Skip to main content
Vida Catòlica noviembre 24, 2022

7 Símbolos Secretos en el Rosario

Si te gustó, por favor comparte!

TwitterFacebook

A primera vista, el Rosario parece nada más que una antigua herramienta de conteo para nuestros rosarios. Sus cuentas están encadenadas con sencillez y belleza, pero para el ojo inexperto, la belleza simple es su único valor nominal. Claro, las cuentas podrían estar hechas de oro de 24 quilates y las cadenas de plata pura, pero el verdadero valor del regalo de Nuestra Señora a la humanidad vale mucho, mucho más.

Obtenemos una pista de cuánto vale el Rosario al profundizar en su rico simbolismo. En su artesanía y su desarrollo, Nuestra Señora nos ha proporcionado una herramienta para avanzar en nuestra fe, un arma que destruye legiones enteras del mal y una fortaleza indestructible que protege incluso a los más débiles del daño. Me gustaría hablar sobre siete símbolos específicos que manifiestan estas verdades.

También te podría interesar: Anuncian rosario mundial de mujeres para el 8 de diciembre: ‘Somos hijas de la Santísima Virgen’

Las Semillas

El primer símbolo del que me gustaría hablar son las semillas. Cada cuenta consiste en el potencial de dar fruto en nuestra vida espiritual. Esencialmente, cada una de estas 50 cuentas está esparcida entre los campos de nuestra propia alma, así como aquellos por quienes rezamos. Se colocan simétricamente en filas que al estirarse se alinean perfectamente entre sí equidistantes en sus decenas pero separadas del Padrenuestro. Juntos, crecen en una relación simbiótica en la que necesitamos a Dios por completo, y él nos desea por completo para que su amor prospere exponencialmente, dando frutos 60, 80, 100 veces.

Nuestros Límites

Esto da paso al segundo símbolo secreto del Rosario, que nosotros también seremos llevados a nuestros límites como cristianos. Cuando nuestras vidas se sumergen en los valles de la desesperación, la desesperanza y el dolor, es entonces cuando nuestras prioridades se alinean correctamente. El desastre golpea, pero estamos destinados a permanecer firmes y fuertes juntos como uno, porque nuestro Dios es un Dios de orden, y nosotros, como miembros de la Iglesia global, permanecemos equidistantes unos de otros como misioneros separados en celo, sin embargo, una comunidad en amor.

Comunidad

Esta comunidad es el tercer símbolo secreto del Rosario: Que en cada decenio, el constante doblar y estirar que nos impide separarnos del rebaño nos proporciona un cierto grado de libertad personal para explorar nuestra vocación. Sí, cometeremos errores, nos “enredaremos”, pero el círculo de la vida siempre permanecerá intacto para los que aman al Señor. Como tal, siempre sabremos que podemos desenredarnos si nos esforzamos lo suficiente en examinar el entrecruzamiento constante de nuestra voluntad y la voluntad de Dios. Es en esta contemplación que nos centramos en Cristo que envía su espíritu para guiarnos en el orden con él.

Fuera de Nuestro Alcance

El cuarto símbolo secreto del Rosario es el hecho de que la colocación de cada cuenta está siempre “fuera de nuestro alcance”, pero todavía centrada en Dios Padre. Las diez cuentas de cada década permanecen como una unidad que gira en espiral alrededor del infinito el ideal de nuestras almas que es Nuestro Padre. Es correcto que lo busquemos constantemente en círculos interminables para recordarnos nuestra humanidad. Los Apóstoles Juan nos dice “Queridos amigos, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser. Pero sabemos que cuando Cristo se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es” (1 Juan 3:2). Por eso las 10 cuentas decenales rezamos el Ave María porque quién mejor para acompañarnos al misterio de la visión beatífica que la Theotokos, la mismísima portadora de Dios, María.

El Misterio

El quinto símbolo es el misterio de cada década. El misterio rodea nuestra fe porque nunca podemos estar 100% seguros. Nuestra seguridad humana es lo que nos impide ser Dios. Ésto es una cosa buena. Porque si fuéramos Dios seguramente lo desordenaríamos todo. La cizaña que haríamos crecer en nuestros campos de fe vencería a los frutos y el vicio vencería a nuestra virtud. Necesitamos un sol puro en el agua perfecta desde arriba para convertirnos en quienes realmente somos. A medida que crecemos, esta fe se convierte en una especie de árbol, un árbol destinado a dar mucho fruto.

El Amor Dios y Nuestra Madre

Y de este árbol sale el sexto símbolo del rosario, con todas y cada una de las ramas que se rompen, es decir con cada pena que pasamos, cada rama y raspadas puestas sobre nuestros hombros como una cruz, una cruz que nos solidifica. en el amor de Dios a través del sufrimiento redentor. De esta cruz, Nuestra Señora está de pie remendando las cañas y entretejiéndolas para formar una cuerda espiritual, una cuerda que nos une con su amor y de su hijo Jesús, una cuerda que nos salva de nuestro propio egoísmo, una cuerda que cuando subido nos lleva a la vida eterna. Esa cuerda es el rosario, nacido de las semillas de nuestra fe, nutrido por la gracia de nuestro Dios, y forjado por el amor de Nuestra Señora.

A primera vista, el Rosario no es más que un hilo anudado, un collar infantil, un revoltijo de joyas cuyo valor sólo está determinado por los quilates de los exquisitos elementos que forman su estructura. pero doy fe de que incluso si estuviera hecho de diamantes sólidos, sus valores monetarios y físicos son superados con creces por su poder espiritual. Como mencioné antes, es en el simbolismo que uno descubre que hay más de lo que parece cuando se trata de esta preciosa forma de oración.

Lo mismo debe decirse de todos aquellos que lo rezan fielmente.

También te puede interesar: El Rosario Mundial de Mujeres llega a los Emiratos Árabes Unidos

Nosotros Somos un Símbolo

Eres el 7º símbolo del Rosario porque a través de ti se manifiestan cada uno de los misterios. Es a través de ti que el nombre de Nuestro Señor es santificado. Es a través de ti que los más necesitados reciben comida para comer, agua para beber, un refugio para protegerse. Es a través de ti que Su Reino venga, Su voluntad sea hecha en la tierra como en el cielo. Es a través de ti que Su pan de cada día se da a los más necesitados. Es a través de tu arrepentimiento que Dios nos perdona nuestras ofensas porque estabas tan dispuesto a perdonar las ofensas de los demás. Es a través de ti que libramos la guerra espiritual contra el diablo siendo nuestra arma principal el Rosario para que aquellos a quienes amamos no sean llevados a la tentación, sino liberados del mal.

Es a través de ti, ya través de tu recitación fiel de esta joya aparentemente intrascendente, que el mundo se salvará.

Autor: T.J. Burdick

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la VII Semana del Tiempo Ordinario. Santa Joaquina Vedruna, religiosa. Santa Rita de Casia, religiosa


Lectura de la carta del apóstol Santiago (4,13-17):

Vosotros decís: «Mañana o pasado iremos a esa ciudad y pasaremos allí el año negociando...


Sal 48,2-3.6-7.8-10.11

R/. Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,38-40):

En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios...

Leer todas las lecturas