Skip to main content
Pascua abril 8, 2024

¡Alégrate, todavía es Pascua!

«Sí, Cristo verdaderamente ha resucitado, y nosotros somos testigos de esto. Proclamamos este testimonio al mundo, para que la alegría que es nuestra llegue a incontables otros corazones, encendiendo en ellos la luz de la esperanza que no decepciona». — San Juan Pablo II, 2000

¡Buenas noticias! La Pascua no terminó el domingo. Como católicos, celebramos la Resurrección de Cristo durante toda una temporada litúrgica de siete semanas. (¡Una semana más que nuestra temporada de Cuaresma de penitencia y preparación!) Te animo a que te deleites en la alegría y la luz de la Resurrección durante toda la temporada de 50 días este año.

Este tiempo de alegría, «encendiendo… la luz de la esperanza», recordando el milagroso evento del triunfo de nuestro Señor sobre el pecado y la muerte, comienza con la Octava de Pascua, desde el Domingo de Pascua hasta el Domingo de la Divina Misericordia, y continúa hasta el Domingo de Pentecostés.

Comenzamos la temporada con la Vigilia Pascual, celebrada en la noche del Sábado Santo. Es la Liturgia de todas las liturgias, comenzando con la iluminación del fuego pascual en la oscuridad. Católicos de todo el mundo celebran este día más solemne de la Resurrección, que es central para el cristianismo. Sin la Resurrección, todos los demás aspectos de la fe se desmoronan. Después de encender el cirio pascual, todos los demás encienden sus velas una a una hasta que toda la iglesia brilla, representando la Luz de Cristo que se expande por todo el mundo. Mi parte favorita de la Vigilia Pascual es cantar el Exsultet, la Proclamación Pascual. Siempre ha sido mi parte favorita de la Misa debido a la hermosa imaginería que contrasta la luz y la oscuridad, como se ilustra en el siguiente verso:

Por tanto, Señor, te pedimos que esta vela, consagrada para la gloria de tu nombre, persevere sin menguar, para vencer la oscuridad de esta noche.

Recíbela como un fragante perfume, y que se mezcle con las luces del cielo.

El último día de la Octava de Pascua está marcado por el Domingo de la Divina Misericordia, que presenta a los católicos la oportunidad de recibir una indulgencia plenaria, uno de los dos tipos de indulgencias. Este tipo elimina todo castigo temporal debido al pecado, mientras que una indulgencia parcial solo elimina parte del castigo temporal.

Es importante entender que una indulgencia es una «remisión del castigo temporal debido a los pecados cuya culpa ya ha sido perdonada». (CIC 1471) Las indulgencias son diferentes de la confesión en que se refieren a los efectos de los pecados que ya han sido perdonados. La Iglesia enseña que estos pecados, aunque perdonados por Dios, dejan un efecto temporal o «mancha» en el alma. El castigo temporal que las indulgencias remiten es esta mancha temporal dejada en el alma debido al pecado pasado.

Según El Don de la Indulgencia publicado por la Penitenciaría Apostólica, una indulgencia plenaria se puede obtener mediante:

Estar en estado de gracia, completamente desapegado del pecado (incluso el pecado venial) Recibir el Sacramento de la Confesión Recibir la Eucaristía Orar por las intenciones del Papa

Sin embargo, el P. Chris Alar de los Padres Marianos de la Inmaculada Concepción explica cómo una indulgencia concedida el Domingo de la Divina Misericordia es única. Para obtener esta indulgencia, un católico debe recibir el Sacramento de la Confesión antes o durante el fin de semana del Domingo de la Divina Misericordia, así como recibir la Sagrada Comunión durante el fin de semana de la Divina Misericordia. El P. Chris explica que Jesús extiende una gracia especial a Su Iglesia el Domingo de la Divina Misericordia y concede «libertad de todo pecado y castigos» sin completar los otros requisitos necesarios para recibir todas las demás indulgencias. ¡Tal riqueza de misericordia!

Entonces, más allá de asistir a la Misa de Pascua y prepararse para recibir la indulgencia ofrecida el Domingo de la Divina Misericordia, ¿cómo podemos celebrar mejor la Pascua durante toda la temporada?

Te animaría a que dediques tiempo cada día a reflexionar sobre el significado de la Resurrección de Cristo y su importancia en nuestras vidas y para toda la humanidad. Ya sea al comienzo del día, en tus trayectos durante el día o quizás antes de acostarte, te recomiendo meditar en pasajes relacionados con la Pascua de las Escrituras y de los santos.

Un pasaje digno de meditación, de un sermón de Pascua de San Vicente Ferrer, nos anima a regocijarnos y reflexionar:

Pero el más grande de todos [los días festivos] es el Día de Pascua, el día de la Resurrección del Señor, porque hoy se nos dio la seguridad de obtener la vida eterna e inmortal en alma y cuerpo. Cristo nos lo dio a través de Su Resurrección, que es la causa y la garantía de nuestra resurrección.

San Vicente señala la conexión entre la Resurrección de Cristo y la nuestra. La Resurrección de Cristo nos ganó la «seguridad de nuestra resurrección», sin la suya, la nuestra no existiría. Él abrió las puertas del cielo, y no volverán a cerrarse. Esa es nuestra seguridad. Pero, ¿qué significa nuestra resurrección? La nuestra es la renovación y perfección del cuerpo y del alma, o como lo expresa San Vicente, la capacidad «de obtener la vida eterna e inmortal en alma y cuerpo». Nuestra resurrección llega cuando somos perfeccionados en nuestras almas creciendo en santidad con Dios durante esta vida y después a través del Purgatorio, si es necesario, así como en nuestros cuerpos en la Segunda Venida. Seremos unidos cuerpo y alma al final de los tiempos, y ambos serán perfeccionados por esta misma victoria de la Resurrección de Cristo. Solo es a través de Él, a través de Su sacrificio y victoria, y a través de nuestra participación intencional en él que estamos «seguros de nuestra resurrección».

Es nuestra invitación a aceptar. Es nuestra victoria para compartir. Por lo tanto, en esta temporada de Pascua, a través de tus meditaciones en la oración, reflexiona cómo Cristo te está llamando a prepararte y aceptar este regalo de tu resurrección y cómo Él quiere que compartas en la suya en este momento mismo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas