Skip to main content
Mensajes mayo 25, 2020

Homilía de San Juan Pablo II durante el Consistorio del 25 de mayo de 1985

Al conmemorar el 35 Aniversario de la creación del primer Cardenal de Nicaragua y Centroamérica, Monseñor Miguel Obando Bravo (SDB); compartimos con ustedes la Homilía íntegra de San Juan Pablo II durante el Consistorio esa mañana del sábado 25 de mayo de 1985.

CONSISTORIO ÚNICO

HOMILÍA DE JUAN PABLO II

Sábado 25 de mayo de 1985

«Cantemos al Señor con voz de alegría».

  1. Sí, venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio; Sí, queridos fieles, que hoy se han reunido en esta plaza incluso desde lugares muy distantes, tenemos razones para cantarle al Señor en agradecimiento por el solemne evento que nos permite vivir: el Colegio de Cardenales se enriquece esta mañana con veintiocho nuevos miembros. .Si bien felicito cordialmente a los elegidos, asegurándoles mi estima y afecto, deseo ofrecer un saludo respetuoso a las Delegaciones de los diversos países, así como a las Representaciones de las numerosas Diócesis, que han querido estar presentes para coronar a los nuevos Cardenales.

«Cantemos al Señor con voz de alegría». Estas palabras expresan bien los sentimientos que nos animan a todos. Lo que se está logrando hoy tiene un significado significativo para la vida de la Iglesia, que camina por los caminos del mundo y de la historia. Lo que este significado nos deja claro por la Palabra de Dios que hemos escuchado hace un momento. Cristo renueva a estos elegidos la entrega dada a los apóstoles a punto de partir para la primera misión evangelizadora: deben ir al encuentro de sus hermanos «con la prudencia de la serpiente y con la sencillez de la paloma» (cfr. Mt 10, 16), trayendo a todos las «buenas noticias» de salvación. No deben hacerse ilusiones sobre la bienvenida que se les reservará. No pocas veces se les hará una señal de contradicción y, a veces, incluso de persecución.

Por esta razón, ¿tendrán que abandonarse al desánimo y al pesimismo? Las advertencias de Cristo van en la dirección opuesta. Tres veces Jesús exhorta a los Apóstoles a «no tener miedo», «no dejarse llevar por el miedo», «no tener miedo» (cf. ibid . 10, 26. 28. 31), es decir, cultivar una actitud de confianza. seguridad y abandono radical. Y esto, eso sí, aunque no los engañe sobre los posibles desarrollos de su relación personal: su misión también los llevará a medirse contra «los que matan el cuerpo» ( Ibid. 10, 28) y en esta comparación su vida puede ser sacrificada. Sin embargo, a pesar de esto, deben seguir confiando. ¿Porque? La razón es doble: en primer lugar, porque nuestro Padre Celestial, que también sabe acerca del gorrión que cae sin vida al suelo, sabe todo acerca de sus hijos, incluida la cantidad de cabello en la cabeza (cf. Mt 10, 30 s.). Por lo tanto, pueden estar seguros: pase lo que pase, no habrá nada inesperado; nada que no sea parte de un plan providencial, cuyo resultado final será una mayor alegría para el discípulo mismo, que ha sido probado.

La segunda razón es que «no hay nada oculto que no deba revelarse y secreto que no debe revelarse» ( Ibid . 10, 26). El mensaje, que por el momento Jesús confía «en el oído» de sus apóstoles, luego será «proclamado en los tejados» (cf. Ibid. 10, 27), es decir, claramente resonará en el oído de todos. La palabra del Evangelio posee en sí misma una fuerza imparable, que la proyecta hacia el mundo y hacia el futuro. Puede intentar oponerse y sofocarlo, pero al final superará todas las barreras, alcanzará cada región, ganará el corazón de cada persona de buena voluntad.

Dos mil años de historia confirman la verdad de esta predicción de Cristo: el Evangelio ha cruzado los mares y ha ido más allá de las fronteras de las regiones más impermeables de la tierra. No es que los ostracismos y las persecuciones hayan cesado mientras tanto: también desde este punto de vista, la palabra de Cristo continúa teniendo una implementación precisa. Pero los creyentes de hoy ya pueden saber a partir de ahora cuáles serán los resultados finales de la angustia a la que están sometidos en el presente: los anunciadores del Evangelio también pueden ser encarcelados, pero el anuncio de los que son portadores no será así (Cfr. 2 Tim. 2, 9).

  1. La palabra del Evangelio también saldrá victoriosa en las persecuciones de hoy y cruzará el umbral ahora del nuevo milenio para llevar a las generaciones venideras la promesa del perdón y el anuncio de la esperanza.

Por lo tanto, con razón, la Primera Carta de Pedro exhorta: «Humíllense bajo la poderosa mano de Dios, para que se exalten en el momento adecuado, arrojando todas sus preocupaciones en él, porque él se preocupa por ustedes» ( Pt 5, 6-7). El abandono humilde y confiado en las manos de Dios es la actitud correcta del mensajero bajo prueba.

