Skip to main content
Vida Catòlica noviembre 8, 2022

5 maneras de leer la Biblia más a menudo: Guía de un católico para adentrarse en las Escrituras

Si te gustó, por favor comparte!

TwitterFacebook

Hay pocos libros tan importantes para nuestra fe como la Biblia. De hecho, es la fuente principal de nuestro conocimiento sobre Dios y sus planes para nosotros. También es el libro que Jesús nos dijo que tomáramos muy en serio (véase el capítulo 4 de Mateo). Dada su importancia y su alta vocación, no hay excusa para no leerlo más a menudo. Y aunque hay muchas maneras de leer la Biblia más a menudo, aquí hay algunos consejos prácticos que puedes utilizar de inmediato.

Comprométete con una hora del día y un ritual.

La mejor manera de empezar a leer la Biblia con regularidad es convertirla en parte de tu rutina diaria. Esto puede ser tan sencillo como leer algunas páginas en la cama antes de dormir, o establecer un momento específico para leer la Biblia durante o después del trabajo. Disponer de un tiempo y un ritual específicos le ayudará a convertir la lectura de la Biblia en una parte importante y regular de su día. Incluso puedes encontrar un lugar tranquilo para sentarte a leer, como un rincón silencioso de tu habitación, un banco o una silla específica en el patio, o incluso una sala de reuniones vacía en el trabajo. Si haces de la lectura de la Biblia una parte regular y significativa de tu día, es más probable que adquieras hábitos regulares que te ayuden a leer la Biblia más a menudo y a sacar más provecho de ella.

Leer primero los Evangelios

Los Evangelios son los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento. Cuentan la historia de la vida, muerte y resurrección de Jesús. También son los libros más importantes de la Biblia. Son la fuente de la que proceden todas las enseñanzas, doctrinas y sacramentos cristianos. Si está buscando por dónde empezar a leer la Biblia más a menudo, los Evangelios son un buen lugar para empezar. Mientras que el resto de la Biblia puede parecer un poco densa a veces, los Evangelios son una lectura bastante fácil. A medida que seguimos leyendo la Biblia, los Evangelios no son sólo los primeros libros. También siguen siendo los más importantes. Son el centro de la Biblia, el corazón a través del cual fluyen todos los demás libros y enseñanzas. En muchos sentidos, leer primero los Evangelios y centrarse en ellos durante el resto de las lecturas bíblicas es como leer una novela al revés. Puede ayudarte a ver el panorama general y a discernir cómo el resto de la Biblia se relaciona y fluye a partir de los Evangelios.

Encuentra momentos a lo largo del día para leer la Biblia.

La mejor manera de leer la Biblia con regularidad es convertirla en un hábito diario. Todos sabemos que el ejercicio diario y una alimentación sana son la clave para vivir una vida larga y saludable. Lo mismo ocurre con la lectura de la Biblia. Cuanto más a menudo lea, más provecho sacará de ella. Encontrar momentos a lo largo del día para leer la Biblia le ayudará a convertirla en una parte habitual de su jornada y a sacarle más provecho. Puedes leer algunas páginas antes de acostarte, mientras comes, mientras vas en el coche o en el tren o el autobús, o en cualquier otro momento del día en el que tengas unos minutos para ti.

Utiliza lo que ya conoce y le gusta para ayudarle a entender

Parte de hacer que la Biblia sea más fácil de entender es conseguir las herramientas adecuadas para ayudarte a entenderla. Al igual que un mecánico utiliza herramientas especializadas para reparar un coche, nosotros podemos utilizar herramientas para ayudarnos a entender mejor la Biblia. Una forma de hacerlo es utilizar concordancias, diccionarios y otras herramientas para buscar los nombres de personas, lugares y cosas que se mencionan en la Biblia. Esto te ayudará a entender mejor las historias que lees en la Biblia, además que te llenará de curiosidad por entender y/o conocer mas sobre hechos en la biblia. Otra forma de utilizar lo que ya conoces y amas para ayudarte a entender la Biblia es leerla junto a otros libros que ya entiendes y probablemente amas 😊. Esto puede ayudarte a entender mejor la Biblia al compararla y contrastarla con otras obras. Por ejemplo, puedes leer tus libros favoritos y/o conocer nuevas obras literarias y alternarlas con la Biblia, esto ayudará siempre a mejorar no solo el hábito de la lectura, si no tambien a leer la Biblia más seguido. Leer la Biblia no debería ser aburrido, debería ser interesante.

Conclusión

Leer la Biblia con regularidad puede ser difícil. Puede ser densa, difícil de entender y estar llena de cosas que a la mayoría de nosotros no nos interesan. La mejor manera de leer la Biblia con regularidad es convertirla en un hábito diario. También puede facilitar su comprensión utilizando las herramientas que ya conoce y ama. Leer la Biblia a diario puede ser duro, pero también es increíblemente gratificante. Es la mejor manera de conocer a Dios y entender sus planes para ti. También es la mejor manera de conocerte a ti mismo y entender tus propios sentimientos y pensamientos.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas