Skip to main content
Vaticano enero 11, 2024

Papa Francisco: Dios ama lo pequeño y lo hace fructificar

Este 10 de enero, el Papa Francisco recibió en el Vaticano a un grupo especial conocido como las “Guardianas de la Sagrada Familia”. Se trata de una red de oración mariana formada por mujeres comprometidas en presentar las intenciones de la Iglesia y el mundo ante la Virgen María.

Durante el encuentro, el Santo Padre expresó su agradecimiento a estas mujeres, a las que llamó “guardianas”, destacando su “sencillez y humildad”. Recordó que uno de los requisitos para formar parte de este grupo es rezar una decena del Rosario diariamente.

Para el Papa Francisco, este compromiso puede parecer “pequeño a los ojos de los hombres, pero es grande ante los ojos de Dios cuando se realiza fielmente a lo largo del tiempo, con fe y en espíritu de comunión entre ustedes”. Hizo hincapié en que Dios valora lo pequeño y lo hace fructificar.

En otro momento, el Papa resaltó que el movimiento está compuesto exclusivamente por mujeres, subrayando así su “vocación específica e insustituible en la Iglesia, a imagen de la Virgen María”.

Dirigiéndose a las mujeres presentes, el Pontífice señaló que no solo rezan a la Virgen pidiéndole que interceda, sino que también están “más dispuestas a conformarse a ella, a su maternidad, a unirse a su oración de intercesión como madre para todos los hijos de la Iglesia y para el mundo”.

“Sin importar su estado de vida, con María, todas son madres. Su oración y su compromiso como ‘guardianas’ siguen el modelo de María”, subrayó el Papa Francisco.

Por ello, alentó a estas mujeres a adoptar una mirada “como la de la Virgen María, una mirada de madre, paciente, comprensiva y compasiva” en todos los aspectos de su vida cotidiana.

Asimismo, reconoció que sus oraciones pueden estar marcadas por eventos dolorosos como conflictos, violencia o indiferencia. Recordó el ejemplo de María, que ante el sufrimiento de Jesús en la pobreza, no se desanima ni se queja, sino que guarda su corazón en silencio y medita.

Finalmente, el Papa enfatizó que nuestro mundo necesita más que nunca la ternura, un término que, según él, “quizás algunos quisieran eliminar del diccionario”. Describió el mundo actual como duro, implacable, sordo e indiferente al sufrimiento y las necesidades del prójimo. En contraste, María fue ternura para Jesús y sigue siéndolo para la Iglesia y el mundo, concluyó el Papa Francisco.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XI Semana del Tiempo Ordinario.


Lectura del segundo libro de las Crónicas (24,17-25):

Cuando murió Yehoyadá, las autoridades de Judá fueron a rendir homenaje al rey, y éste...


Sal 88,4-5.29-30.31-32.33-34

R/. Le mantendré eternamente mi favor Sellé una alianza con mi elegido, jurando a David, mi...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,24-34):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos...

Leer todas las lecturas