«DiO se preocupa por ti»: esta preocupación por Dios por el destino de sus hijos es el fundamento sobre el cual descansa la confianza de la Iglesia de todos los tiempos. Es una confianza bien colocada, porque la preocupación del Padre ha ido tan lejos como para enviar a la comunidad de creyentes la Tercera Persona de la Trinidad, el Espíritu Santo, a permanecer con ella para siempre: «Rezaré al Padre – prometió Cristo – y él lo hará él dará otro Consolador para que se quede contigo para siempre «( Jn 14:16 ).

Nos estamos preparando para revivir el grandioso evento de Pentecostés mañana: la Iglesia se reúne hoy en oración alrededor de María, como la comunidad primitiva se reunió en el Cenáculo de Jerusalén, para prepararse para darle la bienvenida a Aquel que viene a «convencer al mundo con respecto al pecado , a la justicia y al juicio «(cf. Ibid . 16, 8), es decir, Aquel que viene a dar a la Iglesia la fuerza necesaria para enfrentar el mundo y ser testigo de la condenación del pecado, la derrota de Satanás y el triunfo de la justicia de Dios.

  1. Esta víspera de Pentecostés reverbera en el Consistorio de que estamos celebrando una luz particular. Personas de diferentes partes del mundo están llamadas a formar parte del Colegio de Cardenales. En ellos se representan iglesias geográficamente distantes entre sí, pero profundamente unidas en el vínculo de la caridad de Cristo.

Multiplicidad y unidad: este es un hecho que nos invita a reflexionar. En el Colegio de Cardenales se ponen de manifiesto dos dimensiones esenciales de la Iglesia, que es universal y particular. Siempre lo ha sido, desde el principio. Ya en Jerusalén, la comunidad primitiva reunida alrededor de los Apóstoles era al mismo tiempo «particular» y «universal»: era «articulada» porque estaba vinculada a un lugar específico, precisamente Jerusalén; y al mismo tiempo era «universal», porque reunía a personas de diferentes naciones, que tenían su propio idioma, cultura, costumbres y tradiciones.

El evento, que estamos experimentando hoy, propone esta doble dimensión de la Iglesia: los nuevos Cardenales están asociados con un vínculo particular con la Iglesia de Roma, que los Apóstoles Pedro y Pablo fundaron con palabra y sangre. Sin embargo, dan testimonio al mismo tiempo de la extensión universal de la Iglesia: de hecho, hay personas de las más diversas partes del mundo, miembros de iglesias muy antiguas, que cuentan con tradiciones venerables, y exponentes de iglesias fundadas en tiempos más cercanos a nosotros. , en el cual, sin embargo, la semilla del Evangelio ya ha madurado abundantes cosechas.

Los tesoros de diferentes culturas se unen hacia esta Iglesia de Roma a través de su gente; Con ellos, las experiencias humanas y las conquistas de pueblos con una historia de mil años se convierten en parte de la herencia de la sabiduría que los siglos han acumulado en la Sede de Pedro. Al mismo tiempo, el sentido vivo de catolicidad, que se respira en esta ciudad donde la Providencia quería colocar el centro del cristianismo, fluye de regreso a las Iglesias en las que ejercen su ministerio o se expresa en la actividad que realizan en las diferentes cuerpos de la Santa Sede. Entre los nuevos Cardenales, numerosos prestan su servicio fiel y válido a la Sede Apostólica, en el que aportan la contribución de su experiencia y sus mejores energías.

  1. El misterio de la unidad y la pluralidad de la Iglesia, por lo tanto, se afirma también en el evento de hoy. Hoy queremos celebrar este misterio con gozosa gratitud, mientras nos preparamos para recibir un nuevo derramamiento del Espíritu sobre la solemnidad de Pentecostés. Lo que estamos experimentando hoy es verdaderamente un evento de Pentecostés, en el cual se nos da la experiencia de una presencia particular del Espíritu «consolador» prometido por Cristo a su Iglesia.

Lo invocamos hoy con particular fervor, para que pueda descender sobre los nuevos Cardenales, llenándolos con sus regalos. Que cada uno de ellos sea fiel a sus tareas de «usque ad sanguinis effusionem», hasta el derramamiento de sangre, de acuerdo con la antigua fórmula que tiene en el color púrpura de su insignia una respuesta precisa y expresiva.

Al mismo tiempo, queremos entender en nuestra oración a todos los pastores de la Iglesia, que deben medirse contra las fuerzas del mal presentes en el mundo. Por todos estos testigos de los sufrimientos de Cristo (Cfr. 1 Pt 5, 1) imploramos luz, coraje, constancia, para que, fieles a la misión recibida, sepan entregarse a su rebaño con intenso amor pastoral, en la perspectiva de la «corona de gloria que no la hace marchitar» (cf. ibid . 5, 4).

Y recemos también por todos los fieles dispersos por todo el mundo, para que en medio de las pruebas diarias puedan ser «firmes en la fe» ( Ibid . 5, 9).

«¡Veni, Sancte Spiritus!», Invocamos con toda la Iglesia. «Ven, Espíritu Santo / envíanos del cielo / un rayo de tu luz». Sí ven ! La Iglesia espera tu ayuda. Ven y no dejes que se pierda en los caminos del mundo, pero, apoyado por el calor de tu luz, camina con seguridad hacia el Novio, hacia quien suspira con todo el ímpetu de su corazón (cf. Rev 22, 17).

¡Ven, Espíritu divino! Amén.

Saludo a las delegaciones de los países de habla inglesa que vinieron al Consistorio. Su presencia aquí hoy es un signo de su estima por los nuevos Cardenales, y una expresión de la importancia que le da a su papel en la Iglesia de Dios. Están llamados a ejercer un servicio pastoral especial en la Iglesia, a ser testigos de su universalidad y a colaborar de manera especial con el Sucesor de Pedro. Una vez más, todos celebramos el misterio de la unidad de la Iglesia.

Deseo saludar con afecto a todas las personas de lengua española aquí presentes, de modo particular a los familiares, diocesanos y amigos de los nuevos Cardenales, así como a las Delegaciones de sus representantes Países. Pido a Dios que este acontecimiento  eclesial para cada uno de vosotros sea un Nuevo motivo de alegría, de paz y de esperanza cristianas que os haga sentir más unidos a la Iglesia universal. Esa unión en la fe y el amor, corroborada por la presencia del Espíritu Santo, siga animando ahora y siempre todos los momentos de vuestra vida.

ALOISIO DADAGLIO, diaconiam S. Pii V ad locum vulgo «Villa Carpegna» ;

  1. SIMONI LOURDUSAMY,diaconiam S. Mariae de Gratias ad Fornaces extra Portam Equitum; * *

FRANCISCO A. ARINZE, diaconiam S. Ioannis en Pinea ; * *

IOΑΝΝI FRANCISCO FRESNO LARRA Í N, titulum S. Mariae Immaculatae Lourdensis ad Viam Boeceam ; * *

AΝTOΝIO INOOCENTI, diaconiam S. Mariae en Aquiro ;

MICHAELI OBANDO BRAVO, titulo S. Ioannis Evangelistae en espinaceto ;

AGUSTINO MAYER, diaconiam S. Anselmi en Aventino ;

ANGELO SUQU Í EN GOICOECHEA, titulo Praecelsae Dei Matris ;

IOΑΝΝI HIERONYMO HAMER, diaconiam S. Sabae ;

RICHARDO VIDAL, titulo Ss. Petri et Pauli en Via Ostiensi ;

HENRICO ROMANO GULBINOWICZ, titulum Immaculatae Conceptionis Mariae ad Cryptam Rubram ;

PAULO TZADUA, titulum Ss.mi Nominas Mariae ad Viam Latinam ;

IOSEPHO TOMKO, diaconiam Iesu Boni Pastoris ad locum vulgo «Montagnola» ;

MYROSLAO IVANO LUBACHIVSKY, titulum S. Sophiae en Via Boccea ; * *

AΝDREAE DESKUR, diaconiam S. Caesarei en Palatio ;

PAULO POUPARD, diaconiam S. Eugenii Papae ;

ALOISIO ALBERTO VACHON, titulo S. Pauli a Cruce en «Corviale» ; * *

ALBERTO DECOURTRAY, titulum Ss.mae Trinitatis en Monte Pincio ;

ROSALIO IOSEPHO CASTILLO LARA, diaconiam Dominae Nostrae de Coromoto apud S. Ioannem a Deo ;

FRIDERICO WETTER, titulum S. Stephani en Coelio Monte ;

SILVANO PIOVANELLI, titulum S. Mariae Gratiarum ad Viam Triumphalem ; * *

HADRIANO SIMONIS, titulum S. Clementis ;

EDUARDO GAGNON, diaconiam S. Helenae extra Portam Praenestinam ;

ALFONSO STICKLER, diaconiam S. Georgii en Velabro ;

BERNARDO F. LAW, titulum S. Susannae ;

IOANNI I. O’CONNOR, titulo Ss. Ioannis y Pauli ;

IACOBO BIFFI, titulo Ss. Ioannis Evangelistae et Petronii ; * *

PETRO PAVAN, diaconiam S. Francisca en Paula ad Montes .

* Litteris Apostolicis, sub plumbo datis die tertio mensis Maii a. 1985, ad hanc dignitatem evectum vel evectam.

© Copyright 1985 – Editorial del Vaticano

Si te gustó, por favor comparte!

Etiquetas

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XV Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del libro de Isaías (10,5-7.13-16):

Así dice el Señor: «¡Ay Asur, vara de mi ira, bastón de mi furor! Contra...


Sal 93

R/. El Señor no rechaza a su pueblo Trituran, Señor, a tu pueblo, oprimen a tu...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-27):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque...

Leer todas las lecturas