Skip to main content
julio 31, 2023

S. LIDIA, DISCÍPULA DE S. PABLO

En el Nuevo Testamento de la Biblia cristiana, encontramos una figura llamada Lidia, quien es mencionada como una discípula de San Pablo. La historia de Lidia se encuentra en el libro de los Hechos de los Apóstoles, capítulo 16.

Lidia era una mujer de negocios y comerciante de púrpura que residía en la ciudad de Filipo, una colonia romana ubicada en la región de Macedonia, en la actual Grecia. No se menciona mucho sobre su vida antes de su encuentro con San Pablo.

En el capítulo 16 de los Hechos de los Apóstoles, se narra cómo San Pablo y su compañero Silas llegaron a la ciudad de Filipo durante uno de sus viajes misioneros. Ellos iban en busca de personas para compartir el Evangelio y fundar comunidades cristianas.

Un día de sábado, los apóstoles fueron a las afueras de la ciudad, junto al río, donde solían reunirse los judíos para orar. Allí encontraron a un grupo de mujeres, y entre ellas estaba Lidia. El texto bíblico describe a Lidia como una «adoradora de Dios» (Hechos 16:14) o, en otras traducciones, una «temerosa de Dios», lo que sugiere que ya tenía una inclinación religiosa hacia el judaísmo o al Dios de Israel.

Cuando San Pablo comenzó a predicar el Evangelio a este grupo de mujeres, el corazón de Lidia fue abierto por Dios, y ella escuchó con atención el mensaje. La Biblia menciona que el Señor abrió su corazón para que recibiera las palabras de Pablo (Hechos 16:14). Como resultado, Lidia creyó en el Evangelio y fue bautizada, junto con su familia.

Después de su conversión, Lidia insistió en que San Pablo y su grupo se quedaran en su casa como huéspedes. Demostró gran hospitalidad hacia ellos y brindó apoyo a su obra misionera en la región.

La historia de Lidia en los Hechos de los Apóstoles se destaca por su fe, apertura al mensaje de Cristo y su generosa hospitalidad hacia los seguidores de Jesús. Aunque se menciona en un breve pasaje, su papel como discípula de San Pablo y su contribución al crecimiento temprano del cristianismo es significativo. Su testimonio muestra cómo personas de diferentes trasfondos y culturas respondieron al mensaje del Evangelio y se convirtieron en seguidores de Cristo en los primeros días del cristianismo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,8-15):

EN aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en...


Sal 118,23-24.26-27.29-30

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor Aunque los nobles se sienten a...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,22-29):

DESPUÉS de que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando...

Leer todas las lecturas