Skip to main content
Vida Catòlica marzo 20, 2024

Debemos orar como Jesús para ser fieles como él

Jer 31:31-34; Heb 5:7-9; Jn 12:20-33

«Padre, glorifica tu nombre.»

Desde mis primeros años de formación en el seminario, aprendí que debía orar fervientemente para convertirme en un sacerdote católico santo y fiel, y perseverar fielmente en la vocación sacerdotal. Me edificó el ejemplo de mis compañeros, quienes me mostraron el poder de la oración en la vida y el ministerio de un sacerdote y religioso.

Sin embargo, a la luz de todos los desafíos y luchas de la vocación sacerdotal y nuestras debilidades personales, me he dado cuenta de que orar, no importa cuán frecuente o intenso sea, no es suficiente. Para ser fieles a nuestras diversas vocaciones en la Iglesia siempre, también debemos esforzarnos por orar como Jesucristo.

Hay cinco cualidades en la oración de Jesús por las cuales fue fiel a su vocación y misión del Padre.

En primer lugar, Jesús oraba todo el tiempo. En Jn 12:20-33, Jesús experimentó éxito en su misión cuando supo que los griegos amantes de la sabiduría lo estaban buscando, «Señor, quisiéramos ver a Jesús». También se sintió perturbado al saber que había llegado la hora de su pasión y muerte, «Ha llegado la hora de que el Hijo del hombre sea glorificado…si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo.» Enfrentando tanto la aceptación como el rechazo final, dijo: «Ahora estoy angustiado. ¿Y qué diré?»

Jesús no se dejó llevar por su éxito visible ni se desanimó por el sufrimiento por venir porque eligió orar en ese mismo momento, «Padre, glorifica tu nombre». Jesús ora en tiempos buenos y malos.

La carta a los Hebreos describe la constancia de la oración de Jesús en estas palabras, «Él, en los días de su vida mortal, ofreció ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarlo de la muerte». (Heb 5:7) Persistió en la oración incluso mientras derramaba lágrimas y hacía fuertes clamores al Padre.

Nosotros también debemos orar todo el tiempo. Algunos de nosotros oramos solo cuando las cosas van bien y no tenemos problemas ni desafíos. Otros oran solo cuando las cosas van mal y se sienten abrumados. Nosotros también no podemos dejarnos llevar por nuestros éxitos ni desanimarnos por nuestros fracasos. Sin constancia en la oración, no podemos cumplir con las demandas de nuestras vocaciones.

En segundo lugar, Jesús oraba porque era amado por el Padre. Siempre llamaba a Dios su Padre. Veía a Dios como su amoroso Padre, incluso en las agonías de la muerte, «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu» (Lucas 23:46) Sabía que el Padre lo amaba, sin importar su condición o situación en la vida, ya sea que estuviera siendo exitoso o pareciendo ser un fracaso. Sabía que el amor de su Padre sería efectivo incluso en la tumba para levantarlo. Su oración fue impulsada por el amor del Padre por él y su propia resolución de amar al Padre también.

Nosotros también debemos orar a Dios como nuestro Padre porque siempre somos amados por Él como sus hijos, y queremos «permanecer en este amor». (Jn 15:10) Nosotros también debemos orar ya sea que tengamos pecados o virtudes, éxito o fracaso, aceptación o rechazo, salud o enfermedad, paz o inquietud, etc. Nuestras oraciones no pueden ser tan constantes como las de Jesús si se basan solo en nuestras condiciones de vida. Dios puede no darnos lo que pedimos en la oración, pero siempre fortalece nuestra voluntad para obedecerlo cuando oramos por amor a Él.

En tercer lugar, Jesús oraba para que el Padre fuera glorificado. La vida y la oración de Jesús no se centraron en sus propias preferencias o ganancias, sino en que el Padre fuera mejor conocido y amado por todos, «En esto es glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto y seáis mis discípulos.» (Jn 15:8) Este es el tipo de oración que el Padre responde de inmediato: la oración que busca glorificarlo por encima de todas las cosas, «Yo lo he glorificado y lo glorificaré de nuevo».

Nuestra oración tampoco puede centrarse solo en lo que queremos en la vida o en lo que creemos que nos hará felices. Todo lo que hacemos en la vida espiritual cristiana: nuestras relaciones, oraciones, actividades, sexualidad, sufrimientos, etc., deben dirigirse a la mayor gloria de Dios. No tenemos nada que ver en nada que nos exalte hasta el punto de negar a Dios la gloria que le corresponde. Recibimos todo cuando «buscamos primero el reino de Dios y su justicia» (Mt 6:33) por encima de todo lo demás. Jesús nos asegura que no quedaremos sin recompensa cuando busquemos la gloria del Padre, «El Padre honrará a quien me sirva».

Finalmente, la oración de Jesús finalmente lo llevó a la obediencia. Jesús no solo oraba para que el Padre fuera glorificado. También buscó la gloria del Padre con su disposición a pagar cualquier precio por su obediencia al Padre, «Aunque era Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer.» (Heb 5:8) Estaba incluso listo para pagar el precio último de la obediencia: la muerte en la cruz, «Y cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí.» Esto decía indicando la clase de muerte que iba a morir.»

Jesús oraba y obedecía al Padre siempre para obtener nuestra salvación. Porque siempre nos está atrayendo hacia Él por el camino de la obediencia amorosa, no hay salvación para nosotros si no obedecemos siempre a Dios como Jesús, «Él se convirtió en fuente de salvación eterna para todos los que lo obedecen». Orar como Jesús debería llevarnos a obedecer siempre a Dios como

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas