Skip to main content
Vida Catòlica marzo 18, 2024

Hoy es la fiesta de San Cirilo de Jerusalén: de catequista a Doctor y Padre de la Iglesia

Hoy celebramos la fiesta de San Cirilo de Jerusalén, una figura destacada en la historia temprana de la Iglesia cristiana. Cirilo nació alrededor del año 313 en Jerusalén y pasó la mayor parte de su vida sirviendo a la Iglesia como catequista, obispo y teólogo.

Cirilo es conocido por sus contribuciones a la catequesis y la enseñanza de la fe cristiana. Durante su vida, fue nombrado catequista en Jerusalén, una posición que le permitió instruir a aquellos que estaban interesados en convertirse al cristianismo. Sus catequesis eran famosas por su claridad, profundidad y enfoque en los fundamentos de la fe cristiana.

Además de su trabajo como catequista, Cirilo también fue obispo de Jerusalén. Como obispo, se enfrentó a numerosos desafíos, incluidas las divisiones doctrinales dentro de la Iglesia y las persecuciones dirigidas contra los cristianos. Sin embargo, Cirilo se mantuvo firme en su defensa de la fe ortodoxa y trabajó incansablemente para fortalecer y consolidar la Iglesia en medio de la adversidad.

Una de las contribuciones más significativas de Cirilo a la Iglesia fue su papel en el Concilio de Nicea en el año 325. En este concilio, Cirilo defendió vigorosamente la doctrina ortodoxa de la Trinidad contra las herejías que amenazaban con dividir a la Iglesia. Su firmeza y erudición teológica fueron fundamentales para la formulación del Credo Niceno, que sigue siendo una declaración central de la fe cristiana hasta el día de hoy.

Por su notable trabajo como catequista, obispo y teólogo, Cirilo de Jerusalén fue honrado con el título de Doctor de la Iglesia. Su legado perdura en sus numerosas obras teológicas, incluidas sus catequesis, sermones y tratados sobre la fe cristiana. San Cirilo de Jerusalén es recordado como un pastor fiel, un maestro sabio y un defensor incansable de la verdad cristiana.

En esta fiesta de San Cirilo de Jerusalén, recordamos y honramos su vida y su legado. Que su ejemplo de fidelidad, valentía y devoción inspire a todos los cristianos a crecer en su conocimiento y amor por Dios, y a defender con firmeza la fe que nos ha sido confiada.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas