Skip to main content
Vida Catòlica abril 18, 2023

La Divina Misericordia y la vocación cristiana hoy

Santo Tomás estuvo una vez encendido y lleno de celo en seguir a Jesús. Cuando Jesús habló de regresar al territorio hostil de Judea para resucitar a Lázaro de entre los muertos, todos los demás discípulos trataron de disuadirlo: «Rabí, los judíos solo estaban tratando de apedrearte, ¿y quieres volver allí?» Pero Tomás encabezó la carga con palabras valientes: “Vayamos también y muramos con Él” (Jn 11, 1-16).

Vemos a un Tomás diferente unos días después de la resurrección. Todos los demás discípulos le estaban dando testimonio acerca de Cristo resucitado a quien habían visto antes. Ahora, Tomás estaba temblando en su fe y lo mejor que pudo reunir fue un acto de fe condicional, “A menos que vea…. A menos que ponga mi dedo…, no lo creeré.”

Esta es una lección para todos y cada uno de nosotros. Por nuestra naturaleza caída, por más firmes que sean nuestras buenas resoluciones o nuestras fidelidades en el pasado, nada humano garantiza nuestra fidelidad a Jesús siempre. Somos fácilmente vencidos por nuestras emociones, miedos, autoconservación, pereza, orgullo, opinión pública, etc. Por lo tanto, constantemente necesitamos ser levantados una y otra vez después de haber caído.

De esto se trata la misericordia divina. En Jesucristo, Dios se inclina siempre hacia nosotros para elevarnos a una comunión más profunda con Él ya una mayor participación en la fidelidad de Jesucristo. Cristo resucitado no dejaría a ningún discípulo suyo en duda, sino que volvería a los discípulos por segunda vez sólo para sacar a Tomás de sus dudas y suscitar en él una fe firme en la divinidad de Cristo, “Señor mío y Dios mío. (Jn 20). Para Tomás, ya no hay nada condicional en su fe en el Señor Jesucristo.

“Como me envió el Padre, así os envío yo”. Jesús enseña así que estamos llamados a participar de la vida íntima del Dios uno y trino ya ser fieles al Padre como Él fue fiel. ¡Qué alto llamado tenemos como cristianos! Este sublime llamado es posible para nosotros solo si experimentamos y respondemos apropiadamente a la misericordia de Dios a través del poder del Espíritu Santo, “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados les serán perdonados, ya quienes se los retengáis les serán retenidos.”

Reflexionemos brevemente sobre cómo la misericordia divina toca todos los aspectos de nuestras vidas y cómo debemos responder a ella para que podamos ser fieles en nuestra comunión con Dios.

La misericordia divina en el pasado

La misericordia divina nos perdona todos nuestros pecados. No hay pecado, no importa cuán grave o frecuente, que la misericordia de Dios no pueda perdonar por completo y restaurarnos a la amistad con Dios.

Respondemos a esta misericordia de Dios en el pasado con nuestra honestidad ante Dios ahora. No tratamos de fingir que no tenemos pecados. Y definitivamente no tratamos de engañarnos a nosotros mismos de que nuestras elecciones pecaminosas no son malas en absoluto. ¿Cómo podemos mirar las heridas de Cristo resucitado y negarnos a revelarle honestamente nuestras propias heridas?

También respondemos a la misericordia de Dios en el pasado a través de nuestra profunda gratitud y aprecio por la misericordia de Dios. No abusamos de la misericordia de Dios ni la damos por sentada. Mostramos esta gratitud por la misericordia divina resistiendo el pecado y cultivando las virtudes. No estamos agradecidos por la misericordia divina si no hacemos ningún intento por evitar las ocasiones de pecado.

Respondemos perdonándonos a nosotros mismos por nuestros fracasos y extendiendo ese mismo perdón a los demás. Es sorprendente cuántos de nosotros todavía nos condenamos por nuestros pecados pasados mientras afirmamos que Jesús murió por nuestros pecados. No nos damos cuenta de que estamos haciendo el trabajo del diablo y facilitándole las cosas cuando nos condenamos a nosotros mismos.

Misericordia divina en el presente

La misericordia divina en el presente nos proporciona todas las gracias que necesitamos para ser fieles a Dios y su misión para con nosotros. Dios, que nos conoce bien como lo que necesitamos en cada momento para la fidelidad y la comunión con Él, derrama su gracia en los corazones que están bien dispuestos a recibirla.

A esta misericordia de Dios respondemos en el momento presente con la oración ferviente por todas las gracias que necesitamos. Este es un tiempo para que “nos acerquemos con confianza al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).

Respondemos a la misericordia de Dios también poniendo realmente toda nuestra confianza en Jesús y no en las criaturas. Nuestra confianza en nosotros mismos siempre nos impide experimentar el pleno impacto de la gracia que Dios nos ofrece en su misericordia.

Por último, respondemos a esta misericordia presente de Dios esforzándonos por vidas verdaderamente santas. Mantenemos ante nuestros ojos la llamada universal a la santidad, y hacemos esfuerzos pertinentes y continuos poniendo toda nuestra confianza en la gracia y misericordia de Dios.

Misericordia divina en el futuro

La misericordia divina nos da también una esperanza viva para el futuro. La misericordia de Dios que nos eleva constantemente a la comunión fiel con Dios y la fidelidad a su voluntad continúa y culmina llevándonos a la comunión plena y perfecta con Dios y los santos en el cielo.

Respondemos a esta misericordia viviendo en gozosa esperanza: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos”.

Nosotros tampoco nos rendimos ni nos desanimamos en hacer el bien que Dios nos ha inspirado. Nuestras pruebas y sufrimientos terrenales no quitan nuestro gozo porque siempre “nos regocijamos con un gozo indescriptible y glorioso cuando alcanzamos la meta de nuestra fe, que es la salvación de nuestras almas” (1 Pedro 1:3-9). Nuestra esperanza de salvación eterna no puede desvanecerse si se basa en la misericordia inagotable de Dios y no en nuestros méritos.

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo, recordemos nuestro alto llamado a la comunión con Dios y la fidelidad de Cristo. Hay tantas cosas dentro y fuera de nosotros que pueden hacernos perder la fe en este llamado y conformarnos con algo menos. A pesar de nuestras tendencias a fallar y nuestra constante necesidad de ser levantados, debemos tener claro en nuestros tiempos revisionistas que el estándar del llamado de Dios nunca cambia.

La buena noticia es que Dios tampoco cambia nunca. Él siempre se inclina hacia nosotros para elevarnos a esa comunión fiel. Comenzó a resucitarnos en Su Encarnación y continuó cuando subió a la cruz y fue sepultado en la tumba. Esta actitud de misericordia divina condescendiente a levantar está presente y realizada en todos los sacramentos, especialmente en la Eucaristía y en el sacramento de la Confesión.

Si experimentamos y respondemos apropiadamente a la misericordia divina que se nos ha ofrecido en el pasado, presente y futuro, seguramente encontraremos ahora esperanza para la fidelidad a Dios y la plenitud de la vida con Él en el cielo.

¡Gloria a Jesús! ¡Honor a María!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,10-16):

La salvación fue el tema que investigaron y escrutaron los profetas, los que predecían la...


Sal 97,1.2-3ab.3c-4

R/. El Señor da a conocer su victoria Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,28-31):

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo...

Leer todas las lecturas