Skip to main content
Vida Catòlica marzo 11, 2024

Hoy celebramos a San Sofronio, Patriarca de Jerusalén, defensor de Cristo como Dios y hombre

San Sofronio fue un destacado líder religioso del siglo VII, conocido por su papel como Patriarca de Jerusalén y su defensa de la doctrina cristiana sobre la naturaleza de Cristo como Dios y hombre. Aquí tienes información sobre él:

  1. Patriarca de Jerusalén: San Sofronio nació alrededor del año 560 en Damasco, en la región que ahora es Siria. Después de una vida de estudios teológicos y ascetismo, se convirtió en monje y eventualmente fue nombrado Patriarca de Jerusalén en el año 634.
  2. Teología y Escritos: San Sofronio fue un teólogo y escritor prolífico. Es conocido por sus obras teológicas y ascéticas, que abordaban una amplia gama de temas religiosos y espirituales. Sus escritos reflejan su profundo conocimiento de las Escrituras y la tradición cristiana, así como su compromiso con la ortodoxia doctrinal.
  3. Defensa de la Ortodoxia: Durante su tiempo como Patriarca, San Sofronio enfrentó desafíos teológicos significativos, especialmente en relación con la controversia monotelita. Esta controversia se centró en la naturaleza de Cristo y su voluntad divina y humana. San Sofronio fue un firme defensor de la posición ortodoxa, que afirmaba que Cristo tenía tanto una voluntad divina como una humana. Sus escritos y enseñanzas desempeñaron un papel importante en la defensa y promoción de esta doctrina frente a las opiniones heréticas de la época.
  4. Legado y Canonización: San Sofronio es recordado como un líder piadoso, erudito y valiente que dedicó su vida al servicio de Dios y su Iglesia. Su legado perdura a través de sus escritos y enseñanzas, que continúan siendo una fuente de inspiración y orientación para los cristianos. Es venerado como santo en la Iglesia Ortodoxa Oriental y en la Iglesia Católica, conmemorado el 11 de marzo.

En resumen, San Sofronio fue un destacado líder religioso que desempeñó un papel crucial en la defensa de la ortodoxia cristiana y en la promoción de la fe en Cristo como Dios y hombre durante un período de controversia teológica en la historia de la Iglesia.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas