Skip to main content
Vida Catòlica marzo 27, 2024

Pecado, Oración y Perdón

En la obra Hamlet de Shakespeare, encontramos al rey Claudio torturado por sus pecados. Ha matado a su propio hermano y engaña al pueblo de Dinamarca en su beneficio al decirles que el rey Hamlet murió de causas naturales. Por lo tanto, es un asesino y un mentiroso. Al casarse con la esposa de su hermano, se convierte en el suegro de Hamlet además de ser su tío. Tiene buenas razones para ser atormentado por la culpa.

«Oh, mi ofensa es grave», declara en su soliloquio, «huele al cielo. Tiene la maldición más antigua y primitiva sobre ella: el asesinato de un hermano. No puedo rezar: aunque la inclinación sea tan aguda como la voluntad, mi mayor culpa vence mi fuerte intención» (Acto 3, escena 3).

Puede articular las palabras, pero no puede rezar. No puede unir su corazón a sus oraciones: «Mis pensamientos vuelan hacia arriba, mis pensamientos permanecen abajo. Las palabras sin pensamientos nunca van al cielo». Mientras que no puede rezar, sí puede reflexionar con sinceridad. Esto solo aumenta su auto-tortura. Se da cuenta de que no quiere soltar las razones de su crimen: «Mi corona, mi propia ambición y mi Reina». Debido a que no se arrepiente, no puede rezar con sinceridad. Y porque no puede rezar, no puede ser perdonado.

La oración es el término medio que permite que el pecado sea perdonado. La misericordia de Dios no se otorga indiscriminadamente. Dios es justo y no dispensará Su perdón mientras el pecador permanezca impenitente. Claudio no puede actuar debido al peso de sus pecados. No puede rezar ni encontrar paz. Se encuentra en medio de un dilema.

En contraste, San Agustín pudo rezar con sinceridad de corazón y, por lo tanto, ser absuelto de sus pecados. Al comienzo del Libro X de sus Confesiones, Agustín escribe: «Porque he aquí que amas la verdad, y el que hace la verdad viene a la luz. Deseo hacerlo en la confesión, en mi corazón delante de Ti, en mi escritura delante de muchos testigos».

Agustín pudo decir lo que Claudio no pudo decir: «Mis palabras vuelan sin separarse de mi corazón, las palabras unidas con el corazón siempre van al cielo». Agustín también quiere que el mundo conozca su confesión para que otros puedan aprender sobre la naturaleza de la oración y un Dios perdonador. En su libro, La Conversión de Agustín, Romano Guardini afirma que «el verdadero significado de la confesión es el intento del alma de alcanzar a Dios para lograr la plenitud del ser y la autorrealización». Agustín agradeció a Dios por perdonar «mis pecados pasados y [tender] un velo sobre ellos, y de esta manera me has dado felicidad en Ti mismo cambiando mi vida por la fe y tu sacramento». La confesión y la conversión fueron el punto de inflexión en su vida. Llegó a ser el Obispo de Hipona, autor de numerosos libros y uno de los más influyentes de todos los Doctores de la Iglesia Católica.

Antes de su conversión, Agustín había dicho: «Señor, hazme casto, pero no todavía». En este caso, estaba simplemente coqueteando con la oración y no siendo ni sincero ni arrepentido. Este coqueteo, una casa intermedia de la oración, es algo con lo que muchas personas pueden identificarse. La oración exige una voluntad de servir a Dios con verdad, así como con un firme propósito de enmienda.

La oración, como hemos dicho, es el eslabón indispensable entre el pecado y el perdón. La vida es difícil y las tentaciones pueden ser seductoras y desmoralizadoras. Las personas cometen errores que pronto lamentan. En muchos casos, estos errores son lo suficientemente graves, como en el caso del rey Claudio, como para impedirles hacer una confesión. Sin embargo, hay que tener en cuenta dos cosas: la confesión y el perdón están disponibles incluso para los pecados más graves. Los beneficios de la vida que la oración puede traer pueden dar al penitente una vida nueva y más rica.

En su libro, Oración, el distinguido teólogo Hans Urs von Balthasar escribe sobre los beneficios de la oración para rescatar y restaurar la vida. La oración, señala, «es como una escalera de cuerda arrojada hacia nosotros en peligro de ahogamiento, para que podamos subir al barco; o, una alfombra desenrollada ante nosotros que nos lleva al trono del Padre; una antorcha brillando en la oscuridad de un mundo silencioso y sombrío, en cuya luz ya no somos acosados por problemas, sino que aprendemos a vivir con ellos».

Las mujeres que han tenido un aborto, especialmente aquellas que son católicas, comúnmente creen que su pecado es imperdonable. Después de todo, el Concilio Vaticano II afirma que el aborto es «un crimen abominable». Algunas han evitado la Misa y los sacramentos durante largos períodos de tiempo. Algunas temen que la pena de excomunión impuesta sobre ellas sea irrevocable. Si bien ha sido difícil para muchas de estas mujeres ir directamente a la confesión, no debería ser tan difícil rezar. La oración es un escalón importante hacia la confesión y, en última instancia, el perdón. En su encíclica Evangelium Vitae (el Evangelio de la Vida), el Papa Juan Pablo II afirma: «Ciertamente lo que sucedió fue y sigue siendo terriblemente malo. Pero no se rindan a la desesperación y no pierdan la esperanza».

Hay algo mucho peor que el pecado. Es permitir que el pecado gobierne la vida de uno. De esta manera, el pecado se multiplica a lo largo de la vida de uno. Este pensamiento proporciona un incentivo adicional para comenzar a rezar, rezar por la esperanza y el coraje para confesar. El futuro de uno está en juego y no debería ser puesto en manos del pecado.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XVI Semana del Tiempo Ordinario.


Comienzo del profeta Jeremías (1,1.4-10):

Palabras de Jeremías, hijo de Helcías, de los sacerdotes residentes en Anatot, territorio de Benjamín....


Sal 70

R/. Mi boca contará tu salvación, Señor A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9):

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a...

Leer todas las lecturas