Skip to main content
Vida Catòlica mayo 31, 2023

Ánimo santo para cuando tengas ganas de rendirte

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, porque sabéis que la prueba de vuestra fe produce constancia. Y que la constancia tenga su pleno efecto, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada.

Santiago 1:2-4
Un joven visitó a un ermitaño con reputación de gran santidad, buscando aprender de él, y este santo padre del desierto le enseñó muchos métodos de oración. Un día el discípulo preguntó: “¿Qué puedo hacer para alcanzar a Dios?” El maestro respondió: «¿Qué puedes hacer para que salga el sol?» A medida que se asimilaban las implicaciones de esta respuesta, el discípulo se enojó y exigió: «Entonces, ¿por qué me estás dando todas estas formas diferentes de orar?» Con gran sabiduría y paciencia, el ermitaño del desierto explicó: “Para asegurarse de que esté despierto cuando salga el sol”.

No ganamos nuestra salvación, ni descubrimos a Dios por nosotros mismos, pero estamos llamados a estar despiertos cuando Él aparezca en nuestras vidas. Esto significa, más que cualquier otra cosa, que debemos perseverar en nuestros esfuerzos por vivir nuestra fe y hacer la voluntad de Dios.

Es relativamente fácil hacer un gran sacrificio, si sabemos que será la última vez que se nos pida algo; un reto más difícil para la mayoría de nosotros es el de hacer muchos pequeños sacrificios, día tras día, sin fin aparente. Muy a menudo, sin embargo, esta es la naturaleza de la cruz que llevamos: seguir rezando y yendo a misa incluso cuando la mayoría de los miembros de nuestra familia han dejado de hacerlo; mantener nuestro compromiso de hacer lo que es moralmente correcto aunque a pocos otros parezca importarles; y perseverar en nuestras actividades caritativas, aunque rara vez se nos agradezca o reconozca. Sería tan fácil darse por vencido, pero ese no es el camino de Cristo. Él nos llama a permanecer despiertos y listos y promete Sus bendiciones a aquellos que le son fieles.

Modelos de perseverancia
Algunos de los santos son modelos de perseverancia; otros lucharon por permanecer fieles a su llamado. No podemos dejar de admirar el ejemplo de San Pablo, quien gustosamente pagó un alto precio por su esfuerzo por continuar sirviendo a Cristo Jesús, como vemos en los Hechos de los Apóstoles y en algunas de sus cartas del Nuevo Testamento.

Otro magnífico ejemplo de dedicación y compromiso nos lo da San Atanasio, el gran obispo del siglo IV cuya inquebrantable oposición a la herejía del arrianismo (que negaba la divinidad de Cristo) fue esencial para preservar la verdadera enseñanza de la Iglesia. Muchos obispos, sacerdotes y laicos vacilaron, pero Atanasio no. Fue exiliado cinco veces por defender firmemente el dogma de la Iglesia y se vio obligado a pasar diecisiete de sus cuarenta y seis años como obispo fuera de su diócesis de Alejandría.

Las dificultades de los misioneros
Los misioneros suelen pasar momentos difíciles: lejos de casa, viven entre personas de una cultura diferente y, a menudo, encuentran hostilidad y sospecha, que a veces culmina en peligro físico e incluso en la muerte. Tal fue el caso de San Noel Chabanel, uno de los mártires de América del Norte. Algunos de sus compañeros jesuitas franceses parecían tener pocos problemas para hacer frente a los problemas relacionados con la predicación del Evangelio a los indios norteamericanos, pero esto no fue así para el p. Navidad. Tuvo grandes dificultades para aprender el idioma hurón, encontró repulsivas algunas de sus costumbres, no podía digerir su comida y experimentó una intensa nostalgia y depresión. ¿Qué hizo él? El santo hizo un voto solemne de permanecer en su puesto por el tiempo que Dios quisiera. Padre Chabanel cumplió esta promesa, permaneciendo con los hurones hasta que finalmente fue martirizado por ellos.

Una de las contemporáneas de San Noel Chabanel, Santa Luisa de Marillac, no enfrentó los mismos peligros que él, pero tuvo que superar sus propios obstáculos en sus esfuerzos, con San Vicente de Paúl, para establecer una orden religiosa para mujeres: las Hijas de la Caridad. Su salud era mala y las circunstancias a menudo estaban en su contra, pero la combinación de su persistencia y la gracia divina la ayudaron a lograr su objetivo.

Debido a que mantienen su enfoque en la vida venidera, los santos generalmente pueden superar las dificultades temporales que desalentarían a otras personas. Es mucho más fácil soportar el sufrimiento cuando sabemos que tiene un propósito. Este fue el caso del Papa San Martín I, quien murió en el exilio después de oponerse a una herejía favorecida por el emperador. En una carta, Martin escribió: “Durante cuarenta y siete días no me han dado agua para lavarme. Estoy congelado y consumido por la disentería. La comida que me dan me hace vomitar. Pero Dios ve todas las cosas, y en Él confío”.

No a todos los santos les fue fácil confiar en Dios; se sabe que algunos de ellos se apartaron de sus esfuerzos originales en el ministerio, tal vez por temor o por un cambio de corazón, tal vez por el deseo de buscar a Dios de una manera diferente.

Las dudas afectaron a San Gregorio Nacianceno, un gran teólogo cuya timidez personal lo inclinó hacia la soledad. En el año 380, sus elocuentes esfuerzos por fortalecer la Iglesia en la ciudad imperial de Constantinopla lo llevaron a ser aclamado como obispo allí (cargo muy importante y prestigioso); sin embargo, después de solo unas pocas semanas, Gregory renunció para pasar el resto de su vida en oración y meditación.

El miedo obstaculizó temporalmente la misión de San Agustín de Canterbury. El Papa San Gregorio Magno lo eligió para llevar a algunos misioneros a Inglaterra, pero al llegar al Canal de la Mancha, el grupo se asustó con historias de fuertes tormentas y feroces nativos; esperaron allí mientras Agustín regresaba a Roma para preguntarle al Papa si este viaje misionero era realmente necesario. Gregory tranquilizó al asustado Agustín y lo envió de regreso a su camino; Al final resultó que, él y sus compañeros fueron bien recibidos, y sus esfuerzos en Inglaterra dieron muchos frutos.

Haciendo progreso
Incluso cuando no estemos viajando lejos de casa o poniendo nuestra vida en riesgo, las dificultades que implica servir a Dios pueden ser agotadoras y desalentadoras, y la tentación de rendirse nunca está lejos, especialmente cuando parece que nuestros esfuerzos no son suficientes. t apreciado o respetado. A principios del siglo XIX, St. Clement Hofbauer estableció un orfanato y con frecuencia mendigaba para mantenerlo. Una vez entró en una taberna y pidió limosna, pero un hombre que jugaba a las cartas le escupió en la cara. En lugar de alejarse, Clement dijo con calma: “Ese fue un regalo para mí personalmente; ahora, por favor, dame algo para mis pobres hijos”. Impresionado por la humildad y la persistencia del santo, el hombre no solo se disculpó e hizo una pequeña donación, sino que desde entonces se convirtió en uno de los penitentes habituales del sacerdote y un firme partidario de su ministerio. Mientras no renunciemos a las personas o circunstancias demasiado rápido, la gracia divina puede obrar milagros; y la voluntad de continuar en la fe puede ser una poderosa expresión de nuestro amor por Dios.

Según San Agustín, “Nuestra tarea [como cristianos] es progresar diariamente hacia Dios. Nuestra peregrinación en la tierra es una escuela en la que Dios es el único maestro, y exige buenos alumnos, no faltantes”. Nos graduaremos con honores de la escuela de la vida si permanecemos fieles a Jesús, no solo en nuestras palabras, sino también en nuestras obras. San Ignacio de Antioquía afirma: “Un árbol se muestra por sus frutos, y de la misma manera, los que profesan ser de Cristo se verán por lo que hacen. Porque lo que se necesita no es una mera profesión presente, sino perseverancia hasta el fin en el poder de la fe.”

Si vamos a tener éxito, debemos confiar totalmente en la gracia de Dios. San Pablo de la Cruz nos dice que también debemos dedicarnos totalmente a la voluntad de Dios, ya sea que la encontremos agradable o dolorosa. Cuanto más nos rindamos a Dios, más seremos llenos de Su gracia. San Vicente de Paúl nos asegura: “Si hoy hemos tenido fuerza para vencer una dificultad, mañana y pasado mañana seremos capaces de vencer otras mucho mayores y más angustiosas”.

Jesús nos dice que no nos preocupemos por el mañana, porque los desafíos de hoy son suficientes en sí mismos.59 Estamos destinados a vivir con un espíritu de confianza un día a la vez, porque como dice San Agustín: “Resiste, sé firme, resiste, lleva la demora, y has llevado la cruz.” Como vemos en la vida de los santos, perseverar en nuestros esfuerzos por seguir a Jesús no siempre es fácil, pero con la gracia de Dios, es posible y vale la pena.

Para mayor reflexión
“Debemos aguantar y perseverar si queremos alcanzar la verdad y la libertad que se nos ha permitido esperar. La fe y la esperanza son el sentido mismo de nuestro ser cristianos, pero para que la fe y la esperanza den fruto, es necesaria la paciencia. . . .” — San Cipriano

“Aquel que no adquiere el amor de Dios, difícilmente perseverará en la gracia de Dios, porque es muy difícil renunciar al pecado simplemente por temor al castigo.” — San Alfonso de Ligorio

“La fe cree, la esperanza ora y la caridad ruega para dar a los demás. La humildad de corazón forma la oración, la confianza la pronuncia y la perseverancia triunfa sobre Dios mismo”. — San Pedro Julián Eymard

Oración de Santa Clara de Asís
te ruego,
Oh dulcísimo Jesús,
habiéndome redimido por el bautismo
del pecado original,
así que ahora por Tu Preciosa Sangre,
que se ofrece y se recibe en todo el mundo,
líbrame de todos los males, pasados, presentes y futuros.
Por tu cruel muerte, dame una fe viva,
firme esperanza y perfecta caridad,
para que pueda amarte
con todo mi corazón y con toda mi alma y con todas mis fuerzas.
hazme firme y constante en las buenas obras,
y concédeme perseverancia en Tu servicio,
para poder agradarte siempre.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10):

EL Señor dirigió la palabra a Jonás: «Ponte en marcha y ve a la gran...


Sal 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias V/. Misericordia, Dios mío,...


Lectura del santo evangelio segun san Lucas (11,29-32):

EN aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a...

Leer todas las lecturas