Skip to main content
Pascua mayo 23, 2023

El Arte de la Pascua: La Ascensión

Ver y reflexionar sobre el arte sacro, participar en vizio divina, ofrece a los fieles una excelente manera de meditar más profundamente en la vida de Jesucristo y el misterio de la salvación. Esta serie de artículos destacará varias obras de arte relacionadas con la gloriosa temporada de Pascua, con especial atención a las lecturas de las Escrituras. Cada una de estas obras de arte nos permite reflexionar sobre las asombrosas realidades de la vida resucitada.

La Ascensión del Señor marca la conclusión del Misterio Pascual. Esta gran solemnidad eleva nuestras mentes y nuestros corazones mientras anhelamos la unión plena con Jesús en la gloria. Aún así, el registro bíblico de este evento y el arte sagrado que lo describe nos recuerdan que hay un período de tiempo en el que vivimos en ambos mundos. Debemos mantenernos en nuestra tarea terrenal hasta que seamos “herederos conforme a la esperanza de la vida eterna” (Tito 3:7).

Los Evangelios nos dicen muy poco acerca de este evento. Tanto San Marcos como San Lucas ofrecen a los lectores dos oraciones: una oración sobre la Ascensión de Jesús y una segunda oración sobre las acciones de la Iglesia inmediatamente después. Son los Hechos de los Apóstoles, también escritos por San Lucas, los que nos dicen más acerca de este asombroso evento.

Benjamin West fue un artista estadounidense y uno de los principales fundadores de la Royal Academy of Art británica. En 1801, basándose claramente en el relato de los Hechos de los Apóstoles, West pintó La Ascensión. Su obra maestra captura la pura majestad de Jesús regresando al cielo, así como la maravilla y el asombro que causaron que los Apóstoles y la Iglesia primitiva adoraran y proclamaran las Buenas Nuevas.

El punto focal de la pintura es el Cristo Ascendido. Aquí recordamos la descripción de San Lucas en su Evangelio: “Y los condujo hasta Betania, y alzando las manos los bendijo. Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado arriba al cielo” (Lc 24, 50-51). En este momento, el Divino Hijo, la Segunda Persona de la Trinidad, regresa a su morada original “a la diestra de Dios” (Mc 16,19). El artista representó esta realidad pintando a Jesús envuelto en un estallido de luz que parece emanar de su ser divino.

Jesús levanta las manos en un acto que proclama su gloria triunfante y bendice a los que están cerca de él. Aquí nuevamente, podemos reflexionar sobre la divinidad de Jesús. ¿Medito en la divinidad de Jesús, su providencia y poder? ¿Me doy cuenta de que tomó mi naturaleza humana para que yo pudiera ser partícipe de la naturaleza divina (cf. 2 P 1, 4)? ¿Proclamo a Jesús como vencedor triunfante? ¿Busco estar cerca del gran Vencedor para recibir la bendición que desea otorgar?

También notamos que las manos levantadas del Señor muestran las cicatrices que resultaron de haber sido atravesadas por clavos. En su libro Vida de Cristo, Ven. Fulton Sheen escribió sobre esas manos perforadas en la Ascensión:

“Completado su sacrificio, cuando estaba a punto de ascender a su trono celestial, levantó las manos con la huella de los clavos. … Las manos fueron levantadas primero al cielo y luego bajadas a la tierra como para atraer sus bendiciones sobre los hombres. Las manos perforadas distribuyen mejor la bendición”.

¿Puedo recordar con frecuencia que el Misterio Pascual de Jesús, las “heridas [por las cuales] somos sanados” (Is.53:5), es la fuente última de toda gracia y bendición que hemos recibido o recibiremos? ?

La nube sobre la que Jesús sube al cielo también merece una reflexión. Los Hechos de los Apóstoles nos dice que “una nube lo ocultó de su vista” después que el Señor terminó de enseñar (Hechos 1:9). Este detalle nos hace recordar que, a lo largo de toda la historia de la salvación, una nube siempre ha significado la presencia sagrada de Dios, desde la peregrinación por el desierto después del éxodo hasta la Transfiguración en el Monte Tabor. ¿Reconozco a Dios como factor rector tanto de la historia humana como de mi propia historia?

No del todo dentro de la nube, pero muy cerca, están los “dos hombres vestidos de vestiduras blancas” mencionados por San Lucas (Hch. 1:10). Estos son ángeles, mensajeros de Dios, como los mencionados en el relato de la Resurrección de San Lucas. Mientras contemplamos estas dos figuras, sus palabras a los Apóstoles resuenan en nuestras mentes: “Varones galileos, ¿por qué estáis allí mirando al cielo?”. (Hechos 1:11). Con su pregunta, dan a entender que estas personas también deberían estar mirando las realidades de la tierra. ¿Cómo me ha llegado el mensaje del Señor y cómo he respondido? ¿Me he dado cuenta de que la obra del Reino es la respuesta necesaria e inmediata al Misterio Pascual? ¿Soy capaz de encontrar un equilibrio saludable entre contemplar la gloria del Señor en oración y meditación, por un lado, y participar en obras de misericordia y evangelización, por el otro?

Debajo de la nube y los ángeles, la mitad inferior de la pintura también provoca una meditación prolongada. Primero, notamos que esta parte de la pintura es bastante más oscura. Este podría ser el método del artista para representar la necesidad humana de la revelación divina. Tan poderosa y maravillosa como es la razón humana, es finita y limitada. Sin la ayuda de la gracia, todos nosotros estaríamos severamente envueltos en tinieblas. Incluso la Santísima Madre, en el centro de la multitud, necesita la gracia para iluminar plenamente sus capacidades humanas. ¿Tiendo a pensar que mi propia capacidad de razón es suficiente para el trabajo que realizo? ¿Reconozco mi propia necesidad de iluminación por la revelación de Dios?

Hay once Apóstoles junto con otros discípulos que fueron testigos de este evento. Claramente, esta es la Iglesia naciente. La mayoría de las figuras miran hacia el Cristo Ascendido. Sin duda, esta parece ser una postura adecuada. Pero, estos Once no fueron llamados a mirar continuamente hacia arriba. Fueron llamados a hacer una peregrinación por este mundo, que sería informada por esa mirada hacia el cielo. Por eso San Marcos nos dice: “Y saliendo, predicaban por todas partes, mientras el Señor les ayudaba y les confirmaba el mensaje con señales” (Mc 16,20). ¿Toda mi vida está informada por mi mirada hacia el cielo? ¿Es mi primera prioridad alcanzar el Cielo? ¿Busco traer a otros a ese estado conmigo?

En la parte inferior de la pintura, un apóstol se postra en adoración, recordándonos las palabras del Evangelio de San Lucas (cf. Lc 24, 52). El puro poder y la gloria de Nuestro Bendito Señor lleva a una persona a reconocer su propia falta de poder y valor. La gran paradoja es que tal comprensión se convierte en el lugar más eficaz desde el que evangelizar. La adoración en humildad nos hace proclamar la gloria y la grandeza del Dios-hombre. ¿Me postro en adoración ante Dios, tanto física como espiritualmente?

En estos días de espera de la Promesa del Padre de ser “revestidos de poder desde lo alto” (Lc 24,49), todos haremos bien en meditar en el memorable cuadro de Benjamin West. Puede recordarnos la gloria trascendente de Dios, así como la misión que se nos ha dado en este mundo. Esta obra de arte, junto con esta solemnidad, es un recordatorio fantástico de ambas dimensiones de lo cristiano.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas