Skip to main content
Vida Catòlica mayo 3, 2023

Jesús está siempre presente en su humanidad: “máximamente” en la Eucaristía

El avivamiento eucarístico de tres años lanzado por los obispos de los Estados Unidos en la fiesta del Corpus Christi el año pasado no solo es una maravillosa oportunidad para reencontrarse con nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, sino también una buena ocasión para aclarar algunas tinieblas en nuestra cristología. . Esto me quedó sorprendentemente claro mientras escuchaba una serie de reflexiones ofrecidas por el teólogo Dr. Lawrence Feingold en Saint Louis el año pasado.

Habiendo contraído COVID, el Dr. Feingold se vio obligado a realizar su primera presentación virtualmente desde su casa mientras su audiencia estaba sentada en una capilla cercana en el Rigali Center. Esto preparó el escenario para su explicación de la diferencia en la presencia de Jesús en los dos lugares: “Estoy aquí en mi sótano, y Jesús está presente aquí, pero en su divinidad, no en su humanidad; pero donde tú estás (es decir, en la capilla) Jesús está presente allí no solo como Dios, sino como Hombre”. Aunque esto suene razonable, la afirmación es, en el mejor de los casos, heterodoxa, pero me temo que puede ser incluso peor.

En el tiempo pascual que estamos celebrando -con las apariciones de Cristo Resucitado, su ascensión al cielo y su envío del Espíritu Santo- se nos recuerda el misterio del Dios hecho hombre y se nos obliga a afinar la precisión doctrinal de nuestra creencia en la unión hipostática y cómo se relaciona con los sacramentos. En ningún momento de la historia de la Iglesia aprendemos que Cristo resucitado puede estar presente en cualquier lugar sólo como Dios. Ninguna posición ortodoxa ha sostenido jamás que Jesús, una vez encarnado, podría estar presente solo en Su divinidad o solo en Su humanidad. No quiero meterme con el Dr. Feingold, porque he escuchado afirmaciones similares hechas por laicos, clérigos y teólogos (pero todavía no por ningún obispo, ¡gracias a Dios!).

Lo que la Iglesia realmente enseña es que la Eucaristía contiene “verdadera, real y sustancialmente” (vere, realiter, et sustancialiter) el cuerpo y la sangre, el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo (CCC 1374). Esto no quiere decir que otras presencias de Cristo –como en la Palabra, en la oración de la Iglesia, en los pobres, en los enfermos, en los demás sacramentos y en el ministro sagrado– no sean “reales”, sino simplemente que Cristo está ante todo (maxime) presente en las especies eucarísticas (CIC 1373). Además, esto no implica que, fuera de la Eucaristía, Jesús esté presente sólo “en su divinidad”.

De hecho, la afirmación coquetea con el desastre cuando se coloca bajo la luz del Concilio de Calcedonia en 451, donde los padres confesaron que “uno y el mismo Cristo, Señor e Hijo unigénito, debe ser reconocido en dos naturalezas sin confusión. , cambio, división o separación (las cursivas son mías).” Que Jesús está presente, dondequiera y como quiera que esté presente, tanto en su naturaleza divina como humana es un hecho doctrinal. Cómo está presente en esa unión indivisible e inseparable de dos naturalezas, ya sea en el alma humana, en los sacramentos o en el sótano del Dr. Feingold, es otra cuestión. Lo único que estamos obligados doctrinalmente a confesar es que, en todos los casos, Cristo está presente como una persona (prosopon) en una unión hipostática indivisible de dos naturalezas.

El Dr. Feingold tiene razón al señalar la diferencia entre la presencia de Cristo en su sótano y la presencia de Cristo en las especies eucarísticas. El Papa Pablo VI enseña esto en su elocuente Carta Encíclica Mysterium Fidei (1965), en la que afirma la presencia real y sustancial de Cristo en la Eucaristía sin mitigar los otros modos de la presencia de Cristo. En ninguna parte, sin embargo, Pablo VI designa una presencia de la divinidad de Cristo aparte de su humanidad, porque es erróneo separar lo que es inseparable. Aunque no podemos ver la presencia de Jesús en el sótano del Dr. Feingold de la misma manera que podemos verlo en las especies eucarísticas, la humanidad de Jesús está “presente” dondequiera que Jesús mismo esté presente. Habría sido más exacto que el Dr. Feingold hubiera dicho que Jesús está corporalmente presente en la Capilla Rigali de una manera que no está corporalmente presente en el sótano del Dr. Feingold.

De hecho, en 1415, el Concilio de Constanza reafirmó que Cristo no está menos presente corporalmente en la Eucaristía que en el cuerpo que asumió en la Encarnación. De manera similar, en 1551, el Concilio de Trento enseñó que no hay absolutamente ninguna contradicción entre el Salvador sentado a la diestra del Padre en el cielo “según el modo natural de existir” y Su presencia sacramental en Su propia sustancia “de esa manera de existencia que, aunque apenas podemos expresarla con palabras, podemos, sin embargo, por nuestro entendimiento iluminado por la fe, concebir que es posible para Dios, y que debemos creer con firmeza.” Trento no socavó el misterio insondable de cómo es posible esta identidad del Cristo reinante en el cielo y el Cristo en el Sacramento de la Eucaristía en la tierra. Pero al afirmar esta identidad, el Concilio también presumió que la unión hipostática de las naturalezas divina y humana de Cristo es tan indivisible e inseparable en el cielo como lo es en la tierra, ya sea en la presencia “máxima” de la Eucaristía, ya sea por extensión, en cualquier presencia de Jesús, incluso en el sótano del Dr. Feingold.

¿Por qué es tan importante mantener la presencia «humana» de Jesús, aunque invisible, en el sótano del Dr. Feingold? Sencillamente porque la joya de la corona del misterio pascual es que Jesús ha reconciliado definitivamente a Dios y al género humano al unir lo divino y lo humano en su carne victoriosa y resucitada, y esa unión reina dondequiera y comoquiera que Jesús esté presente, ya sea en el cielo o en la tierra. Esa unión no puede y nunca será rota, aunque esperamos el cumplimiento de su manifestación al final de los tiempos. Dicho más simplemente, “sabemos que Cristo, resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte ya no tiene poder sobre él” (Romanos 6:9).

Entonces, tenga la seguridad de que cuando ora en su sótano, Jesús está presente tanto en Su divinidad como en Su humanidad, simplemente porque no hay otra forma de que Él esté presente. Por eso Santa Teresita, la Pequeña Flor de Jesús, cultivó una devoción tan ardiente a la Santa Faz de Jesús, que heredó de su compañera carmelita, Sor María de San Pedro, quien fue bendecida con una serie de revelaciones sobre la devoción a la Santa Faz. Santa Teresita escribió en su diario una maravillosa revelación de Nuestro Señor a Sor María de San Pedro: “Así como la imagen del Rey es un talismán a través del cual se puede comprar cualquier cosa en Su Reino, así a través de Mi Rostro Adorable – esa moneda invaluable de mi Humanidad: obtendrás todo lo que desees.” Cuando estamos en la presencia de Jesús, nunca estamos simplemente en la presencia de Su divinidad, y cultivar una devoción genuina a Su Santo Rostro nos hará cada vez más conscientes de esa presencia humana.

Pero también ten la seguridad de que cuando estás en presencia del Santísimo Sacramento, Jesús está máximamente presente en Su cuerpo y sangre, alma y divinidad, de una manera que supera inefablemente el tipo de presencia con la que eres bendecido en tu sótano, ya que – de nuevo en las palabras de la Pequeña Flor – “en la Sagrada Eucaristía”, “Te vemos completar Tu humillación”.

¡Oh misterio magnum!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas