Skip to main content
Vaticano abril 17, 2023

Día Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores: devolviendo la dignidad a los marginados

Su misericordia es de edad en edad” es el lema de la tercera edición del evento mundial, deseado por el Papa Francisco, que se celebrará el 23 de julio con una Misa del Papa en la Plaza de San Pedro. El Secretario del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida señala que “El tema está conectado con la JMJ de Lisboa para enfatizar el diálogo con los jóvenes. La Jornada es un tiempo para reflexionar con y para los mayores, no sólo como Iglesia: los abuelos también necesitan apoyo político».

De los diez años de su pontificado, el encuentro de 2014 con los ancianos en la Plaza de San Pedro fue “uno de los momentos más hermosos”, dijo recientemente el Papa Francisco. Fue él, quien quiso instituir una Jornada Mundial dedicada a todos los abuelos, llamar la atención sobre una categoría demasiado a menudo marginada, recordando en cambio su valor y fomentando acciones en su favor, es un objetivo mantenido a lo largo de las distintas ediciones de la Jornada, que ahora regresa con su tercera edición el 23 de julio, protagonizada por Misa celebrada por el Papa en la Plaza de San Pedro.

“Su misericordia es de edad en edad” (Lc 1,50) es el tema elegido para este año. Esta elección pretendía conectar el evento de Roma con la gran celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa (del 1 al 6 de agosto) y, en otras palabras, poner idealmente a jóvenes y mayores ‘en diálogo’, como siempre ha deseado el Papa. Así lo señaló a los medios vaticanos Gleison De Paula Souza, nombrada Secretaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en noviembre pasado.

¿Qué significa este tema?

El tema fue elegido para estar en sintonía con el de la Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa: María se levantó y se fue de prisa, tomado del Evangelio de Lucas. Incluso el breve pasaje «Su misericordia de edad en edad» está tomado del Evangelio de Lucas y es el final de la primera parte del Magníficat, cuando María va inmediatamente al encuentro de su anciana prima Isabel después de la anunciación del ángel. Por lo tanto, es un tema que destaca la importancia del diálogo entre generaciones, que es fundamental para percibir y contemplar la acción misericordiosa de Dios en favor de los seres humanos. En efecto, el diálogo entre ancianos y jóvenes ayuda a obtener una visión más completa de cómo se puede construir una sociedad más humana y fraterna.

Ha mencionado la JMJ de Lisboa. ¿Cómo se relaciona el Día de los Abuelos con el evento que reunirá a jóvenes de los cinco continentes en Portugal?

En primer lugar, estos eventos ocurren cerca uno del otro: el Día Mundial de los Abuelos y los Ancianos se celebrará el 23 de julio y el Día Mundial de la Juventud el 1 de agosto. Sin embargo, hay algo más que la conexión cronológica… Investigué y se le dijo que el Papa Francisco habló públicamente por primera vez sobre los ancianos en la JMJ 2013 en Río, señalando la necesidad de una relación entre ancianos y jóvenes, donde los primeros transmitan sabiduría y experiencia de vida; los segundos fuerza y esperanza para el futuro. El vínculo entre los dos eventos, por lo tanto, proviene de esta conciencia: los jóvenes y los viejos se necesitan mutuamente.

Volvamos al Día de los Abuelos, el Papa quiso instituirlo para promover una categoría que muchas veces es dejada de lado, marginada y socavada aún más. ¿Cómo ha fomentado esta iniciativa la acción y la atención hacia las personas mayores?

El Papa siempre ha apreciado este tema. Desde el inicio de su pontificado ha insistido en superar la «cultura del descarte» y embarcarse en una cultura de las relaciones. Hoy todos sabemos que vivimos en una sociedad donde las personas mayores no están en el centro. La reflexión del Santo Padre nos impulsa a hacernos algunas preguntas introspectivas: «¿Qué hacemos por los ancianos? ¿Cómo los cuidamos? ¿Se sienten solos nuestros ancianos? ¿Tienen realmente dignidad?» Aquí tenemos que poner en el centro a la persona mayor y aprender de ella, y tener ganas de pensar en ella y ganas de saber cómo está. Estos, a mi juicio, son algunos de los frutos que la reflexión del Papa ha suscitado en cada uno de nosotros. La Jornada sirve también para introducir en nuestro corazón el deseo de pensar y buscar soluciones para dignificar más a nuestros abuelos.

¿Cómo se puede restaurar concretamente la dignidad? Los titulares hablan de casos de ancianos abandonados antes e incluso después de la muerte, casos de soledad… Precisamente esta mañana el Papa condenó también su exclusión de la atención médica. Entonces, ¿cómo se puede implementar concretamente el llamado del Papa a poner a los ancianos en el centro, incluso a nivel pastoral y diocesano?

Desafortunadamente, no todas las personas, no todas las instituciones, prestan mucha atención a la situación de los «abuelos». Desafortunadamente… Por eso el Papa Francisco enfatizó el desagradable flagelo de la «cultura del descarte». Por eso, en este momento la Iglesia tiene el deber de asistir pastoralmente, estar cerca y dar el apoyo necesario a tantas personas mayores. El Santo Padre insiste e invita a todas las diócesis a organizar de manera concreta la pastoral de los ancianos, donde ellos son los protagonistas. Un punto de partida es que cada diócesis, cada parroquia y comunidad eclesial pueda celebrar el Día de los Abuelos con regocijo, convirtiéndolo así en el momento adecuado para agradecer a los abuelos todo lo que han hecho y siguen haciendo por la Iglesia y la sociedad. Entonces es también una excelente oportunidad para iniciar la reflexión pastoral sobre ellos, para ellos y con ellos. La de los ancianos no es sólo un tema que atañe a la Iglesia; los ancianos también necesitan apoyo político.

¿Qué propone y pide usted como Dicasterio a las instituciones incluso para lograr algo concreto? Quizás juntos…

Sí, hablamos como dicasterio, pero es el mismo Santo Padre quien ha dicho muchas veces en sus discursos que es necesario crear políticas públicas a favor de los mayores. Las demandas son planes de pensiones que se pueden mejorar, acceso a medicamentos gratuitos oa menor precio, apoyo físico y tiempo para estar juntos. En definitiva, son muchos los recursos que se pueden crear para dignificar a las personas mayores. La tarea de nuestro Dicasterio es pedir a todas las iglesias e instituciones que tengan este cuidado de los ancianos, que estén cerca de ellos y que también los defiendan.

Fuente: vatican news

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Viernes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (9,1-20):

EN aquellos días, Saulo, respirando todavía amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se...


Sal 116,1.2

R/. Ir al mundo entero y proclamad el Evangelio Alabad al Señor, todas las naciones, aclamadlo,...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,52-59):

EN aquel tiempo, disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede este darnos a comer su...

Leer todas las lecturas