Skip to main content
Vida Catòlica mayo 4, 2023

El Misterio Pascual y las Vocaciones en la Iglesia Hoy

Hechos 2:14, 36-41; 1 Pedro 2:20-25; Juan 10:1-10

Me quedé bastante desconcertado por la respuesta que recibí de una amiga cuando le dije que iba al seminario a comenzar mi formación sacerdotal y religiosa. Ella me dijo algo como esto: “¿El sacerdocio católico en esta época de los más repulsivos abusos sexuales del clero y escándalos de encubrimiento? ¿No tienes nada mejor que hacer con tu vida? Además, ¿crees que estás listo para los sacrificios, desafíos y dificultades del sacerdocio?” ¡Hablando de una decepción!

No es de extrañar que hoy tengamos pocas vocaciones religiosas y sacerdotales cuando hay personas que tienen una visión tan negativa y pesimista de la vida consagrada y del sacerdocio católico. Incluso si dicen estar orando por las vocaciones religiosas y sacerdotales, ¿pueden sus oraciones ser efectivas cuando no tienen más que desdén y desprecio por las vocaciones? No podemos inspirar a hombres y mujeres jóvenes al sacerdocio y la vida religiosa cuando nos enfocamos y destacamos solo los desafíos, sacrificios, obstáculos, fracasos y pruebas del sacerdocio y la vida religiosa.

Podemos comenzar a recuperar la belleza y la dignidad de la vocación sacerdotal y religiosa cuando comenzamos a comprender el significado de la muerte y resurrección de Jesucristo para cada uno de nosotros. La muerte y resurrección de Jesucristo no son solo hechos para creer, sino que también debemos estar profundamente convencidos de las ganancias personales que son nuestras de este misterio pascual.

En primer lugar, Jesucristo es ahora el Señor de nuestras vidas.

San Pedro le recordó a su audiencia después de Pentecostés que la muerte y la resurrección de Jesús deberían impactar en gran medida sus elecciones en la vida: “Que toda la casa de Israel sepa con certeza que Dios ha hecho Señor y Cristo, a este Jesús a quien ustedes crucificaron”. Ya no somos los señores de nuestras vidas o de nuestro ser, sino que ahora debemos concentrarnos en hacer Su voluntad y complacerlo solo a Él. Le pertenecemos ahora y en la eternidad, “Ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno de nosotros muere para sí mismo. Si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos, para el Señor morimos; así que, ya sea que vivamos o que muramos, del Señor somos”. (Romanos 14:7-8)

Así, no elegimos nuestras vocaciones sino que escuchamos atentamente la voz del Buen Pastor solo en la búsqueda de nuestras vocaciones. Tampoco tratamos de complacer a todos o ganarnos sus elogios cuando abrazamos nuestras vocaciones. Trabajamos por la gracia del Señor, y lo hacemos todo por Él, “Todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él” (Col 3,17).

En segundo lugar, ya no somos esclavos del pecado y el egoísmo.

San Pedro nuevamente exhortó a su audiencia: “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesús para perdón de vuestros pecados”.

Así, nuestro sentimiento de indignidad o nuestro miedo al fracaso no son excusas válidas para no abrazar nuestras vocaciones. No tenemos que estar sin pecado para abrazar nuestras vocaciones. Además, no nos estamos convirtiendo en miembros de una comunidad sacerdotal y religiosa con solo miembros sin pecado. Los pecados personales y comunitarios que encontramos en estas vocaciones, por graves que sean, no pueden resistir el poder limpiador de la sangre preciosa de Jesucristo. Solo necesitamos ser humildes y honestos para enfrentar estos pecados, negarnos a ocultarlos o encubrirlos, arrepentirnos de ellos, buscar seriamente la conversión constante y buscar servir a los demás de manera más desinteresada.

En tercer lugar, tenemos acceso al mismo Espíritu de amorosa generosidad de Jesús.

Nuevamente, San Pedro agregó: “Recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:14, 36-41). ¡Qué increíble intercambio! Entregamos a Cristo crucificado y resucitado todos nuestros pecados junto con su vergüenza, culpa y desánimo, y recibimos el don mismo de Dios mismo, el Espíritu por el cual Jesús se ofreció completamente al Padre, “Cristo por el Espíritu eterno ofrecido sí mismo sin mancha a Dios, purificando nuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo” (Heb 9:14).

Esto significa que nosotros también podemos ofrecernos a Dios en estas vocaciones en todos los tiempos y circunstancias. Podemos darnos a Dios incluso en tiempos de escándalo, de desdén y escasez de sacerdotes y religiosos. También podemos participar de la santidad de Cristo Jesús. Nuestra fidelidad a nuestras vocaciones no depende de nuestras situaciones o circunstancias. Podemos darnos a Dios por la vida de la Iglesia así como Jesús se entregó al Padre por nosotros en la cruz.

Por último, podemos seguir el ejemplo de Jesús en Su sufrimiento y triunfo.

Escuchemos de nuevo a San Pedro: “Si eres paciente cuando sufres por hacer el bien, esto es una gracia ante Dios. Porque a esto habéis sido llamados, porque también Cristo padeció por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus huellas”. (1Pe 2,20-21) Cada vocación en la Iglesia es un llamado a entrar en el misterio pascual y compartir el sufrimiento y la gloria de Cristo.

¿Qué mejor bien que entregarse completamente a Dios como sacerdote o religioso? Por lo tanto, los llamados a una vocación religiosa o sacerdotal deben estar dispuestos a experimentar el sufrimiento y el dolor de Cristo de diferentes maneras si esperan participar en la vida gloriosa de Cristo resucitado. Aquellos que se esfuerzan por ser fieles a sus vocaciones enfrentarán los insultos, las burlas y el desprecio del mundo, así como el rechazo y la persecución de aquellos que dentro de la Iglesia han abrazado la mediocridad y el fácil compromiso con el mundo. No podemos esperar abrazar nuestras vocaciones de todo corazón y aun así ganar el elogio y la aclamación de todas las personas. Como Cristo, no devolvemos insulto por insulto, ni respondemos al sufrimiento con amenazas, sino que continuamos “entregándonos a Aquel que juzga con justicia” (1Pe 2,23).

Jesús se describió a sí mismo como el Buen Pastor con estas palabras: “Él va delante de ellos, y las ovejas lo siguen, porque reconocen su voz”. Además de reconocer Su voz, las ovejas lo siguen por lo que Él hace por las ovejas. Sus acciones en nombre de ellos tienen un gran significado para ellos. A cada uno de ellos los llama personalmente por su nombre, los conduce a buenos pastos y es el único pastor que da libremente su vida por ellos: “Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da Su vida por las ovejas.” (Jn 10,11)

Mis queridos hermanos y hermanas, creo que hoy no escasean las vocaciones sacerdotales y religiosas, sino que no se comprende realmente el significado pleno de la muerte y resurrección de Jesucristo para cada uno de nosotros. Una vocación verdaderamente divina no es una ocurrencia tardía por parte de Dios. Al contrario, Dios nos llama desde antes de ser concebidos en el vientre de nuestra madre y nos da todo lo que necesitamos para descubrir, abrazar y cumplir esta vocación. Este es el mensaje de Dios al joven Jeremías: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieras te santifiqué; te he puesto por profeta a las naciones” (Jeremías 1:5). La triste verdad es que muchos están sordos a sus vocaciones porque el verdadero significado del misterio pascual se ha perdido para muchos de nosotros hoy en la Iglesia.

Empecemos más bien a orar para que los jóvenes y las jóvenes de hoy comiencen a captar y aceptar esta realidad del misterio pascual y su significado para cada uno de ellos personalmente. Mientras no creamos en el misterio pascual y nos apropiemos de su significado personal para cada uno de nosotros, tendremos personas que eligen las vocaciones que les convienen y desalientan a otros que buscan las vocaciones que Dios les ha querido.

Que nuestra experiencia de este misterio pascual en cada Eucaristía ilumine nuestras mentes e inflame nuestros corazones con una profunda apreciación de lo que Cristo ha ganado para cada uno de nosotros con Su muerte y resurrección. Esta es la única forma en que podemos esperar tener muchas vocaciones sacerdotales y religiosas vibrantes, santas y felices en la Iglesia de hoy.

¡Gloria a Jesús! ¡Honor a María!

Fuente: catholic exchamge

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Jueves de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (8,26-40):

EN aquellos días, un ángel del Señor habló a Felipe y le dijo: «Levántate y...


Sal 65,8-9.16-17.20

R/. Aclamad al Señor, tierra entera Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, haced resonar sus alabanzas, porque...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,44-51):

EN aquel tiempo, dijo Jesús al gentío: «Nadie puede venir a mí si no lo...

Leer todas las lecturas