Skip to main content
mayo 12, 2023

S. BERNARDINO DE SIENA, SACERDOTE FRANCISCANO

La figura de Bernardino de Siena es una de las más destacadas en la historia del cristianismo del siglo XV en Italia. Fue un fraile franciscano que se destacó por su capacidad de llegar al pueblo y transmitir el Evangelio en un lenguaje sencillo y directo, adaptado a las necesidades de la época. Sus sermones eran muy populares y atrajeron multitudes en varias ciudades italianas como Génova, Milán, Venecia y Roma.

Bernardino de Siena tuvo una experiencia decisiva en su vida cuando participó en la atención a los enfermos durante una epidemia de peste en Siena en 1400. A partir de ese momento decidió ingresar en la Orden de los Frailes Menores Franciscanos y dedicar su vida a la predicación y a la reforma de la Iglesia.

Uno de los aspectos más interesantes de la figura de Bernardino de Siena es su capacidad para adaptarse a la cultura popular y hacer uso de ella en su predicación. Aprendió a utilizar expresiones e imágenes animadas, anécdotas y apodos divertidos para hacerse entender por la gente. También se destacó por su defensa de la pobreza y la austeridad, en consonancia con la Regla de la Observancia, que buscaba recuperar los ideales originales de la Orden Franciscana.

Después de ser nombrado Ministro General de la Orden en 1438, Bernardino de Siena emprendió largos viajes por Italia, predicando en diversas ciudades y fundando conventos que siguieran los principios de la Observancia. Su trabajo de reforma fue muy exitoso y logró revitalizar la Orden Franciscana en un momento de crisis y decadencia.

Bernardino de Siena falleció en 1444 a los 64 años de edad. Fue un líder religioso muy influyente en su época y su legado ha sido reconocido por la Iglesia Católica, que lo canonizó en 1450.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10):

EL Señor dirigió la palabra a Jonás: «Ponte en marcha y ve a la gran...


Sal 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias V/. Misericordia, Dios mío,...


Lectura del santo evangelio segun san Lucas (11,29-32):

EN aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a...

Leer todas las lecturas