Skip to main content
julio 3, 2023

S. ISABEL DE PORTUGAL

Santa Isabel de Portugal, también conocida como Isabel de Aragón o Isabel de Coimbra, nació el 4 de julio de 1271 en el Reino de Aragón, en lo que ahora es España. Fue hija del rey Pedro III de Aragón y de la reina Constanza de Sicilia. A una edad temprana, se comprometió con el rey Dionisio I de Portugal y se mudó a Portugal para casarse con él en 1282.

Isabel fue una reina muy piadosa y caritativa. Se dice que tenía un gran corazón y se preocupaba profundamente por los menos afortunados. Fundó varios hospitales, casas de acogida y orfanatos para ayudar a los necesitados y enfermos. Además, dedicó gran parte de su tiempo a cuidar personalmente a los enfermos y pobres, incluso lavando sus pies y distribuyendo comida entre ellos.

Uno de los episodios más famosos en la vida de Isabel es conocido como «Las rosas milagrosas». La historia cuenta que en una ocasión, mientras llevaba pan y otros alimentos a los pobres, su esposo la encontró y le preguntó qué llevaba debajo de su manto. Isabel respondió que llevaba rosas, pero cuando el rey abrió su manto, en lugar de encontrar pan, las rosas se habían convertido en rosas frescas y fragantes.

Tras la muerte de su esposo en 1325, Isabel vivió una vida retirada y dedicada a la oración. Pasó sus últimos años en el Monasterio de Santa Clara-a-Nova en Coimbra, Portugal, donde murió el 4 de julio de 1336. Fue canonizada como Santa Isabel de Portugal en 1625 por el papa Urbano VIII.

Santa Isabel de Portugal es venerada como patrona de la caridad, las viudas y los pobres. Su fiesta se celebra el 4 de julio, la fecha de su nacimiento. Es reconocida por su dedicación a los demás y su ejemplo de compasión y generosidad.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas