefería morir antes que decir una palabra inapropiada

En una ocasión, María expresó su indignación al escuchar a un joven y una de sus compañeras diciendo palabras obscenas. Su madre le dijo: «Lo que escuchas de los demás, deja que salga por un oído y entre por el otro. Mira, hija, así como te sorprendes de las cosas que hacen los demás, otros pueden sorprenderse de las cosas que tú haces». A lo que la niña respondió: «Si alguna vez tengo que hablar así, prefiero morirme antes».

  1. No pudo asistir a la escuela

Según narró San Juan Pablo II, Santa María Goretti no pudo ir a la escuela debido a las dificultades económicas de su familia. Sin embargo, ella y sus hermanos fueron educados por sus padres en el respeto hacia sí mismos y hacia los demás, así como en el cumplimiento del deber por amor a Dios.

  1. Realizó su Primera Comunión con ayuda de su comunidad

Desde pequeña, María anhelaba recibir la Eucaristía. Cuando se lo mencionó a su madre, esta le recordó que no sabía el Catecismo ni leer, y que no tenían dinero paracomprarle el vestido, los zapatos y el velo necesarios. María respondió: «Entonces nunca podré hacer la Primera Comunión, mamá. ¡Y no puedo vivir sin Jesús!».

Los vecinos de María la ayudaron a prepararse para el sacramento, le consiguieron la ropa necesaria, y así, a los 11 años de edad, un año antes de lo habitual en esa época, María hizo su Primera Comunión el 29 de mayo de 1902.

  1. Recurría a la oración y ofrecía sus sufrimientos a la Virgen María

Después de la muerte de su padre, María encontró consuelo en la oración, especialmente en el Santo Rosario. Cuando enfrentó las proposiciones indecentes y las amenazas de muerte por parte de Alessandro Serenelli, quien intentó violarla y terminó por asesinarla, María solía rezar a la Virgen.

Después del intento de violación, cuando su madre y el padre de Alessandro la encontraron gravemente herida, María fue llevada al hospital, donde los médicos se sorprendieron de que aún estuviera viva. A pesar del dolor, ella no se quejó y ofreció sus sufrimientos a la Virgen.

  1. Resistió el intento de violación

El 5 de julio de 1902, Alessandro Serenelli aprovechó que María estaba sola en casa e intentó violarla. Sin embargo, ella se resistió y le gritó: «¡No! ¡Eso es un pecado! ¡Dios no lo quiere!», y lo advirtió sobre las consecuencias en el infierno. Lleno de rabia, Alessandro apuñaló a María 14 veces, causándole heridas graves en el corazón, el pulmón izquierdo, el diafragma y los intestinos.

  1. Perdonó a su agresor antes de morir

Antes de fallecer, el sacerdote le preguntó a María: «María, ¿perdonas de todo corazón a tu asesino?». Ella respondió: «Sí, lo perdono por amor a Jesús, y deseo que también venga conmigo al Paraíso. Quiero que esté a mi lado… Que Dios lo perdone, porque yo ya lo he perdonado».

San Juan Pablo II destacó que «el espíritu del perdón animaba las relaciones de toda la familia Goretti y, por esta razón, pudo expresarse con tanta espontaneidad en la mártir».

  1. El asesino se convirtió

Alessandro Serenelli fue condenado a 30 años de prisión y parecía no mostrar remordimientos. Sin embargo, su actitud cambió después de ser visitado por el Obispo de Noto, Mons. Giovanni Blandini, y de tener un sueño en el que veía a la santa derramando 14 lirios, representando las 14 heridas que le había infligido.

Después de su liberación, Alessandro buscó a la madre de María para pedirle perdón, brindó su testimonio para apoyar la causa de su beatificación y fue admitido en la Tercera Orden de San Francisco.

San Juan Pablo II resaltó que el asesino «reconoció su culpa, pidió perdón a Dios y a la familia de la mártir, expió sinceramente su crimen y mantuvo esta actitud durante el resto de su vida».

  1. Una de sus hermanas se hizo religiosa

El día del martirio de María, ella estaba cuidando a su hermana de dos años, Teresa Goretti. La niña se despertó al escuchar los gritos de María y comenzó a llorar, lo que hizo que su madre y el padre de Alessandro regresaran de los campos a la casa y encontraran a la santa herida.

Teresa ingresó al instituto de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María el 23 de octubre de 1920, bajo el nombre de Sor María de San Alfredo. Se encontró con el Papa Pablo VI en septiembre de 1969 y, diez años después, con el Papa Juan Pablo II. Falleció el 25 de febrero de 1981 en un convento de su instituto en Orvieto.

En resumen, Santa María Goretti es una figura ejemplar de virtud y sacrificio. Su historia nos recuerda la importancia de mantener la pureza y el perdón en nuestras vidas. Su vida y martirio continúan siendo una fuente de inspiración para los católicos de hoy en día.

Fuente: aciprensa

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10):

EL Señor dirigió la palabra a Jonás: «Ponte en marcha y ve a la gran...


Sal 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias V/. Misericordia, Dios mío,...


Lectura del santo evangelio segun san Lucas (11,29-32):

EN aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a...

Leer todas las lecturas