Skip to main content
Semana Santa marzo 23, 2024

Semana Santa y Pascua: El hecho de nuestra redención

La Semana Santa y la Pascua traen consigo liturgias de gran belleza y solemnidad, adecuadas para la trascendental importancia de los eventos que recuerdan. Esa importancia, por supuesto, es la redención. Y para obtener ayuda en explicarlo, recurro a tres comentaristas altamente calificados: Blaise Pascal, San Juan Henry Newman y San Agustín.

Comencemos con Pascal. «Hay dos verdades de fe igualmente ciertas», dice este genio matemático y filósofo religioso francés del siglo XVII. «Una es que el hombre, en el estado de creación o en el de gracia, está elevado por encima de toda la naturaleza, hecho semejante a Dios y compartiendo en su divinidad. La otra, que en el estado de corrupción y pecado, ha caído de este estado y hecho semejante a las bestias.»

En esta situación, razona Pascal, hay una necesidad apremiante de alguien que restaure la relación de la humanidad con Dios, cortada por esa misteriosa caída cuyas consecuencias son demasiado evidentes en la historia humana y en los corazones humanos. ¿Pero quién puede hacer eso? La respuesta, escribe Pascal, es «Jesucristo el Redentor», aquel que «rescató a todos aquellos que estaban dispuestos a venir a él».

Esto nos lleva profundamente a la Semana Santa. Lo que recordamos y volvemos a representar el Viernes Santo es el acto redentor supremo de Jesús, ese perfecto aceptar la voluntad del Padre mediante el cual llevó a cumplimiento su vocación como redentor al sufrir crucifixión y muerte por nosotros.

Newman explica el papel esencial en la redención de la naturaleza humana que Cristo comparte con nosotros: «Dios tomó nuestra naturaleza sobre él para que en él pudiera hacer y sufrir lo que en sí mismo era imposible… Cuando la naturaleza humana murió en él en la cruz, esa muerte fue una nueva creación. En él satisfizo su antigua y pesada deuda; pues la presencia de su divinidad le dio un mérito trascendente.»

Observando que muchos de sus contemporáneos victorianos no creen en todo esto, Newman los imagina diciendo: «No vemos necesidad de un remedio tan maravilloso; nos negamos a admitir un curso de doctrina tan completamente diferente a cualquier cosa que nos diga la faz de este mundo.» ¿Y ahora? ¿Acaso muchos de nuestros contemporáneos no creen porque, habiendo pensado profundamente sobre la redención, la encuentran increíble o porque apenas piensan en ella en absoluto?

Pero la Pascua celebra un hecho, la redención, con la resurrección de Cristo como sello de Dios que lo confirma. Mediante el supremo acto de sacrificio de Jesús, nuestro rescate ha sido pagado, con espléndidas consecuencias. Y aquí recurro a un sermón de Pascua de San Agustín, predicado a principios del siglo V a sus fieles en la ciudad norteafricana de Hipona:

«Todos estos males… de los cuales somos conscientes en el cuerpo, han sido traídos por el pecado, no han surgido de nuestra condición natural. Desde el principio, después de todo, a través del hombre que pecó, hemos recibido esta herencia maligna de nuestro padre el pecador.

«Pero nos llegó otra herencia, la del hombre que asumió nuestra herencia y nos prometió la suya. Estábamos en posesión de la muerte por culpa; él asumió la muerte sin culpa. Fue puesto a muerte y así destrozó los pagarés de los deudores. Entonces, todos ustedes, llenen sus mentes de fe en la resurrección. A los cristianos se les promete no solo todo lo que las escrituras proclaman que se ha hecho en Cristo, sino también lo que va a suceder en él.»

Olvidemos los conejos de chocolate y los huevos de colores por un momento. La redención se trata de algo inmensurablemente mayor. Y con ese pensamiento alegre, les deseo una bendita Semana Santa y una Pascua llena de alegría.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas