Skip to main content
Vida Catòlica mayo 15, 2023

El Papa: Seamos dóciles a la voz del Paráclito y sensibles a su presencia

El Papa: Seamos receptivos a la voz del Consolador y conscientes de su presencia

En este 14 de mayo, el sexto domingo de Pascua, el Santo Padre, antes de rezar la oración del Regina Caeli, recordó que «si invocamos al Espíritu Santo, aprenderemos a acoger y recordar la realidad más trascendental de la vida, que nos protege de las acusaciones del mal: somos amados hijos de Dios».

A través de su alocución antes de la oración mariana del Regina Caeli, el Papa Francisco enfatizó que «el Espíritu Santo no nos abandona, está a nuestro lado como un defensor que acompaña al acusado. Además, nos sugiere cómo defendernos ante aquellos que nos acusan». El Sumo Pontífice pronunció estas palabras frente a miles de fieles y peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano.

Dos aspectos significativos del Consolador Al comentar el Evangelio del sexto domingo de Pascua, donde San Juan presenta la promesa de Jesús a sus discípulos de enviarles «otro Consolador que siempre estará con ellos», el Papa subrayó que Jesús habla del Espíritu Santo, al cual llama Consolador. A partir de esto, propuso dos aspectos para la reflexión: su cercanía y su ayuda frente a las acusaciones.

«Consolador es una palabra de origen griego que significa tanto aquel que consuela como abogado. El Espíritu Santo nunca nos abandona, está a nuestro lado como un abogado que acompaña al acusado. Nos indica cómo defendernos frente a quienes nos acusan. Debemos recordar que el gran acusador siempre es el diablo, quien nos llena de pecados, deseos pecaminosos y maldad. Reflexionemos sobre estos dos aspectos: su cercanía y su ayuda frente a las acusaciones».

El Espíritu Santo está siempre cerca de nosotros La cercanía del Espíritu Santo fue el primer aspecto en el que se centró el Papa Francisco en este domingo. El Consolador, según el Pontífice, nunca nos abandona.

«El Espíritu Santo desea permanecer con nosotros: no es un invitado de paso que nos visita por cortesía. Es un compañero de vida, una presencia constante, es Espíritu y anhela habitar en nuestro espíritu. Es paciente y nos acompaña incluso en nuestras caídas. Permanece porque realmente nos ama, no finge amarnos para luego dejarnos solos en medio de las dificultades. No, es leal, transparente y auténtico».

El Consolador nos consuela y nos corrige En este sentido, el Papa Francisco explicó que la cercanía del Espíritu Santo se manifiesta cuando nos encontramos en situaciones de prueba, ya que nos consuela, nos trae el perdón y la fortaleza de Dios. Además, cuando señala nuestros errores y nos corrige, lo hace con suavidad: en su voz, que resuena en nuestro corazón, siempre se encuentran la ternura y el calor del amor.

«Es cierto que el Espíritu Consolador es exigente, porque es un verdadero amigo, un amigo fiel que no oculta

Fuente: vatican news

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas