Radio en linea Radio en linea Radio en linea Radio en linea

El Apóstol Judas Tadeo

Virgen

Judas Tadeo (* Caná, 1 - † Beirut, 70) es uno de los doce apóstoles de Jesucristo, según los Evangelios. Era primo hermano de Jesus. También llamado Judas de Santiago o simplemente Tadeo. Judas es una palabra hebrea que significa ‘celoso de Dios’. Tadeo significa el valiente, hombre de pecho robusto. Provenente del arameo taddà’ (‘pecho’), que significaría ‘magnánimo’, o podría ser una abreviación de algún nombre griego como Teodoro o Teódoto.[1] También se le llamará Lebeo (Hombre de corazón tierno). Hoy en día, la tradición católica  reconoce a San Judas Tadeo como el santo de los casos difíciles y desesperados, su festividad es el 28 de octubre, aunque el 28 de cada mes también es su día.

Según la Biblia, Judas fue hermano del apóstol Santiago el Menor[2] . Según la tradición oriental habría nacido en Caná (Galilea), y habría muerto apaciblemente en Beirut de Edessa (Líbano), mientras que para la tradición occidental —tal como aparece en la liturgia romana— se reunió en Mesopotamia con San Simón y ambos predicaron varios años en Persia y Armenia y fueron martirizados en Suanis (Persia), aproximadamente en el año 62 de nuestra era.[3] Su fiesta se festeja el 28 de octubre, junto al apóstol Simón el Cananeo.[4]

Con frecuencia se ha confundido a Judas Tadeo con el san Tadeo de la leyenda de Abgar.

Judas Tadeo era de familia de agricultores. Hijo de Alfeo Cleofás, quien era hermano de José (el padre de Jesús), y su madre era Miriam Antera, prima hermana de María (la madre de Cristo). Miriam Antera era hermana de Joaquín (padre de la Virgen María). Sus hermanos eran cuatro:

  • María Salomé (la hermana mayor, madre de los apóstoles Santiago el Mayor y Juan el Evangelista.
  • Santiago el Menor (que también era apóstol)
  • Justo
  • Simón el Cananeo (luego obispo de Jerusalén y acompañante en sus viajes).

Por lo que vemos en este pequeño relato genealógico, Judas Tadeo era un pariente cercano de Jesús, eran primos, por lo tanto quizás crecieron, se educaron y trabajaron juntos.

Según algunas recopilaciones, Judas Tadeo era el novio de las bodas de Caná donde Jesús —de acuerdo con los Evangelios— realizó su primer milagro al convertir el agua en vino. Luego de su vida como apóstol de Cristo, llevó el mensaje de éste junto a su hermano Simón a las regiones de Galilea, Judea, Samaria, Egipto, Libia, Eufrates, Tigris, Edesa y Babilonia, llegando hasta los confines de Siria y Persia.

Existe un presunto relato del martirio de los dos apóstoles; pero el texto latino no es anterior a la segunda mitad del siglo VI. Dicho documento se atribuye a un tal Abdías, que decía haber sido discípulo de Simón y Judas y consagrado por ellos primer obispo de Babilonia.[5]

Después de predicar y hacer milagros, convirtieron al cristianismo al rey Acab de Babilonia. Luego su tránsito por Persia fue el más tortuoso y difícil pero recorrió todo el territorio, predicaron y convirtieron y bautizaron a más de cien mil habitantes; e hicieron gran cantidad de matrimonios cristianos. Al entrar a la ciudad de Sammir, fueron sorprendidos por los sacerdotes paganos del lugar y al negarse a adorar a sus dioses fueron sentenciados a muerte.

Según la tradición, a san Simón lo mataron aserrándolo por medio (o bien a mazazos en la cabeza), y a San Judas Tadeo le cortaron la cabeza con una hacha. Por eso lo pintan con una hacha en la mano. (Ver imagen). Por ello, la Iglesia de occidente los celebra juntos, en tanto que la Iglesia de oriente separa sus respectivas fiestas.

Hay varias leyendas sobre San Judas Tadeo que son poco confiables.

Al saber la noticia el rey Acab llegó con sus soldados e invadió el lugar, allí recogió los cuerpos del apóstol y su hermano, llevándolos a la ciudad de Babilonia. En el año 800, el papa León III le presentó al rey cristiano Carlomagno un conjunto de restos óseos, y declaró que eran las reliquias de ambos santos, que siglos antes los cristianos habían sacado secretamente de Babilonia y habían llevado a Roma, cuando los musulmanes invadieron Babilonia. Carlomagno le creyó y condujo los restos a la Basílica de San Saturnino en Toulouse (Francia), donde son venerados actualmente.

inicio

Site Login