Skip to main content
Pascua mayo 10, 2023

Adonde Yo Voy Tú Sabes el Camino: Quinta Semana de Pascua

En el Evangelio de hoy, vemos a los apóstoles tan densos como pueden ser, sin embargo, Jesús promete: «Haréis las obras que yo hago… y mayores». ¿En realidad?

Evangelio (Leer Jn 14,1-14)

La lectura de hoy viene en el contexto del Discurso de la Última Cena (Jn 13-17), cuando Jesús habla a los Doce más directamente de lo que hemos visto hasta ahora. Su hora casi ha llegado; el tiempo de las parábolas ha terminado. Los apóstoles entienden que uno de ellos traicionará a Jesús. Están profundamente perturbados. Dos veces en el capítulo anterior, Jesús los inquieta con estas palabras: “A donde yo voy, vosotros no podéis venir” (Jn 13,33.36). Ahora, Jesús busca consolarlos.

«No deje que se angustien. Tienes fe en Dios; tened fe también en Mí” (Jn 14,1). Jesús no quiere que Su experiencia de traición, negación y partida les robe la paz a Sus amigos. Los va a dejar, pero les dice que les va a preparar un lugar para volver a llevárselos. Hasta ahora, todo bien. Seguramente estas palabras trajeron a los Doce algún tipo de consuelo. Luego vino el giro: “Adónde yo voy, vosotros conocéis el camino” (Jn 14,4).

¿Qué? Los apóstoles estaban completamente perdidos. Tomás habla por ellos: “Maestro, no sabemos adónde vas; ¿Cómo podemos saber el camino? (Juan 14:5). Imagínese lo frustrante que debe haber sido esto para los hombres que eran cada vez más conscientes de que se acercaban los problemas. Estaban buscando detalles, un destino con nombre y un plan para llegar allí. Jesús los confunde con esta extraña declaración. Quizás encontraron Su respuesta aún más misteriosa: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. nadie viene al Padre sino por mí” (Jn 14,6). ¿Cómo puede una Persona ser a la vez un destino y el camino para llegar a él? Jesús les da a los apóstoles confundidos la respuesta a esta pregunta, pero, ¡ay!, son demasiado tontos para captarla. “Si me conocéis, también conoceréis a mi Padre. Desde ahora le conocéis y le habéis visto” (Jn 14,7). La casa que Jesús prepararía para sus seguidores era una morada con Dios, y el “camino” hacia esa morada se estaba revelando en Jesús: todas sus palabras, señales, prodigios y, en definitiva, su muerte y resurrección lo dejarían claro. que Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo. Vivir y morir en Cristo es el camino a casa.

Felipe aclara que todo esto cayó en saco roto: “Maestro, muéstranos al Padre, y eso nos basta” (Jn 14,8). Incluso Jesús se sorprendió de esta densidad: “¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y todavía no me conoces, Felipe?”. (Juan 14:9). Los apóstoles aún no habían captado completamente la relación de Jesús con el Padre. Iba a ser necesaria la Resurrección, la Ascensión y el descenso del Espíritu Santo antes de que pudieran entender estas importantes palabras. Sin embargo, cuando todavía estaban vergonzosamente oscuros, Jesús les hace una promesa asombrosa: “Yo digo: el que cree en mí, hará las obras que yo hago, y las hará mayores, porque yo voy al Padre” (Jn 14). :12). ¡Notable! Podemos sentir la debilidad humana de los apóstoles: siempre pensando en lo incorrecto, sin entender el punto por completo. Sin embargo, porque Jesús es el Camino (que nos muestra cómo vivir como hombres a imagen y semejanza de Dios), la Verdad (que nos enseña lo que es verdad acerca de Dios y del hombre), y la Vida (que derrama Su propia vida glorificada en la nuestra a través de los sacramentos), es Él quien garantiza el futuro de su Iglesia. ¿Puede ser realmente que, a través de Sus seguidores, Él hará obras aún mayores que las que hizo mientras estuvo en la tierra? Para llegar allí desde el Evangelio de hoy, necesitaremos ver una transformación impresionante de algún tipo en las otras lecturas.

Posible respuesta: Señor, creo que a veces me podrías decir: “¿Tanto tiempo hace que estoy contigo y todavía no me conoces?”. Por favor, ayúdame a conocerte como eres.

Primera Lectura (Leer Hechos 6:1-7)

Este pasaje de Hechos describe un evento que podría haber causado una división dañina en la Iglesia apostólica. Los “helenistas” (viudas judías de habla griega que habían vivido anteriormente en varias partes del imperio romano) se sintieron menospreciadas en la distribución de alimentos (las viudas dependían totalmente del cuidado de otros) a favor de los “hebreos” (judíos nativos de habla aramea). a Palestina). Vea cómo los Doce reaccionan a este problema con sabiduría, compasión y claridad de misión. ¿No son estos también los rasgos que vimos por primera vez en Jesús? En solo estos pocos versículos, podemos ver a hombres muy diferentes a los que dejamos confundidos e inseguros en la lectura del Evangelio. Sabemos lo que sucedió en el medio, por supuesto. Jesús llevó a cabo Su obra de Redención, y estos hombres están mostrando sus frutos. Su primera preocupación es “la oración y el ministerio de la palabra” (Hechos 6:4), las mismas prioridades de su Maestro cuando vivía entre ellos. Sin embargo, reconocieron su responsabilidad, como líderes de la Iglesia, de evitar una ruptura en la comunión de los creyentes. Dirigieron con confianza la elección de los primeros diáconos (todos hombres de habla griega, aparentemente, asegurando justicia para las viudas helenistas), y, con esta ruptura resuelta, «la palabra de Dios continuó extendiéndose» (Hechos 6: 7) , aumentando grandemente el número de discípulos. “Incluso un gran número de sacerdotes se hacían obedientes a la fe” (Hechos 6:7). ¿Vimos sacerdotes judíos siguiendo a Jesús en Su día? Cuando reconocemos esta amable expansión de la Iglesia en Jerusalén, empezamos a entender lo que Jesús quiso decir con su promesa de “grandes obras” a los apóstoles. Su propio ministerio estaba limitado en tiempo y espacio. La difusión global del Evangelio iba a suceder a través de Sus seguidores. Esta es la maravilla del Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia.

Respuesta posible: Jesús, estoy agradecido de ser parte de la Iglesia que ha continuado Tu obra durante 2000 años. ¡Que nunca me canse de hacerlo!

Salmo (Leer Sal 33: 1-2, 4-5, 18-19)

Recordemos que en el Evangelio, Jesús consoló a sus apóstoles, que estaban a punto de pasar por una terrible prueba, con una sencilla exhortación: “…tened fe en Dios; Tened también fe en Mí… Creedme” (Jn 14:1, 11). Era un llamado a la confianza. Perseveraron, con algunos baches, y se convirtieron en los hombres de los que leímos en la primera lectura. El salmista da voz a todos los que tienen la experiencia de confiar en las palabras de Jesús, incluso cuando parecen prometer lo imposible (como lo hicieron con los Doce en el Evangelio): “Recta es la palabra de Jehová, y todas sus obras son dignos de confianza” (Sal 33, 4). Este salmo es un canto de alabanza de personas que han aprendido que confiar en el Señor es su mejor esperanza de felicidad y paz: “Mira, los ojos del Señor están sobre los que le temen, sobre los que esperan en su bondad” (Sal. 33:18). Los apóstoles fueron los primeros en confiar de esta manera, y sin miedo nos han enseñado a hacer lo mismo: “Señor, sea tu misericordia sobre nosotros, mientras confiamos en ti”.

Respuesta posible: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léalo de nuevo en oración para hacerlo suyo.

Segunda Lectura (Leer 1 Pedro 2:4-9)

En la epístola, Pedro nos ayuda a entender más claramente cómo puede ser que los seguidores de Jesús hagan obras mayores que las que hizo Jesús en Su vida terrenal. Él describe a Jesús como “una piedra viva” (1 Pedro 2:4), haciendo uso de varias referencias del Antiguo Testamento para explicar que Jesús es el Nuevo Templo de Dios (una Persona, no un edificio). La adoración en el templo en el Antiguo Pacto estaba destinada a presagiar la verdadera adoración del cielo, en espíritu y en verdad. Fue esta afirmación de Jesús la que fue rechazada por muchos judíos, convirtiéndose así en una piedra de tropiezo para ellos. La sorpresa dramática en el plan de Dios, sin embargo, es que nosotros también somos “piedras vivas” en este Nuevo Templo: “…sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo ” (1 Pedro 2:5). En virtud de nuestro bautismo, todos los creyentes pueden participar con Cristo en la salvación del mundo. Amigos, el lenguaje humano se queda corto para explicar las implicaciones de esta increíble verdad. Sin embargo, el Catecismo no se puede quedar atrás en su formulación, y vale la pena citarlo extensamente:

Por eso los laicos, entregados como están a Cristo y ungidos por el Espíritu Santo, son maravillosamente llamados y preparados para que se produzcan en ellos frutos aún más ricos del Espíritu. Por todas sus obras, oraciones y compromisos apostólicos, vida familiar y conyugal, trabajo diario, relajación de la mente y del cuerpo, si se realizan en el Espíritu, incluso las penalidades de la vida si se sobrelleva con paciencia, todo esto se convierte en sacrificios espirituales aceptables para Dios a través de Jesucristo. En la celebración de la Eucaristía éstos pueden ser ofrecidos muy convenientemente al Padre junto con el cuerpo del Señor. Y así, adorando en todas partes con sus acciones santas, los laicos consagran el mundo mismo a Dios, ofreciendo adoración en todas partes con la santidad de sus vidas. (CCC 901)

Cuando asimilamos el significado de este párrafo, nuestras vidas cambian para siempre. Las obras salvadoras de Jesús no se limitan a treinta y tres años en Palestina. Incluso en nuestras vidas ordinarias, Él continúa ese trabajo.

Dejemos que San Agustín tenga la última palabra sobre esta deslumbrante verdad, en su comentario sobre el Evangelio de Juan: “No es que el que cree en mí sea mayor que yo, sino que entonces haré mayores obras que ahora; mayor, por el que cree en mí, de lo que hago ahora por mí mismo sin él” (In Ioann, Evang., 721).

Respuesta posible: Señor Jesús, sé que todas las partes de mi vida pueden convertirse en sacrificios espirituales para salvar la parte del mundo que solo yo experimento. Ayúdame a nunca olvidar esto.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,10-16):

La salvación fue el tema que investigaron y escrutaron los profetas, los que predecían la...


Sal 97,1.2-3ab.3c-4

R/. El Señor da a conocer su victoria Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,28-31):

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo...

Leer todas las lecturas