Skip to main content
Vida Catòlica marzo 14, 2024

La fuerza sanadora de la quietud y el silencio de María en el Calvario

Cuando vuelves a recorrer, con la tradición cristiana, el camino hacia el Calvario, recuerdas el encuentro entre Jesús y su Madre; pero notas que no hay palabra alguna pronunciada, ninguna acción realizada. Lo mismo ocurre al final: ella está de pie al pie de la Cruz, pero está en silencio y quieta. Y de hecho, lo que notas en la historia de la Pasión en su totalidad es el marcado contraste entre la quietud tranquila de aquellos que lo aman y la actividad incesante de sus enemigos.

Los sacerdotes son llamados apresuradamente a la sesión de medianoche del Sanedrín. El traidor Judas corre de un lado a otro. Están los guardias del Templo y la soldadesca romana; la agitación de Pilato; el bullicio del palacio, probablemente el trastorno sin precedentes de una visita nocturna del sumo sacerdote. Sobre todo, está el clamor y el movimiento, los gritos y la perturbación de la multitud judía. Pero las figuras centrales están quietas.

Jesús se deja llevar de aquí para allá, sí, pero en Él hay quietud; apenas habla. María lo sigue hasta el final, pero de nuevo está en silencio; no hace nada: está quieta, rígida, sosteniendo a su Hijo. Hay algo, algo absolutamente esencial, que debemos aprender de ella. Su vocación era ser madre, envuelta en la obra de su Hijo. Y durante muchos años, durante treinta años, eso significó una vida de actividad incesante, una vida de trabajo duro, para Él. Pero luego llegó el momento en que ya no era necesario: Él tenía que comenzar su propia obra en el mundo. Y así, como ves en los Evangelios, ella se retira al fondo. Casi no se oye nada de ella, hasta el final. Y entonces está allí; está con Él, no para trabajar ahora, no para ser activa, solo para amar y sufrir y estar quieta. Recuerda estas palabras en «El hombre nacido para ser rey»:

Cuando era pequeño, lo lavaba y lo alimentaba; lo vestía con sus pequeñas prendas y peinaba los rizos de su cabello. Cuando lloraba, lo consolaba; cuando estaba herido, besaba el dolor; y cuando caía la oscuridad, lo arrullaba para que se durmiera. Ahora va débil y ayunando en el polvo, y su cabello está enredado con espinas. Lo desnudarán al sol y martillarán los clavos en su carne viva, y la gran oscuridad lo cubrirá. Y no hay nada que pueda hacer. Nada en absoluto.

Dorothy L. Sayers, «El hombre nacido para ser rey: un ciclo de obras sobre la vida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo» (San Francisco: Ignatius Press, 1990), 289.

Es algo terrible, algo que todos en algún momento hemos sufrido, ese sentimiento de que alguien a quien amas está sufriendo y no puedes hacer nada para ayudar. Y sin embargo, estas palabras de María no se dicen en desesperación. Y nosotros también, si tenemos que decir algo similar, no debemos desesperar. Esta es la primera lección que debemos aprender de ella.

Hay dos tipos de actividad. Está la actividad saliente: el trabajo de curación de las manos, la palabra reconfortante, el pequeño servicio que puede traer consuelo; y a veces estos son imposibles. Pero hay otro tipo de actividad, una actividad puramente interna, y esta siempre es posible y siempre es curativa. Y esta es la actividad del pensamiento y del amor y del niño hermoso de estos dos, que llamamos simpatía. Puede que tengas que decir: «No hay nada que pueda hacer, nada de actividad externa». Nunca necesitas decir, simplemente, «No hay nada que pueda hacer». Es nuestra propia Señora quien, más adelante en la misma reconstrucción de la Pasión, dice: «Está quieta, hermana, está quieta: no necesitamos palabras, mi Hijo y yo».

Silencio y Quietud

Está quieta: la quietud y el silencio de María son signos no de derrota sino de intensa y creativa actividad. Hay momentos en que la actividad externa solo empeora las cosas, cuando, aunque pueda traerte alivio, para el otro, en el mejor de los casos, debe ser ineficaz y, en el peor, una exacerbación adicional del sufrimiento.

Está quieta: hay momentos en que, si solo estás lo suficientemente quieto y sabio, puedes aprender que todas estas actividades externas en sí mismas no pueden curar, que solo el amor puede curar. No hay nada que María pueda hacer o decir; no, pero no necesitan palabras, su Hijo y ella: es el amor lo que cura. Y así, cuando sigues con amor y dolor esta historia de la Cruz, y quieres ayudar; quieres hacer algo por el dolor y la tristeza; quieres consolar, nunca pienses que no hay nada que puedas hacer.

Piensa profundamente y ama profundamente, y entonces no necesitarás palabras: tu simpatía, tu coparticipación en el sufrimiento, irá directamente de tu propio corazón al corazón de Cristo. Más bien, ya estaba allí mientras Él recorría el camino de la Cruz hace muchos siglos, ya estaba allí para consolarlo mientras su Madre silenciosa estaba allí para consolarlo, y está con Él ahora y por toda la eternidad como parte de su dicha. Nunca hay nada que no puedas hacer.

Y lo mismo es cierto si estás pensando en el dolor y el sufrimiento con los que está lleno el mundo hoy. Si tu corazón está con Cristo, quien sufrió por los pecados que han causado este sufrimiento, entonces anhelarás hacer algo para mitigarlo, para sanar y ayudar; pero quizás tendrás la amargura de saber que en cuanto a la actividad externa se refiere, no hay nada que puedas hacer. No importa. Lo mismo es cierto: puedes compartir en tu corazón el sufrimiento, y es el amor lo que cura.

No somos materialistas ciegos, para suponer que solo las cosas materiales pueden ayudar realmente al dolor del corazón humano. Por el contrario, sabemos cuán a menudo esas cosas materiales en sí mismas son impotentes para afectar algo más que la superficie, cuán a menudo incluso pueden empeorar el sufrimiento cuando no son fruto del amor.

No somos materialistas ciegos, para suponer que la distancia física es una barrera insuperable para la ayuda y la curación. Por el contrario, conocemos el poder del espíritu humano para conquistar el espacio como puede conquistar el tiempo. Sabemos, sobre todo, cómo el espíritu que es uno con el espíritu de Cristo puede traer de Él el mismo toque sanador que físicamente, hace mucho tiempo en Palestina, trajo vida, alegría e integridad al mundo.

Así que sé reconfortado; porque siempre está en tu poder llevar consuelo a los demás. Esa es la primera lección que podemos aprender de María al pie de la Cruz.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (11,1-18):

EN aquellos días, los apóstoles y los hermanos de Judea se enteraron de que también...


Sal 41,2-3;42,3.4

R/. Mi alma tiene sed de ti, Dios vivo Como busca la cierva corrientes de agua,...


Lectura del santo evangelio según san Juan (10,1-10):

EN aquel tiempo, dijo Jesús: «En verdad, en verdad os digo: el que no entra...

Leer todas las lecturas