Skip to main content
Vaticano febrero 26, 2024

El Papa Francisco exhorta en el Ángelus a no apartar nunca los ojos de la luz de Jesús

Antes de iniciar la recitación del Ángelus, el Papa Francisco instó a los creyentes a mantener la vista en la luz de Jesús, especialmente durante los momentos más difíciles de la vida.

El Sumo Pontífice, quien tuvo que cancelar sus actividades el día anterior debido a una leve enfermedad, se presentó en el balcón del Palacio Apostólico para compartir breves reflexiones con los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro, antes de comenzar la oración mariana.

En esta ocasión, el Papa Francisco comentó sobre el Evangelio del segundo domingo de Cuaresma, que relata la Transfiguración de Jesús.

«Después de anunciar a sus discípulos su próxima Pasión», recordó el Papa, «Jesús lleva consigo a Pedro, Santiago y Juan, subiendo a una montaña alta donde se manifiesta en todo su esplendor».

Francisco explicó que en este momento, Jesús les revela a sus apóstoles «el verdadero significado de lo que habían compartido hasta entonces. La predicación del Reino, el perdón de los pecados, las sanaciones y los milagros eran apenas destellos de una luz más grande: la luz que es Jesús».

«Y de esta luz», señaló, «los discípulos nunca deben apartar sus ojos, especialmente en los momentos difíciles que se avecinan con la Pasión».

«Este es el mensaje: nunca aparten sus ojos de la luz de Jesús. Como hacían los campesinos antiguos al arar los campos, manteniendo la mirada fija en un punto preciso delante de ellos, trazando surcos rectos hacia su meta», explicó.

El Papa Francisco reiteró a los fieles que «este es nuestro deber como cristianos en el transcurso de la vida: siempre mantener ante nosotros el rostro resplandeciente de Cristo».

Después de exhortar nuevamente a abrirse a la luz de Cristo, el Pontífice afirmó que Él es «amor y vida eterna». Por lo tanto, «en nuestros caminos, a veces difíciles, busquemos su rostro lleno de misericordia, fidelidad y esperanza».

Francisco indicó que la oración, la escucha de la Palabra y los sacramentos nos ayudan en este propósito.

«Este es un buen propósito para la Cuaresma: cultivar miradas abiertas, convertirnos en ‘buscadores de luz’, buscando la luz de Jesús en la oración y en las personas», afirmó.

Finalmente, el Santo Padre alentó a los fieles a preguntarse: «¿Mantengo mi mirada fija en Cristo que me acompaña en mi camino? Y al hacerlo, ¿dejo espacio para el silencio, la oración y la adoración? ¿Busco cada pequeño rayo de luz de Jesús, que se refleja en mí y en cada hermano y hermana que encuentro? ¿Y recuerdo dar gracias por ello?».

«Que María, llena de la luz de Dios, nos ayude a mantener nuestros ojos en Jesús y a mirarnos unos a otros con confianza y amor», concluyó el Papa Francisco antes de comenzar la recitación del Ángelus.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas