Skip to main content
Vida Catòlica junio 20, 2023

Grandeza y miseria del hombre: la paradoja del pensamiento de Blaise Pascal

El Papa Francisco ha publicado hoy su Carta Apostólica Sublimitas et miseria hominis, con motivo del cuarto centenario del nacimiento del filósofo y teólogo francés Blaise Pascal, un pensador brillante y un infatigable buscador de la verdad. En esta carta, el Papa ofrece varias definiciones de Pascal, destacando su inteligencia inmensa e inquieta, su amor por Cristo y su atención a las necesidades materiales de todos. Pascal fue un cristiano que trascendió los límites convencionales de la racionalidad y dejó un legado filosófico y teológico significativo.

Pascal siempre buscó la verdad desde una edad temprana, explorando los campos de las matemáticas, la geometría, la física y la filosofía. A pesar de sus descubrimientos extraordinarios, nunca se conformó y continuó expandiendo sus horizontes intelectuales. La pregunta «¿Qué es el hombre?» lo persiguió a lo largo de su vida, y reconoció la insignificancia del hombre en comparación con lo infinito, pero también su importancia en relación con la nada.

El Papa destaca la apertura de Pascal hacia la realidad, su capacidad para abrazar otras dimensiones del conocimiento y su compromiso con la sociedad. Pascal no se aisló de su época y fue un pensador comprometido con los problemas sociales de su tiempo. Incluso en sus últimos días, se preocupó por los demás y expresó su deseo de dedicar el resto de su vida al servicio de los pobres.

Pascal acompañó su búsqueda de la verdadera felicidad y enfatizó la importancia del amor en la búsqueda de la verdad. Para él, fuera del amor, no hay verdad que valga la pena. El Papa reconoce la grandeza de la mente científica de Pascal y su capacidad para descifrar el mundo que nos rodea, pero también destaca su reconocimiento de los límites de la inteligencia humana y su apertura a las razones sobrenaturales de la Revelación.

La fe y la razón se entrelazan en el pensamiento de Pascal, y su amor apasionado por Cristo y su servicio a los pobres son un testimonio de su radicalidad evangélica. Pascal veía la fe como algo superior a la razón y reconocía que solo Dios podía colmar el abismo de la condición humana. Su enfoque en la realidad y su rechazo de las ideologías vacías resuenan en la actualidad.

El Papa concluye su carta destacando la experiencia mística de Pascal, su encuentro personal con Dios y su alegría en el amor divino. Pascal no buscaba un poder o una verdad abstracta, sino un Dios personal que le dio la fuerza y la gracia necesarias para su conversión. Pascal defendió la razonabilidad de la fe en Dios y su importancia para encontrar el sentido pleno de nuestra vida y nuestra felicidad.

Blaise Pascal, con su búsqueda incesante de la verdad y su profundo compromiso con el amor y el servicio a los demás, sigue siendo un compañero de camino para aquellos que buscan la verdadera felicidad y un testigo del Evangelio en nuestro mundo. Su legado filosófico y teológico nos invita a reflexionar sobre el sentido de nuestra existencia y la importancia de la fe en Dios.

Fuente: vatican news

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19):

MOISÉS habló al pueblo, diciendo: «Hoy el Señor, tu Dios, te manda que cumplas estos...


Sal 118,1-2.4-5.7-8

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor V/. Dichoso el que, con vida...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,43-48):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Amarás a...

Leer todas las lecturas